La matanza de palestinos vista por la prensa canadiense en el día de la Nakba

Una manifestante palestina durante las protestas contra el traslado de la embajada estadounidense a Jerusalén en la frontera entre Israel y Gaza el lunes. (Foto: Mohammed Salem/Reuters)

La matanza de palestinos vista por la prensa canadiense en el día de la Nakba

Share
Escuche

En este 15 de mayo, jornada en la que la diáspora palestina en el mundo conmemora la Nakba, que significa “Día de la catástrofe”, los editoriales de la prensa canadiense dedican su atención a la matanza ocurrida este lunes en la Granja de Gaza, cuando tropas israelíes mataron a más de 50 palestinos e hirieron a cientos de otros manifestantes.

Fue durante la guerra de Palestina de 1948 que entre 750.000 a 1.000.000 de palestinos fueron expulsados por las fuerzas de Israel o tuvieron que huir de sus viviendas y sus tierras, ahora ocupadas. De ese modo cientos de ciudades y pueblos palestinos fueron destruidos y sus habitantes expulsados.

El Globe and Mail destaca que la horrible violencia del lunes en la Franja de Gaza, fue todo un contraste con la imagen del yerno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declarando en Jerusalén que el día sería recordado como el comienzo de una nueva paz en la región. Toda una combinación de tragedia y farsa, dice el periódico canadiense.

Al menos 55 personas murieron a manos de soldados israelíes cuando miles de palestinos protestaban cerca de la frontera cercada y bien armada entre Gaza e Israel.

Manifestantes palestinos se esconden de los disparos y gases lacrimógenos israelíes durante una protesta en la frontera entre Israel y Gaza el lunes. (Foto: Ibraheem Abu Mustafa/Reuters)

Los manifestantes quemaron neumáticos y lanzaron piedras a las fuerzas israelíes situadas a una distancia más allá de la valla. Unos pocos lanzaron explosivos y trataron de usar el caos para intentar cruzar la frontera, según el ejército israelí. Los israelíes respondieron abriendo fuego, utilizando francotiradores en algunos casos, tal como lo han hecho durante seis semanas de protestas a lo largo de la frontera.

Tal parece que ahora Israel no tiene un límite para el número de palestinos mal armados en la Franja de Gaza que va a matar a tiros. Del mismo modo, Hamás y otras facciones militantes en Gaza que están instando a los palestinos a acudir a la valla tampoco tienen un número máximo de personas que enviarán a una muerte inevitable.

Esta es una situación desesperada para los casi dos millones de habitantes de Gaza. Atrapados bajo un brutal bloqueo marítimo, terrestre y aéreo impuesto por Israel, y en medio de una lucha por el poder entre Hamás y la Autoridad Palestina, ellos viven con un acceso limitado a la energía eléctrica, poco acceso al agua potable, escasa atención médica y una pobreza terrible.

No se necesita mucho para que gente en situación tan desesperada acuda a protestar a la frontera, o para incitar a Israel a abrir fuego contra ellos. La población de Gaza se ha convertido en carne de cañón, dice el periódico canadiense, y es probable que mueran más personas este martes, cuando continúen las protestas.

Durante su discurso en la ceremonia de apertura, el asesor principal de la Casa Blanca, Jared Kushner, elogió a su suegro, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por cumplir su promesa de campaña de trasladar la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén. (Foto: Ronen Zvulun/Reuters)

En medio de la carnicería, funcionarios estadounidenses se regocijaron por el traslado de su embajada de Tel Aviv a Jerusalén, una decisión que contribuyó al espectáculo de horror del lunes, mientras que el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu lo calificó de “día glorioso”.

La mayor preocupación del presidente Trump, basada en su cuenta en Twitter, era instar a la gente a que vea la difusión televisiva en vivo de la apertura de la nueva embajada por parte de su hija y su esposo.

Israel culpó a Hamás por los asesinatos. Hamás culpó a Israel. Sin embargo, nadie tuvo ni un solo pensamiento para el pueblo de Gaza. Esta inhumanidad es asombrosa, dice el editorial del Globe and Mail.

Por su lado, uno de los periódicos con mayor tiraje, el Toronto Star, en un editorial titulado “Trump pone en peligro el camino hacia la paz”, señala que se le advirtió al presidente Trump que trasladar la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén avivaría las llamas del conflicto en la volátil región.

Ambas partes en el conflicto israelo-palestino reclaman Jerusalén como su capital. Ubicar una embajada en tales condiciones es tomar partido, es aumentar las tensiones y disminuir las posibilidades de una paz duradera en la región.

Un manifestante es detenido por las fuerzas de seguridad israelíes en Jerusalén durante una manifestación contra la apertura de la nueva embajada de Estados Unidos el lunes. (Foto: Ammar Awad/Reuters)

Pese a las advertencias, este lunes Trump prosiguió adelante con su gesto, con su estilo habitual: unilateralmente y sin pensar en las consecuencias, con resultados previsiblemente mortales.

Al iniciarse la ceremonia de apertura de la embajada estadounidense en Jerusalén, decenas de miles de palestinos se habían concentrado junto la valla fronteriza que separa Israel de Gaza para protestar contra ese cambio. Los palestinos lanzaron piedras y artefactos incendiarios, los soldados israelíes respondieron con balas, dejando más de 50 palestinos muertos y miles más heridos.

Incluso para Trump, un hombre que prospera en el unilateralismo y el riesgo, sin importarle las consecuencias para su propio país, y mucho menos las consecuencias para el resto del mundo, la suya fue una decisión sorprendentemente mala.

A Trump le gusta decir que será él quien llevará la paz al Oriente Medio. En lugar de ello, sentó imprudentemente las bases para el día de violencia más mortífero en años.

Sin embargo, lo ocurrido no fue suficiente para cambiar su visión del mundo. En un mensaje video transmitido durante la ceremonia de apertura de la embajada, y en medio de la violencia, Trump afirmó que Estados Unidos “sigue plenamente comprometido en facilitar un acuerdo de paz duradero”.

El presidente palestino Mahmoud Abbas calificó de “bofetada del siglo” el reconocimiento por parte del presidente Donald Trump de Jerusalén como la capital de Israel y una de las razones del estancamiento de los esfuerzos de paz. (Foto: Yuri Kochetkov/Pool vía AP)

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, describió la decisión de Trump como la “bofetada del siglo” y dijo que Estados Unidos ya no puede ser considerado un mediador neutral en las conversaciones de paz israelo-palestinas, ni ahora ni en el futuro.

Ahora Estados Unidos es un improbable facilitador de la paz. Ese país es también un caso atípico. Hay otros 85 países, entre ellos Canadá, que mantienen relaciones diplomáticas con Israel y ninguno de ellos ha trasladado su embajada a Jerusalén.

Nada de esto borra el hecho obvio de que Jerusalén es, en realidad, la capital de Israel. Allí está su Parlamento, su Corte Suprema, sus ministerios gubernamentales y las residencias de su presidente y primer ministro.

Tampoco contradice el hecho de que los judíos tienen una conexión sagrada con la ciudad que se remonta a unos 3.000 años y que ha continuado a través de los siglos pese a la ocupación, la guerra y el exilio.

Sin embargo, el estatus de Jerusalén no puede ser resuelto simplemente moviendo una embajada allí, al igual que Trump tampoco puede fanfarronear sobre su camino hacia la paz.

El futuro de Jerusalén debe ser decidido en el marco de una amplia iniciativa de paz para la región y debe ser negociada entre las partes.

El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu pronuncia un discurso durante la ceremonia de apertura de la nueva embajada de Estados Unidos en Jerusalén el lunes. (Foto: Sebastian Scheiner / Prensa Asociada)

La precipitada decisión de Trump de trasladar la embajada de Estados Unidos a Jerusalén no sólo ha causado otro trágico capítulo de violencia en la región, sino que también ha puesto más obstáculos en el camino hacia un verdadero proceso de paz, dice finalmente el editorial del periódico canadiense Toronto Star.

Share
Etiquetado con: , , , , , ,
Publicado en: Historia, Internacional, Justicia, Política, Revista de prensa

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

@*@ Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Aclaración: al enviarnos su comentario, usted reconoce que Radio Canadá Internacional tiene derecho a reproducir y a difundir el mismo, total o parcialmente, de la forma que fuere. Cabe destacar que Radio Canadá Internacional no endosa las opiniones vertidas por los internautas. Sus comentarios serán leídos y publicados si respetan las condiciones de nuestro sitio internet, aquí denominadas “Netiquette”.

