Ivette Chorro Fong, canadiense, salvadoreña, árabe, china

0

Difícil superar la historia de Ivette en materia de identidades.

Su bisabuela palestina emigró con pasaporte turco alrededor de la Segunda guerra mundial a Guatemala. Allí se enamoró de un guatemalteco de origen chino. La madre de Ivette emigró a El Salvador.

(2a, izq.) Paz de Fong, bisabuela materna
(3a, izq.) Elsa Ortiz de Fong, abuela materna
(abajo) Paz Aracely Fong Ortiz, madre de Ivette

Los recuerdos que tiene Ivette de sus antepasados le fueron transmitidos oralmente por la madre que se esforzó para que guardaran vestigios de la cultura árabe.

Destaca que una de las primeras cosas que se van perdiendo de la antigua inmigración, en este caso la árabe, es la lengua. Su abuela ya no la habló y eso, como sucedió con otras historias, para facilitar una integración rápida a la sociedad de acogida.

(1a, izq.) Paz Aracely Fong Ortiz  madre de Ivette (3a, izq.) Elsa Ortiz de Fong, abuela materna

(1a, izq.) Paz Aracely Fong Ortiz madre de Ivette
(3a, izq.) Elsa Ortiz de Fong, abuela materna

Yvette reflexiona que el hecho de vivir en Canadá le hizo reconectarse con la cultura de sus antepasados a nivel musical por ejemplo, porque el espectro musical en Canadá es muy amplio.

Las capas de la cebolla son espesas en el caso de Ivette.

(izq.) Elsa Ortiz de Fong, abuela materna (der.) Ivette Chorro Fong,

(izq.) Elsa Ortiz de Fong, abuela materna
(der.) Ivette Chorro Fong,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *