La carta de valores del Partido Quebequense, entre división y exclusión

0

130823_pq8iz_signes-religieux_sn635

La carta de valores propuesta por el gobierno de la ex primera ministra Pauline Marois en 2013 ha dejado huellas profundas en la población francófona de Quebec. La derrota electoral del Partido Quebequense  el 7 de abril de 2014, enterró por el momento dicho proyecto, pero el debate sobre la laicidad, los acomodos razonables y los símbolos religiosos visibles ¿seguirá el mismo camino? Nada es seguro.

Esta sección les permite apreciar lo que significó dicho proyecto de carta de valores para el conjunto de la sociedad quebequense. Les presentamos los diferentes puntos de vista  de políticos a nivel provincial, federal y municipal, de organismos y de asociaciones de la sociedad civil ,  asi como  de obispos, gente de negocios, sicólogos, entre otros,  que no dudaron en participar en el debate.

¿A favor o contra la carta de valores?

El proyecto de Carta de valores presentado en septiembre 2013 por el gobierno de la primera mujer en ocupar el cargo de primera ministra de Quebec, Pauline Marois, provocó pasiones y debates. Los quebequenses se mostraron fuertemente divididos, en gran parte por la propuesta de prohibir a los empleados públicos el uso de símbolos religiosos ostentadores.

Según una encuesta CROP realizada entre el 17 y el 21 de octubre 2013, 50% de los encuestados apoyaba el proyecto de carta, mientras que el 41% se oponía. Se trató de un aumento del apoyo al proyecto del gobierno, porque una semana después de la presentación del proyecto, el 42% de los quebequenses se mostró favorable. La presentación de los diferentes puntos de vista en este espacio, ayudará a la comprensión de la problemática.

A FAVOR DEL PROYECTO 

El Sindicato de Empleados Públicos (SFPQ), que representa a 31.000 funcionarios, se mostró especialmente preocupado por el proyecto de la carta. El sindicato apoya al gobierno Marois que planea prohibir el uso de símbolos religiosos visibles al personal estatal.

SFPQ

SFPQ

Sin embargo, varios funcionarios argumentaron en contra de la decisión de su sindicato, que, según ellos, fue tomada sin consultarles.

«La idea según la cual el Estado es neutro y no los individuos es falsa. Los funcionarios deben reflejar concretamente estos valores de neutralidad”.   – Lucie Martineau, Presidente del SFPQ

La Federación de Municipios de Quebec (FQM) adhiere al proyecto de carta. Según su presidente, Bernard Genereux, es el momento de expresar «la necesaria separación entre religión y Estado.»

Bernard Genereux

Bernard Genereux

«El proyecto es una herramienta clave que permitirá finalmente salir de lo arbitrario y del tratamiento del caso por caso, proporcionando líneas directrices claras para dictar el camino a seguir. »  – Bernard Genereux, presidente de la Federación de Municipios de Quebec

El Movimiento laico de Quebec (MLQ) acogió con satisfacción que el laicismo sea inscrito «por fin» en la Carta de Derechos y Libertades de la persona. Y pide al gobierno que retire el crucifijo de la Asamblea Nacional. La carta destacará las diferentes solicitudes de acomodo, lo que «permitirá que la gente sepa lo que es admisible o inadmisible», según Lucie Jobin, presidente de la MLQ.

La Coalición por la laicidad reagrupa a unas quince organizaciones y a más de 60 personalidades favorables al proyecto de Carta, incluida la ex jueza de la Corte Suprema, Claire L’Heureux-Dubé, la ex presidenta de la Federación de Estudiantes Universitarios Quebec, Martine Desjardins, el sociólogo Guy Rocher y el activista pro-secular Daniel Baril. Los miembros de la Coalición piden también la reubicación del crucifijo de la Asamblea Nacional en otro lugar del Parlamento.

El partido federal Bloque Quebequense apoya plenamente el proyecto del PQ, una posición que llevó a la expulsión de la bancada a la diputada María Mourani.

Daniel Paille

Daniel Paille

«El Bloque Quebequense apoya los valores comunes establecidos en la Carta y reitera su apoyo a la regulación de los acomodos de adaptación religiosos y la necesaria neutralidad religiosa del Estado. » – Daniel Paille, líder del Bloque Quebequense

Los jóvenes independentistas de  Generación nacional sostienen que la discusión sobre la Carta «es inseparable de nuestra situación de minoría en el contexto canadiense.» El grupo, que cree que es «imposible separar la cuestión de la identidad secular», celebró un seminario sobre el tema el 21 de septiembre de 2013.

La escritora  Janette Bertrand, personalidad de la televisión quebequense, ha publicado una carta abierta, firmada por veinte mujeres muy conocidas en los círculos culturales y feministas en la que se pronuncia a favor de la adopción de una carta de valores.

Entre las firmantes, se encuentra la escritora Chantal Renaud, la directora Denise Filiatrault, la productora Denise Robert y la escritora Djemila Benhabib.

«Quiero recordarles que los hombres siempre han utilizado, y todavía hoy siguen utilizando la religión para dominar a las mujeres y ponerlas en su lugar, es decir, por debajo de ellos”.  – Extracto de una carta de Janette Bertrand

CONTRA EL PROYECTO

Las reacciones políticas en Quebec

El entonces jefe del Partido Liberal de Quebec (PLQ), Philippe Couillard, dijo que el proyecto de carta sembraba innecesariamente la discordia. Si el PLQ está abierto a la neutralidad del Estado, a la imposición de reglas a los acomodos razonables y a la prestación de servicios a rostro descubierto, se opone firmemente a la prohibición de los símbolos religiosos en el servicio público.

Foto 5 philippe-couillard

«Estamos frente a una carta conflictiva redactada por aprendices de brujos  que iniciaron un movimiento en nuestra sociedad que puede dejar rastros profundos y dolorosos. » – Philippe Couillard, jefe del PLQ

El jefe de la Coalición avenir Québec (CAQ), François Legault,  critica al proyecto de carta de confuso, en la medida en que se basa en valores y no en el principio de laicidad. También afirma que el proyecto  del Partido Quebequense  va demasiado lejos al prohibir a todos los empleados estatales llevar símbolos religiosos ostensibles.

Francois Legault

Francois Legault

La CAQ limitaría la prohibición a las personas en posiciones de autoridad, así como a los profesores y directores de escuelas primarias y secundarias públicas.

«El objetivo es establecer pautas, puntos de referencia, que llevarán a un consenso y que definirán el fundamento de nuestra vida colectiva. » – François Legault, jefe de la CAQ

El partido Québec solidaire (QS) es compatible con ciertos elementos del proyecto, tales como la inclusión del principio de laicidad en la Carta de Derechos y Libertades, la prestación de servicios públicos con el rostro descubierto, con líneas directrices que encuadren los acomodos religiosos y el deber de neutralidad de los empleados del estado. Sin embargo, este partido de izquierda está preocupado por las consecuencias de la propuesta de prohibir el uso de símbolos religiosos.

«El infierno está frecuentemente pavimentado de buenas intenciones y las intenciones del ministro sobre los símbolos religiosos están marcadas por la desigualdad. […] Creemos que una persona puede actuar con lealtad y profesionalismo aun cuando lleva un símbolo religioso. » – Françoise David, diputada de Québec solidaire en la circunscripción de  Gouin

Las reacciones políticas en Canadá

El gobierno de Stephen Harper se declaró preocupado «por las propuestas que restringirían el derecho de toda persona a practicar su religión.» Y cuestionará «enérgicamente» cualquier legislación que será considerada inconstitucional por el ministerio de Justicia.

Denis Lebel

Denis Lebel

«En todo el país, es importante para nosotros que la gente viva, que sean respetadas,  según sus tradiciones, sin importar dónde nacieron, cualquiera sea su origen, su raza, su etnia, independientemente de su religión, [que] se sientan como en su casa en nuestro país […] y orgullosos de ser canadiense. » – Denis Lebel, ministro federal de Asuntos Intergubernamentales

El líder del Partido Liberal de Canadá (LPC), Justin Trudeau, denunció «la política de división» del gobierno del PQ.

