Firma de donación del acta de donación de archivos al CNMH. De izquierda a derecha: Dora Lucía Lancheros (Directora y representante legal Avre), Margoth Guerrero (Directora del Archivo de DDHH del CNMH) y Lola Cendales (Socia Asamblea Avre). (Foto: Isabel Valdés/CNMH)

La Corporación AVRE cierra y dona sus archivos al Centro Nacional de Memoria Histórica de Colombia

Share

“En más de 25 años la Corporación Avre hizo acompañamiento psicosocial a víctimas de la violencia en Colombia. Las 2.443 publicaciones que conforman el acumulado de su trabajo y su experiencia los donaron al Centro Nacional de Memoria Histórica, revalidando su compromiso con el Pacto por la Memoria. Juan Carlos Gallego Castro, CNMH”

Preguntándose cómo impactan las muertes selectivas y la violencia sociopolítica en Colombia la salud mental de las personas y familias de las víctimas de la violencia, la profesora, médica y psiquiatra Bertha Lucía Castaño decidió pasar a la acción.

En 1992, en colaboración con otros colegas de Departamento de Psiquiatría de la Universidad Nacional de Bogotá, crearon la ONG Corporación AVRE (Apoyo a Víctima de Violencia Socio Política Pro-Recuperación Emocional). La primera ONG que buscó entender el impacto de la violencia sociopolítica desde el ángulo de la salud mental.

“Durante el desarrollo de su trabajo definieron pautas para el acompañamiento, partiendo de la base que la recuperación emocional no depende únicamente del acceso a atención terapéutica, sino que debe incluir acciones dirigidas a la recuperación del tejido social, la superación de la impunidad, la comprensión del contexto y la identificación y utilización de los recursos existentes en la propias personas y comunidades” podemos leer en sitio web de la ONG.

Cabe señalar aquí que en la década de los 80, la situación de violencia en Colombia se había recrudecido y el país tenía uno de los índices de homicidios más elevados del mundo. Más del 15% de ellos realizados por razones políticas.

Fue así como al momento de su creación, la Corporación AVRE presentó una apuesta innovadora que consistía en preocuparse de lo subjetivo. Y el objetivo era que las víctimas fueran protagonistas y recobraran su estatus de ciudadanos por una parte y que se sobrepusieran a su dolor por otra parte.

(Foto: CNMH)

En esta tarea AVRE contó con un equipo interdisciplinario de profesionales, formado por psicólogos, médicos psiquiatras, profesionales de las ciencias sociales, humanas y jurídicas, que trabajaron conjuntamente para la consolidación de la víctimas como sujetos sociales con capacidad de crear una nueva historia de paz, justicia y dignidad.

Después de más de 25 años de trabajo, AVRE se encuentra en proceso de cierre y por esta razón el 28 de mayo pasado firmó un acta de donación de sus archivos con el Centro Nacional de Memoria Histórica, CNMH, al cual le entregan 2.443 títulos de publicaciones especializadas en atención social a las víctimas, así como un archivo compuesto por 998 documentos, entre los que se encuentran libros, revistas y casetes entre otros.  Esta es su forma de vincularse al Pacto de la Memoria.

RCI/Juan Camilo Gallego Castro/CNMH/corporacionavre.com

Share
Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Historia

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

@*@ Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Aclaración: al enviarnos su comentario, usted reconoce que Radio Canadá Internacional tiene derecho a reproducir y a difundir el mismo, total o parcialmente, de la forma que fuere. Cabe destacar que Radio Canadá Internacional no endosa las opiniones vertidas por los internautas. Sus comentarios serán leídos y publicados si respetan las condiciones de nuestro sitio internet, aquí denominadas “Netiquette”.

Reglas de utilización »

Al verter sus opiniones en un foro público, debe ser igual de cortés que si estuviera frente a un interlocutor. No se tolerarán ataques ni insultos personales. Una cosa es no estar de acuerdo con una opinión, una idea o un hecho, y otra es faltar el respeto al prójimo. Las personas elocuentes no siempre están de acuerdo, y justamente ahí reside el interés de los foros.

