EN CARTELERA

26 octubre 2012

Poligamia y monogamia en los animales

Foto

Foto: Wikimedia Commons

Para la biología, la reproducción no es más que un contrato establecido entre dos individuos de distinto sexo, que con el objetivo de procrearse negocian condiciones.  Entre todas las especies que se reproducen sexualmente, incluyendo al ser humano, el macho y la hembra utilizan estrategias que determinan cómo, cuándo y con quién se aparean.

El resultado de estas estrategias son rituales de apareamiento y complicadas secuencias de cortejo. ¿Pero quiénes son monógamos y quiénes polígamos? Las aves por ejemplo, con respecto a los mamíferos o los humanos ¿son más monógamas que polígamas?  Pablo Gómez Barrios con más detalles.
Hay monógamos y polígamos en ambas categorías. Hay pájaros polígamos. Por ejemplo, en el caso de los pájaros que vemos durante la primavera en Norteamérica, donde el macho tiene colores vivos y la hembra menos, a menudo el territorio del macho es lo suficientemente grande como para que varias hembras se puedan instalar, dice Louis Lefebvre, profesor de biología en la Universidad McGill de Montreal.

Lo que hará ese macho es que expulsará a los otros machos. Ese macho será polígamo en el sentido que impedirá a los otros machos acercarse a las hembras que están en su territorio.

En el mundo de las aves, como de los mamíferos de hecho, los machos jóvenes y fuertes que no tienen hembras, no dejarán que las cosas se queden así. Cuando llegamos a este punto, la selección natural de Darwin se manifiesta nuevamente y en consecuencia se hace una selección sobre la agresividad. Pero no basta con ser agresivo para conservar el poder y el control del harén.

Entonces, para que el macho que domina el territorio donde se encuentran las hembras, pueda excluir a los otros machos, se hace otra selección: necesita ser el más fuerte.

Y¿qué podríamos decir con respecto a los humanos? Aquí la cosa se complica, dice el profesor Lefebvre porque, contrariamente a los monos, no existen varias especies de humanos con las que nos podamos comparar. En la única variante en la que se podría especular es en lo relacionado a la diferencia en el dimorfismo sexual entre hombres y mujeres.  

En lo relacionado al comportamiento sexual de los humanos hay cierta tendencia a pensar que éste es determinado por la cultura. Aunque, Louis Lefebvre, profesor de biología en la Universidad McGill de Montreal, afirma que hay tener mucho cuidado cuando se especula en cuanto a la naturaleza humana.

Según él, muchas veces se habla de la naturaleza humana sin tomar todas las precauciones que se toman cuando se habla de los otros “animales”, a sabiendas que es “cultural y políticamente” mucho más grave.

Vous devez avoir la dernière version de Flash Player installée.



COMENTARIOS 

Comente este artículo

Aclaración: al enviarnos su comentario, usted reconoce que Radio Canadá Internacional tiene derecho a reproducir y a difundir el mismo, total o parcialmente, de la forma que fuere. Cabe destacar que Radio Canadá Internacional no endosa las opiniones vertidas por los internautas. Sus comentarios serán leídos y publicados si respetan las condiciones de nuestro sitio internet, aquí denominadas “Netiquette”.

Respuesta *
Nombre *
Apellido *
Correo electrónico *
Ciudad *
País
Teléfono
Confirmación visual *
 
Todos los campos marcados con un asterisco * son obligatorios

BLOG - ACTUALIDAD





Busquenos en Facebook

Envoyer votre photo!



CONOZCA MÁS




RCI no es responsable del contenido de los sitios externos