«Quebequenses y canadienses merecen algo mejor que esta carta. Creemos que tenemos que defender las libertades de las personas, no restringirlas. » – Justin Trudeau, jefe del PLQ

El jefe del Nuevo Partido Democrático (NDP), Thomas Mulcair, denunció lo que él llama una «maniobra política».

Thomas Mulcair

Thomas Mulcair

«Decir que una mujer que lleva el pañuelo perderá su trabajo como educadora en un centro de cuidado de niños, es inaceptable, para nosotros,  en una sociedad democrática. Vamos a defender esta posición. » – Thomas Mulcair, líder del NDP

El exprimer ministro de Quebec Jacques Parizeau considera que el proyecto de carta va demasiado lejos en la prohibición del uso de símbolos religiosos a  los empleados estatales. Según él, sería mejor seguir las recomendaciones del informe Bouchard-Taylor y solo prohibirlos a la policía, a los jueces y fiscales, es decir a los que tienen un poder coercitivo. También, hace un llamamiento para que se retire el crucifijo en la Asamblea Nacional.

«Creo que sería mejor limitarse en la carta, a la afirmación de los principios de separación de la Iglesia y del Estado y de la neutralidad del Estado hacia las religiones. » – Jacques Parizeau, ex Primer Ministro de Quebec

El exprimer ministro Lucien Bouchard abunda en el mismo sentido que Jacques Parizeau.

Lucien Bouchard

Lucien Bouchard

«Lo que dice el Sr. Parizeau es de sentido común. Eso nos lleva de vuelta a los verdaderos valores de la tolerancia y la apertura de la sociedad quebequense. » – Lucien Bouchard, durante una entrevista con el diario La Presse

En acuerdo con esas declaraciones, el exprimer ministro Bernard Landry, dijo que temía las consecuencias de esta «discusión» sobre los esfuerzos de los últimos años por incorporar a  los quebequenses inmigrantes a la causa soberanista.

«Comenzamos a tener ciudadanos provenientes de la inmigración  que cada vez más  apoyaban al Partido Quebequense. Si esta discusión se termina mal, nos cierra la puerta durante décadas, no es precisamente lo mejor”.  – El ex primer ministro Bernard Landry

Reacciones  en Montreal

Todos los candidatos a la alcaldía de Montreal se oponen claramente al proyecto de la carta.

«El problema es que vamos a tener una guetoización de Montreal. Habrá  municipios que no tendrán la carta, habrá  municipios que si la tendrán. »- Denis Coderre, candidato a la alcaldía de Montreal

Creo que es una desgracia que el acceso al empleo, que es el modo de integración por excelencia de las nuevas comunidades, especialmente para las mujeres, sea limitado ahora «, dijo Richard Bergeron, líder de Projet Montreal.

Richard Bergeron

Richard Bergeron

«Montreal es un ejemplo de armonía y la Carta dividirá a la población», dijo por su parte Mélanie Joly, candidata a la alcaldía.

«No hay que olvidar que en Montreal, el 40% de la población nació en el extranjero, o es parte de una minoría visible. Hay una gran cantidad de esas personas que llevan el turbante, que llevan pañuelos, gorros. Estas personas tienen derechos, se las respeta. No hay ningún problema en Montreal. »  – Marcel Côté, director de Coalición Montreal

Recordemos que los funcionarios de la ciudad han adoptado por unanimidad una moción de apoyo a una laicidad abierta.

«Parece que se desea encontrar una solución a un problema que nosotros no  tenemos. Nuestras comunidades, nuestras ciudades son multiculturales, multiétnicas. Aquí en Mount Royal, existe una gran comunidad árabe y no hay ningún problema. » – Philippe Roy, el alcalde de la ciudad de Mont-Royal

La sociedad civil

De acuerdo con la Comisión de los derechos humanos y de los Derechos de los jóvenes (CDPJ), las propuestas de la carta son contrarias a la Carta de Derechos y Libertades de Quebec y violan los derechos y libertades fundamentales.

