El vampiro Barnabás Collins, de la serie televisiva *Sombras Tenebrosas*, interpretado por el actor canadiense Jonathan Frid.

El vampiro Barnabás Collins, de la serie televisiva *Sombras Tenebrosas*, interpretado por el actor canadiense Jonathan Frid.
Photo Credit: Dan Curtis Productions/Canadian Press

Barnabás Collins, el vampiro canadiense

En Canadá, el último día de octubre está dedicado a la celebración del horror. Es la fiesta de Halloween.

En esta noche los niños se disfrazan de momias, zombies, y toda una variedad de monstruos en una combinación de posibilidades y recorren las calles de las distintas ciudades, pidiendo golosinas en las puertas de las casas que han colocado a la entrada una calabaza adornada con un rostro aterrador

En los barrios suburbanos, los canadienses instalan en sus jardines y garajes escenarios macabros, con un despliegue de luces y sonidos aterradores.

Uno de los personajes favoritos en esta jornada es el Conde Drácula, un personaje de horror en la novela gótica del británico Bram Stoker, publicada en 1897, inspirada en la leyenda del sanguinario rey de Valaquia, Vlad el Empalador, quien nació en Transilvania en 1431 y murió luchando contra los turcos en 1476.

Drácula es un vampiro inmortal que sólo vive de noche y se alimenta de sangre humana. En la novela, la acción ocurre en el castillo del conde Drácula, en los Montes Cárpatos, en Transilvania, en la actual Rumania.

Si Europa tiene representado en la literatura su Conde Drácula de raíces eslavas, Canadá fue la tierra de nacimiento del más célebre vampiro en América del Norte. Su nombre era Barnabás Collins y su creación fue un producto directo de la industria televisiva estadounidense.

Entre junio de 1966 y abril de 1971 la cadena estadounidense de televisión ABC puso al aire la serie televisiva gótica, “Dark Shadows”, traducida al español como “Sombras tenebrosas” y que también llegó a ser difundida en varios países en América Latina, aterrando a los televidentes latinoamericanos con su voz nasal y de ultratumba.

La serie fue creada por Dan Curtis y el guion de la historia fue escrito por Art Wallace. Se difundieron un total de 1,225 episodios. En la historia de la serie televisiva, Barnabás Collins pasó de ser un personaje periférico a personaje principal.

La historia de Barnabás Collins es la historia de amores que acaban mal, en suicidios y mordiscos en el cuello.

La Mansión Carey, en Newport, Rhode Island, que sirvió en la filmación de *Sombras Tenebrosas* como la mansión del vampiro Barnabàs Collins.
La Mansión Carey, en Newport, Rhode Island, que sirvió en la filmación de *Sombras Tenebrosas* como la mansión del vampiro Barnabàs Collins. © Wiki Commons

Fue justamente hace 50 años, en 1967, que en un capítulo de la serie televisiva “Sombras Tenebrosas” Willie Loomis encuentra un ataúd encadenado en el mausoleo de la familia Collins en el cementerio de Eagle Hill, donde él cree que las joyas de la familia están ocultas.

Lo que no sabe que en ese ataúd está del vampiro Barnabás Collins, que ha sido encadenado y encerrado allí desde 1795. Willie abre el ataúd, liberando a Barnabás que regresa a la mansión de la familia Collinswood, haciéndose pasar por un primo lejano proveniente de Inglaterra y descendiente directo del Barnabás Collins, que vivió en el siglo XVIII y que por supuesto, es él mismo.

Barnabás Collins pertenecía a una familia acomodada en la ciudad ficticia de Collinsport, el Estado de Maine, vecino de la las provincias canadienses de Quebec, Nueva Brunswick y Nueva Escocia, esto a finales del siglo XVIII.

Barnabás Collins quería casarse con una heredera proveniente de la Martinica llamada Josette du Pres, nacida en Francia en 1774, pero tuvo una breve aventura con Angelique Bouchard, la criada de Josette.

El argumento dice que tras la llegada de Angelique a Collinsport para la boda, Barnabás Collins, queriendo ser fiel a Jossette, decide poner fin a la aventura amorosa con Angelique Bouchard. Ésta se siente despreciada y recurre a la brujería para manipular a Barnabás y su familia para buscar casarse con él.

Barnabás Collins descubre la situación y le dispara a Angelique, quien se venga lanzando una maldición contra Barnabás, quien después muere y regresa convertido en un vampiro.

Imagen de la apertura del programa de televisión *Dark Shadows*.
Imagen de la apertura del programa de televisión *Dark Shadows*. © YouTube

El actor de la serie kitsch televisiva que encarnó al vampiro Barnabás Collins fue el actor canadiense Jonathan Frid, nacido en la pequeña ciudad de Hamilton, a unos 70 kilómetros al oeste de la metrópolis, Toronto.

Nacido en 1924, John Herbert Frid sirvió durante la Segunda Guerra Mundial en la Marina canadiense. Después paso a graduarse de la Universidad McMaster en Hamilton en 1948.

Tras estudiar teatro en Estados Unidos, Frid apareció en producciones televisivas del difusor público canadiense CBC. Desde 1954 vivió en Estados Unidos donde participó en varias producciones de cine y televisión, incluyendo “Dark Shadows”. En 1994 se jubiló y regresó a Canadá, donde falleció debido a una neumonía en su ciudad natal, Hamilton, en 2012.

Según el propio Frid, esta serie, con todos sus elementos cursis de telenovela gótica, le permitió explorar diversos rasgos de su personaje, el vampiro Barnabás Collins.

