Energía renovable. iStockPhoto.com / artJazz

Energía alternativa y/o renovable: el fantasma de la contaminación siempre presente

Share

¿La energía alternativa o renovable contamina? ¿Es posible crear una fuente de energía que no genere un impacto en nuestro medio ambiente? La respuesta no es fácil, y según un artículo de la revista tecnológica “The Verge”, una de las posibilidades más saludables, la energía solar, también puede ser una fuente de polución a largo plazo.

¿A qué llamamos energía renovable o alternativa? Es en realidad aquella energía que tiene un origen natural y con una fuente teóricamente inagotable, porque se regenera por sí sola o porque su cantidade es ilimitada. Si bien existen numerosas, las dos más grandes fuentes reconocidas hasta ahora que cumplen con estas características y que suponen ser las menos contaminantes son  la energía brindada por el sol o el viento, es decir, solar y eólica.

Energía eólica. IstockPhoto.com / stockinasia

Ya hace varios años que diversos investigadores remarcan que si bien las turbinas eólicas generan energía verde, tienen también un impacto importante sobre el medio ambiente. Estas aerogeneradoras, esos ventiladores gigantes que se pueden ver en diversas ciudades que tienen sectores donde el viento es casi permanente, generan una buena cantidad de energía pero también diversos polos de polución. Se sabe ya hace tiempo que los impulsores de viento interrumpen diversos parámetros ambientales como por ejemplo, un sobrecalentamiento del aire y de los suelos a nivel local y regional, sin mencionar la polución visual de los paisajes y el ya comprobado impacto para las especies animales, puntualmente las aves y la biodiversidad de los suelos.

Para los grandes estudiosos de la Energía Renovable, la opción última con el menor impacto era la solar, aunque tardaba mucho tiempo en ser amortizada.

Según este artículo de “The Verge”, los paneles solares son efectivamente la fuente de energía del futuro aunque la solución trae consigo nuevos problemas; en este caso, ¿que se hace con millones de paneles solares cuando dejan de ser productivos?

Dicho informe indica que en noviembre de 2016, el Ministerio de Medio Ambiente de Japón advirtió que el país producirá 800 mil toneladas de residuos solares hacia el 2040 y que aún no puede manejar estos volúmenes. También en el 2016, la Agencia Internacional de Energías Renovables estimó que existían 250 mil toneladas métricas de residuos de paneles solares en todo el mundo y que esta cifra aumentará drásticamente a 78 millones hacia el año 2050. Lo problemático en realidad que estos paneles pueden estar construidos con materiales peligrosos como aluminio, vidrio, plata y un material elástico conocido como “etileno-vinilacetato, aunque también pueden contener plomo, cromo y cadmio, reconocidos agentes cancerígenos. Si bien los paneles están perfectamente sellados y con altos niveles de seguridad, si el vidrio se rompe o los paneles se dañan por el paso del tiempo, estas sustancias pueden filtrarse.

Paneles de energía solar. iStockPhoto.com / agnormark

El artículo asegura que los paneles solares son sólo una parte del problema de la electrónica antigua que es la categoría de residuos de más rápido crecimiento hoy en día. El problema del reciclado es que si bien los paneles solares tienen materiales valiosos, incluyendo plata y cobre, las empresas dedicadas al procesamiento de estos residuos aseguran que no es rentable y que no vale la pena asumir el costo de descomponer una pieza de tales características. El Instituto de Investigación de Energía Eléctrica ha sugerido que el almacenamiento de paneles viejos en una zona como por ejemplo en un vertedero, podría ser una opción válida a largo plazo hasta que se resuelva la situación del reciclaje que se encarga de muchísimo más aparatos, entre ellos, teléfonos celulares y computadoras, artefactos que son mucho más rentables a la hora de su transformación.  

Según los expertos consultados en el artículo de “The Verge”, este problema necesitará en algún momento una solución legislativa para crear paneles que luego valga la pena reciclar, como así también añadir una tarifa al costo de los paneles solares que facilite su retirada del mercado y su posterior reciclado. El que ha dado muestras de voluntad política es el estado de Washington en EEUU, que aprobó el año pasado una legislación que exige a los fabricantes de paneles solares que dentro de sus ventas incluyan un plan de reciclaje para cuando el producto llegue al final de su vida útil. En tanto, en Europa, en junio pasado se inauguró la primera planta de reciclaje de paneles solares. Los investigadores aseguran que si bien son pequeños gestos, van en la dirección correcta aunque se insiste en la necesidad de un plan mucho más completo y abarcativo.

iStockPhoto.com / MrJub

En definitiva, según los expertos, la energía solar es la alternativa, pero en vistas a de un futuro limpio y verde, es necesario que se adopten políticas a largo plazo para intentar frenar la sobrepoblación de desechos que amenaza con arruinar la belleza de la energía renovable.