La CDPJ cree que prohibir el uso de símbolos religiosos de los empleados públicos refleja una mala comprensión de la libertad de religión, además de interpretar erróneamente la obligación de neutralidad del Estado. Además, esta propuesta no resistiría al examen  de los tribunales.

«No es razonable suponer la parcialidad de un empleado del estado simplemente porque usa un símbolo religioso. »  – Comisión de Derechos Humanos y Derechos de los Jóvenes

Los Independentistas por un laicismo inclusivo,  grupo compuestos de varias personalidades, entre ellos Jean Dorion, ex presidente de la Saint-Jean-Baptiste, la diputada del Bloque Quebequense María Mourani y el filósofo Michel Seymour, creen que el PQ «cometió un error al proponer  una carta de valores presuntamente quebequense». Sin embargo, apoyan la prohibición de símbolos religiosos en algunos funcionarios del estado en posiciones de autoridad.

Maria Mourani

Maria Mourani

“La emancipación de las mujeres pasa a través de la independencia económica y la educación, y no por la renuncia del pañuelo en la cabeza”.  – Independentistas  por un laicismo inclusivo

María Mourani , diputada del Bloque Quebequense fue expulsada del partido por defender esta posición.

Más de 20 000 personas habían firmado, el 17 de septiembre, el Manifiesto por un Quebec inclusivo, incluyendo a personalidades del mundo artístico e intelectual como Dan Bigras, Philippe Falardeau, Michel Rivard, Richard Desjardins, Gabriel Nadeau-Dubois, Laure Waridel y Lise Ravary.

Según los autores del manifiesto, la Carta quebequense de Derechos y Libertades y la Carta Canadiense de Derechos y Libertades proporcionan ya  directrices claras que respetan los acomodos razonables.

«Hacer invisibles los orígenes culturales y religiosos es un intento ingenuo e ilusorio de negar el hecho ineludible del pluralismo en nuestras sociedades abiertas. » – Manifiesto por un Quebec inclusivo

Además, un centenar de profesores universitarios y académicos e intelectuales firmaron una carta abierta en contra del proyecto de carta de los valores  titulado «Nuestros valores  excluyen la exclusión».

«Este proyecto de carta contribuye a la exacerbación de las diferencias reales o presuntas, a la caricatura de nuestros conciudadanos y conciudadanas relacionados a esas «minorías » sobre cuyas espaldas  queremos construir una comunión nacional de carácter defensiva y hosca.» – Carta abierta

La Federación autónoma docente, FAE, representa a unos 32.000 maestros del nivel preescolar, de la educación primaria, secundaria, de adultos y de la formación profesional. Su presidente, Sylvain Malette, denunció las «inconsistencias» del proyecto del gobierno, incluidas las exenciones. «Esto es para todos o para nadie», dijo.

Sylvain Mallette

Sylvain Mallette

“El laicismo debe aplicarse a las instituciones en lugar de los individuos debido a que el uso de signos religiosos no significa proselitismo. » – Comunicado de la FAE

La Asociación de guarderías privadas de Quebec, que representa casi a la mitad de las guarderías privadas subvencionadas en la provincia, no se muestra  entusiasmada con esta «interferencia» de Quebec. Sus miembros creen que la Carta no debería aplicarse a los trabajadores de guarderías privadas y cuentan exigir un derecho de retiro para que no se aplique a sus empleados.

«Además de la dificultad de encontrar personas competentes, nos las van a quitar.  Nos quieren crear problemas donde no los hay «, dijo Mona Lisa Borrega, miembro de la junta directiva de la Asociación de guarderías privadas de Quebec.

La Coalición de los centros de cuidado infantil de la isla de Montreal (RCPEÎM) se inquieta más bien por las propuestas del gobierno y el impacto en sus empleados.

Julie-Miville-Dechene

Julie-Miville-Dechene

La presidenta del Consejo de la Condición de la Mujer, Julie Miville-Dechêne, dice que el organismo ha sido presionado por el gobierno para impedirle criticar el proyecto de carta de valores de Quebec. Según Julie Miville-Dechêne, las cuatro miembros que nombró el gobierno del PQ el 18 de septiembre son «todas los ardientes defensoras de la carta de valores de Quebec».

