ENTRE MITOS Y REALIDADES: ¿DÓNDE SE SITÚA LA REALIDAD DE LOS INMIGRANTES?
 

A pesar de todo, el inmigrante no debe perder su naturaleza de inmigrante

“El tronco de un árbol puede pasar 100 años en el río, pero no se convertirá jamás en un cocodrilo” Proverbio senegalés.

Luz Janeth Ospina es una colombiana de origen, profesora en el Departamento de Lenguas Modernas de la Universidad de Lethbridge, provincia de Alberta, en el oeste canadiense. Ella llegó a Canadá en junio de 1997 y este año cumple 20 años de haberse radicado aquí.  

Llegó a la ciudad de Montreal, donde vivió hasta el 2008 cuando por motivos de trabajo, se mudó ese año a la ciudad de Lethbridge, Alberta. En Colombia, Luz Janeth había hecho una licenciatura en Idiomas y una maestría en Linguística y hablaba ya inglés a su llegada a este país. Tenía algunas nociones de francés y al llegar a Montreal se dedicó a estudiar este idioma.

En Montreal trabajó durante algunos años en escuelas de idiomas y en un momento dado tuvo la oportunidad de comenzar a trabajar en la Universidad Concordia y la Universidad de Quebec en Montreal, UQÀM, como profesora de cátedra. En términos generales, ella estaba satisfecha, pero no conforme, nos dice en entrevista.

Luz Janeth Ospina, su esposo y su hija.
Luz Janeth Ospina, su esposo y su hija. © Cortesía de Luz Janeth Ospina

Fue así como en el 2008, cuando surgió la oferta de trabajo a tiempo completo en la Universidad de Lethbridge y después de haber pasado por el proceso de selección y de haber sido seleccionada para el cargo, se mudó con su familia a esa ciudad del oeste canadiense. ¿Pero durante todo ese período y hasta hoy se ha sentido alguna vez discriminada?

La respuesta es Sí. Janeth nos dice que cuando llegó a Montreal no fue algo absolutamente notable de inmediato, porque cuando los inmigrantes llegan tienen tendencia a desenvolverse en  su medio, el latino en su caso. Y como ya tenía familia viviendo en Montreal, al compartir con su hermana tenía un círculo relativamente cerrado.

Luz Janeth Ospina en una aula de clases con sus estudiantes.
Luz Janeth Ospina en una aula de clases con sus estudiantes. © Cortesía de Luz Janeth Ospina

Luz Janeth nos dice que la discriminación se hizo todavía más evidente desde que viven en Lethbridge y en particular en su barrio. Y lo más curioso es que no son las personas de edad las que los discriminan, son las familias jóvenes, que no quieren de ninguna forma establecer un contacto con ellos.

Pero después de 20 años de vida en Canadá ¿se siente ella integrada a la sociedad canadiense o  se sigue sientiendo inmigrante? Hay una dualidad grande, comienza por decirnos Luz Janeth.  Pero ella rescata el lado positivo de esa dualidad y afirma que no cree que las personas puedan o deban perder su naturaleza de inmigrante.

Con estudiantes en la Universidad de Lethbridge.
Con estudiantes en la Universidad de Lethbridge. © Cortesía de Luz Janeth Ospina

Pero en el proceso de integración de su hija fue diferente. Ella llegó de 6 años a Canadá y se integró totalmente a la sociedad canadiense pero sus raíces son tan fuertes que terminó regresándose a Colombia. Y se regresó porque no pudo soportar el choque de Lethbridge, nos dice Luz Janeth.

Pero el ambiente en las calles de Lethbridge no es forzosamente de tolerancia, es otra cosa.  Luz Janeth me dice que se encuentra muy confortable en universidad y piensa que el ambiente de trabajo es maravilloso. Hay apertura, sin que ella quiera decir que no haya personas racistas, que encuentren que el acento de la persona que les habla no es totalmente normal. Pero el ambiente es de respeto. En la calle la interacción en los comercios pequeños por ejemplo todavía está supeditada al acento que tengan las personas. ¿Pero es que acaso existe esa discriminación entre los mismos inmigrantes?

Con esudiantes en Jaen, España.
Con esudiantes en Jaen, España. © Cortesía de Luz Janeth Ospina.

Pero para ser discriminado, no basta pertenecer a una minoría visible y tener un color de piel un poco más oscura. Es posible que la discriminación se haga también solo a partir de la consonancia del nombre de las personas.

El tratamiento, digamos por teléfono, no es el mismo si una persona tiene un nombre latino u otro en vez de tener un nombre más anglosajón. El inmigrante entonces, después de vivir muchos años en un lugar y a pesar de todos los esfuerzos de integración termina siempre formando parte de una minoría y será siempre un inmigrante.

¿Existe entonces una discriminación sistémica en Lethbridge y Canada?

Luz Janeth Ospina es profesora en el Departamento de Lenguas Modernas de la Universidad de Lethbridge, ALBERTA.

ESCUCHE LA ENTREVISTA COMPLETA

Share Post
No comments

LEAVE A COMMENT