Reglas de utilización »

Al verter sus opiniones en un foro público, debe ser igual de cortés que si estuviera frente a un interlocutor. No se tolerarán ataques ni insultos personales. Una cosa es no estar de acuerdo con una opinión, una idea o un hecho, y otra es faltar el respeto al prójimo. Las personas elocuentes no siempre están de acuerdo, y justamente ahí reside el interés de los foros.

La "netiquette" es el conjunto de reglas de conducta que rigen el comportamiento de los internautas. Antes de intervenir en una tribuna, es importante conocer estas reglas. Caso contrario, usted corre el riesgo de ser expulsado.

  1. Los foros de RCInet.ca no son anónimos. Al inscribirse, los usuarios deben ingresar su nombre, apellido y lugar de residencia. Estos datos aparecerán junto al comentario. RCInet.ca se reserva el derecho de no publicar un comentario si duda de la identidad de su autor.
  2. La usurpación de identidad con la intención de inducir a error o de perjudicar a un tercero es una infracción grave plausible de expulsión.
  3. Los foros de RCInet.ca están abiertos a todos, sin distinción de edad, origen étnico, religión, género ni orientación sexual.
  4. Las declaraciones difamatorias, agresivas, racistas, xenófobas, homofóbicas, sexistas o prejuiciosas hacia algún origen étnico, religión o franja etaria no serán publicadas.
  5. En Internet, las mayúsculas equivalen a gritos y pueden ser interpretadas como un signo de agresividad, lo cual resulta desagradable para los demás. Todo mensaje que contenga una o varias palabras en mayúscula (con excepción de las siglas y los acrónimos) será rechazado. Igual suerte correrán los mensajes que contengan una o varias palabras en letra negrita, itálica o subrayada.
  6. El lenguaje vulgar, obsceno o malintencionado está prohibido. Los foros son lugares públicos y sus declaraciones podrían herir la sensibilidad de otros internautas. Las personas que utilicen un lenguaje grosero serán expulsadas.
  7. El respeto mutuo es una condición de base. Por eso mismo está prohibido injuriar, amenazar o acosar a otro usuario. Usted puede expresar su desacuerdo sin atacar al prójimo.
  8. El intercambio de opiniones y puntos de vista discordantes es un elemento clave en todo debate sano, pero no debe transformarse en un diálogo ni en una discusión privada entre dos participantes que se interpelan sin importarles lo que piensen los demás. Los mensajes de esta naturaleza no serán publicados.
  9. Radio Canadá Internacional emite en cinco lenguas. Los debates en los foros deben realizarse en la misma lengua que el contenido al que hacen referencia. El uso de otras lenguas, con excepción de unas pocas palabras, está prohibido.
  10. Los mensajes que no tengan relación con el tema comentado no serán publicados.
  11. El envío reiterado de un mismo mensaje perjudica el intercambio de opiniones y por ende no será tolerado.
  12. La inserción de imágenes o de cualquier otro tipo de archivo en un comentario está prohibida. La inclusión de hipervínculos hacia otros sitios está permitida, a condición de que se respete la “netiquette”. Sin embargo, Radio Canadá Internacional no es responsable del contenido de estos sitios externos.
  13. La copia de texto de un tercero, aun cuando se incluya la referencia al autor, es inaceptable si la citación constituye la mayor parte del comentario.
  14. La publicidad y la convocación a movilizaciones, de cualquier forma que fuere, está prohibida en los foros de Radio Canadá Internacional.
  15. Todos los comentarios y contenidos son evaluados antes de su publicación. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de no publicar los mensajes de los internautas.
  16. En todo momento y sin preaviso, Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de cerrar un foro.
  17. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de modificar este conjunto de reglas de conducta (netiquette) en cualquier momento y sin preaviso.
  18. Al participar en un foro, usted autoriza a Radio Canadá Internacional a publicar sus comentarios en Internet por un periodo de tiempo indeterminado. Esto significa asimismo que los mensajes serán indexados por los motores de búsqueda de Internet.
  19. Radio Canadá Internacional no está obligada, bajo ningún punto de vista, a retirar sus comentarios de Internet, aunque usted así lo requiriere. Por este motivo, le rogamos que reflexione detenidamente sobre el contenido y las posibles consecuencias de los mensajes que nos envía.

*