Con el tiempo, esta serie de televisión llegó a convertirse en un culto entre sus aficionados, quienes organizaron por varios años el Festival Sombras Tenebrosas en Los Ángeles. Él último se llevó a cabo en 2016, en el cual estuvieron presentes varios de los actores de la serie.

Antes de morir, Jonathan Frid reconoció que pese a sus limitaciones, esta serie logró un lugar en la historia de la televisión gracias a su público.

Con este actor ocurrió lo que sucede con muchos actores canadienses. A menudo se cree en el exterior que son estadounidenses. Barnabás Collins no fue un vampiro malvado, fue un vampiro canadiense. Quizá era esa ambigüedad la que hizo que su personaje creciera en la serie televisiva.

Esta noche de Halloween vale la pena recordar a Barnabás Collins, el vampiro de Ontario que vivía cerca de la frontera con Canadá, y que ahora se encuentra, en fragmentos, en algún rincón perdido del internet.

Escuche
Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Artes y espectáculos, En cartelera, Reportaje

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

@*@ Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Aclaración: al enviarnos su comentario, usted reconoce que Radio Canadá Internacional tiene derecho a reproducir y a difundir el mismo, total o parcialmente, de la forma que fuere. Cabe destacar que Radio Canadá Internacional no endosa las opiniones vertidas por los internautas. Sus comentarios serán leídos y publicados si respetan las condiciones de nuestro sitio internet, aquí denominadas “Netiquette”.

Reglas de utilización »

Al verter sus opiniones en un foro público, debe ser igual de cortés que si estuviera frente a un interlocutor. No se tolerarán ataques ni insultos personales. Una cosa es no estar de acuerdo con una opinión, una idea o un hecho, y otra es faltar el respeto al prójimo. Las personas elocuentes no siempre están de acuerdo, y justamente ahí reside el interés de los foros.

La "netiquette" es el conjunto de reglas de conducta que rigen el comportamiento de los internautas. Antes de intervenir en una tribuna, es importante conocer estas reglas. Caso contrario, usted corre el riesgo de ser expulsado.

  1. Los foros de RCInet.ca no son anónimos. Al inscribirse, los usuarios deben ingresar su nombre, apellido y lugar de residencia. Estos datos aparecerán junto al comentario. RCInet.ca se reserva el derecho de no publicar un comentario si duda de la identidad de su autor.
  2. La usurpación de identidad con la intención de inducir a error o de perjudicar a un tercero es una infracción grave plausible de expulsión.
  3. Los foros de RCInet.ca están abiertos a todos, sin distinción de edad, origen étnico, religión, género ni orientación sexual.
  4. Las declaraciones difamatorias, agresivas, racistas, xenófobas, homofóbicas, sexistas o prejuiciosas hacia algún origen étnico, religión o franja etaria no serán publicadas.
  5. En Internet, las mayúsculas equivalen a gritos y pueden ser interpretadas como un signo de agresividad, lo cual resulta desagradable para los demás. Todo mensaje que contenga una o varias palabras en mayúscula (con excepción de las siglas y los acrónimos) será rechazado. Igual suerte correrán los mensajes que contengan una o varias palabras en letra negrita, itálica o subrayada.
  6. El lenguaje vulgar, obsceno o malintencionado está prohibido. Los foros son lugares públicos y sus declaraciones podrían herir la sensibilidad de otros internautas. Las personas que utilicen un lenguaje grosero serán expulsadas.
  7. El respeto mutuo es una condición de base. Por eso mismo está prohibido injuriar, amenazar o acosar a otro usuario. Usted puede expresar su desacuerdo sin atacar al prójimo.
  8. El intercambio de opiniones y puntos de vista discordantes es un elemento clave en todo debate sano, pero no debe transformarse en un diálogo ni en una discusión privada entre dos participantes que se interpelan sin importarles lo que piensen los demás. Los mensajes de esta naturaleza no serán publicados.
  9. Radio Canadá Internacional emite en cinco lenguas. Los debates en los foros deben realizarse en la misma lengua que el contenido al que hacen referencia. El uso de otras lenguas, con excepción de unas pocas palabras, está prohibido.
  10. Los mensajes que no tengan relación con el tema comentado no serán publicados.
  11. El envío reiterado de un mismo mensaje perjudica el intercambio de opiniones y por ende no será tolerado.
  12. La inserción de imágenes o de cualquier otro tipo de archivo en un comentario está prohibida. La inclusión de hipervínculos hacia otros sitios está permitida, a condición de que se respete la “netiquette”. Sin embargo, Radio Canadá Internacional no es responsable del contenido de estos sitios externos.
  13. La copia de texto de un tercero, aun cuando se incluya la referencia al autor, es inaceptable si la citación constituye la mayor parte del comentario.
  14. La publicidad y la convocación a movilizaciones, de cualquier forma que fuere, está prohibida en los foros de Radio Canadá Internacional.
  15. Todos los comentarios y contenidos son evaluados antes de su publicación. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de no publicar los mensajes de los internautas.
  16. En todo momento y sin preaviso, Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de cerrar un foro.
  17. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de modificar este conjunto de reglas de conducta (netiquette) en cualquier momento y sin preaviso.
  18. Al participar en un foro, usted autoriza a Radio Canadá Internacional a publicar sus comentarios en Internet por un periodo de tiempo indeterminado. Esto significa asimismo que los mensajes serán indexados por los motores de búsqueda de Internet.
  19. Radio Canadá Internacional no está obligada, bajo ningún punto de vista, a retirar sus comentarios de Internet, aunque usted así lo requiriere. Por este motivo, le rogamos que reflexione detenidamente sobre el contenido y las posibles consecuencias de los mensajes que nos envía.

*