La "netiquette" es el conjunto de reglas de conducta que rigen el comportamiento de los internautas. Antes de intervenir en una tribuna, es importante conocer estas reglas. Caso contrario, usted corre el riesgo de ser expulsado.

  1. Los foros de RCInet.ca no son anónimos. Al inscribirse, los usuarios deben ingresar su nombre, apellido y lugar de residencia. Estos datos aparecerán junto al comentario. RCInet.ca se reserva el derecho de no publicar un comentario si duda de la identidad de su autor.
  2. La usurpación de identidad con la intención de inducir a error o de perjudicar a un tercero es una infracción grave plausible de expulsión.
  3. Los foros de RCInet.ca están abiertos a todos, sin distinción de edad, origen étnico, religión, género ni orientación sexual.
  4. Las declaraciones difamatorias, agresivas, racistas, xenófobas, homofóbicas, sexistas o prejuiciosas hacia algún origen étnico, religión o franja etaria no serán publicadas.
  5. En Internet, las mayúsculas equivalen a gritos y pueden ser interpretadas como un signo de agresividad, lo cual resulta desagradable para los demás. Todo mensaje que contenga una o varias palabras en mayúscula (con excepción de las siglas y los acrónimos) será rechazado. Igual suerte correrán los mensajes que contengan una o varias palabras en letra negrita, itálica o subrayada.
  6. El lenguaje vulgar, obsceno o malintencionado está prohibido. Los foros son lugares públicos y sus declaraciones podrían herir la sensibilidad de otros internautas. Las personas que utilicen un lenguaje grosero serán expulsadas.
  7. El respeto mutuo es una condición de base. Por eso mismo está prohibido injuriar, amenazar o acosar a otro usuario. Usted puede expresar su desacuerdo sin atacar al prójimo.
  8. El intercambio de opiniones y puntos de vista discordantes es un elemento clave en todo debate sano, pero no debe transformarse en un diálogo ni en una discusión privada entre dos participantes que se interpelan sin importarles lo que piensen los demás. Los mensajes de esta naturaleza no serán publicados.
  9. Radio Canadá Internacional emite en cinco lenguas. Los debates en los foros deben realizarse en la misma lengua que el contenido al que hacen referencia. El uso de otras lenguas, con excepción de unas pocas palabras, está prohibido.
  10. Los mensajes que no tengan relación con el tema comentado no serán publicados.
  11. El envío reiterado de un mismo mensaje perjudica el intercambio de opiniones y por ende no será tolerado.
  12. La inserción de imágenes o de cualquier otro tipo de archivo en un comentario está prohibida. La inclusión de hipervínculos hacia otros sitios está permitida, a condición de que se respete la “netiquette”. Sin embargo, Radio Canadá Internacional no es responsable del contenido de estos sitios externos.
  13. La copia de texto de un tercero, aun cuando se incluya la referencia al autor, es inaceptable si la citación constituye la mayor parte del comentario.
  14. La publicidad y la convocación a movilizaciones, de cualquier forma que fuere, está prohibida en los foros de Radio Canadá Internacional.
  15. Todos los comentarios y contenidos son evaluados antes de su publicación. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de no publicar los mensajes de los internautas.
  16. En todo momento y sin preaviso, Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de cerrar un foro.
  17. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de modificar este conjunto de reglas de conducta (netiquette) en cualquier momento y sin preaviso.
  18. Al participar en un foro, usted autoriza a Radio Canadá Internacional a publicar sus comentarios en Internet por un periodo de tiempo indeterminado. Esto significa asimismo que los mensajes serán indexados por los motores de búsqueda de Internet.
  19. Radio Canadá Internacional no está obligada, bajo ningún punto de vista, a retirar sus comentarios de Internet, aunque usted así lo requiriere. Por este motivo, le rogamos que reflexione detenidamente sobre el contenido y las posibles consecuencias de los mensajes que nos envía.

*