Fuentes: The Verge,  Ecologiaverde.com, Factorenergía.com

Share
Publicado en: Internet y tecnología, Medioambiente

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

@*@ Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Aclaración: al enviarnos su comentario, usted reconoce que Radio Canadá Internacional tiene derecho a reproducir y a difundir el mismo, total o parcialmente, de la forma que fuere. Cabe destacar que Radio Canadá Internacional no endosa las opiniones vertidas por los internautas. Sus comentarios serán leídos y publicados si respetan las condiciones de nuestro sitio internet, aquí denominadas “Netiquette”.

Reglas de utilización »

Al verter sus opiniones en un foro público, debe ser igual de cortés que si estuviera frente a un interlocutor. No se tolerarán ataques ni insultos personales. Una cosa es no estar de acuerdo con una opinión, una idea o un hecho, y otra es faltar el respeto al prójimo. Las personas elocuentes no siempre están de acuerdo, y justamente ahí reside el interés de los foros.

La "netiquette" es el conjunto de reglas de conducta que rigen el comportamiento de los internautas. Antes de intervenir en una tribuna, es importante conocer estas reglas. Caso contrario, usted corre el riesgo de ser expulsado.

  1. Los foros de RCInet.ca no son anónimos. Al inscribirse, los usuarios deben ingresar su nombre, apellido y lugar de residencia. Estos datos aparecerán junto al comentario. RCInet.ca se reserva el derecho de no publicar un comentario si duda de la identidad de su autor.
  2. La usurpación de identidad con la intención de inducir a error o de perjudicar a un tercero es una infracción grave plausible de expulsión.
  3. Los foros de RCInet.ca están abiertos a todos, sin distinción de edad, origen étnico, religión, género ni orientación sexual.
  4. Las declaraciones difamatorias, agresivas, racistas, xenófobas, homofóbicas, sexistas o prejuiciosas hacia algún origen étnico, religión o franja etaria no serán publicadas.
  5. En Internet, las mayúsculas equivalen a gritos y pueden ser interpretadas como un signo de agresividad, lo cual resulta desagradable para los demás. Todo mensaje que contenga una o varias palabras en mayúscula (con excepción de las siglas y los acrónimos) será rechazado. Igual suerte correrán los mensajes que contengan una o varias palabras en letra negrita, itálica o subrayada.
  6. El lenguaje vulgar, obsceno o malintencionado está prohibido. Los foros son lugares públicos y sus declaraciones podrían herir la sensibilidad de otros internautas. Las personas que utilicen un lenguaje grosero serán expulsadas.
  7. El respeto mutuo es una condición de base. Por eso mismo está prohibido injuriar, amenazar o acosar a otro usuario. Usted puede expresar su desacuerdo sin atacar al prójimo.
  8. El intercambio de opiniones y puntos de vista discordantes es un elemento clave en todo debate sano, pero no debe transformarse en un diálogo ni en una discusión privada entre dos participantes que se interpelan sin importarles lo que piensen los demás. Los mensajes de esta naturaleza no serán publicados.
  9. Radio Canadá Internacional emite en cinco lenguas. Los debates en los foros deben realizarse en la misma lengua que el contenido al que hacen referencia. El uso de otras lenguas, con excepción de unas pocas palabras, está prohibido.
  10. Los mensajes que no tengan relación con el tema comentado no serán publicados.
  11. El envío reiterado de un mismo mensaje perjudica el intercambio de opiniones y por ende no será tolerado.
  12. La inserción de imágenes o de cualquier otro tipo de archivo en un comentario está prohibida. La inclusión de hipervínculos hacia otros sitios está permitida, a condición de que se respete la “netiquette”. Sin embargo, Radio Canadá Internacional no es responsable del contenido de estos sitios externos.
  13. La copia de texto de un tercero, aun cuando se incluya la referencia al autor, es inaceptable si la citación constituye la mayor parte del comentario.
  14. La publicidad y la convocación a movilizaciones, de cualquier forma que fuere, está prohibida en los foros de Radio Canadá Internacional.
  15. Todos los comentarios y contenidos son evaluados antes de su publicación. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de no publicar los mensajes de los internautas.
  16. En todo momento y sin preaviso, Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de cerrar un foro.
  17. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de modificar este conjunto de reglas de conducta (netiquette) en cualquier momento y sin preaviso.
  18. Al participar en un foro, usted autoriza a Radio Canadá Internacional a publicar sus comentarios en Internet por un periodo de tiempo indeterminado. Esto significa asimismo que los mensajes serán indexados por los motores de búsqueda de Internet.
  19. Radio Canadá Internacional no está obligada, bajo ningún punto de vista, a retirar sus comentarios de Internet, aunque usted así lo requiriere. Por este motivo, le rogamos que reflexione detenidamente sobre el contenido y las posibles consecuencias de los mensajes que nos envía.

*