Las miembros en cuestión son Ann Longchamps,  Julie Latour y Lucie Martineau – que votaron a favor de la carta – y Leila Lesbet feminista de origen argelina y muy crítica de la utilización del velo entre las musulmanas.

El Consejo de la Condición de la Mujer no se ha pronunciado oficialmente sobre el proyecto de carta porque su asamblea no logró un consenso sobre el tema. Antes de establecer su posición, algunos miembros del Consejo solicitaron que se lleve a cabo un estudio de impacto sobre las mujeres en la administración pública.

La ministra responsable de la Condición de la Mujer, Agnès Maltais, respondió a las declaraciones de Julie Miville-Dechêne afirmando que la designación de estas cuatro mujeres se inscribía en la línea histórica de las posiciones adoptadas por el Consejo de la condición de la mujer sobre la laicidad. Agnès Maltais asegura no haber haber ejercido ninguna presión sobre la Sra Miville-Dechêne.

La Asociación quebequense de los establecimientos de salud y de servicios sociales (AQESSS) se opone a la prohibición del uso de símbolos religiosos visibles para los empleados de los hospitales, centros de salud y servicios sociales.

Después de una consulta con sus miembros, la AQESS constató que el uso de símbolos religiosos no es un problema en el medio. Sin embargo, apoya el proyecto de establecer directrices relativas a las solicitudes de acomodos razonables.

La Fédération des femmes du Québec (CFCA) estima que el gobierno de la primera ministra Marois se equivocó de blanco con esta prohibición del uso de símbolos religiosos visibles en el servicio público.

Alexa Conradi

Alexa Conradi

«Hacer desaparecer los símbolos religiosos del personal de la función y de los servicios públicos hará más bien desaparecer empleos valiosos de las mujeres creyentes, que en una mayoría,  adhieren al igual que otras quebequenses a valores tales como la justicia social, la igualdad y la solidaridad […] »  – Alexa Conradi, presidente de la FFQ

La Federación de Cámaras de Comercio de Quebec (FCCQ) se inquieta por el impacto potencial de la Carta sobre la contratación de personal. Por su parte, la Cámara de Comercio del Área Metropolitana de Montreal  pide a Quebec adoptar un enfoque más inclusivo. Su presidente, Michel Leblanc, sostiene que la prohibición de llevar signos religiosos ostensibles perjudicará a los inmigrantes en busca de trabajo.

«La prohibición del uso de símbolos religiosos en las instituciones públicas crea, en nuestra opinión, tensiones que hacen más precaria la paz social y dificulta el reclutamiento de talentos, ambos esenciales al desarrollo económico y el crecimiento de las empresas.  » – Comunicado la Federación de Cámaras de Comercio de Quebec

Amnistía Internacional dice que la Carta de valores quebequense no promueve de ninguna manera la igualdad de género y que violaría la ley canadiense e internacional, que garantiza el derecho a la libertad de expresión, de religión y a la libertad de manifestar su religión.

«Creemos que la prohibición de portar símbolos religiosos ostensibles de la parte de los empleados del Estado es desproporcionada desde el punto de vista del derecho internacional. » – Béatrice Vaugrante, directora general de Amnistía Internacional Canadá francófono

La Asamblea de obispos católicos de Quebec sostiene que el Estado debe proteger la libertad de los ciudadanos de creer o no creer, así como  el derecho a manifestar las creencias religiosas en público o en privado.

«Esa es la verdadera neutralidad, el Estado respeta lo que las personas viven y expresan. Si es verdaderamente neutral, el Estado tomará incluso medidas para garantizar que las personas puedan vivir su fe o su falta de fe y expresarla libremente. »

– Monseñor Pierre-André Fournier, presidente de la Asamblea de los obispos católicos de Quebec

Allan Adel, presidente nacional de la Liga de derechos humanos de B’nai Brith Canadá, dice que el proyecto de carta «socava el derecho a la expresión religiosa de las minorías».

«Esta es una de las decisiones más inconstitucionales que puede tomar un gobierno. La idea de que es el Estado el que va a decidir lo que constituye un símbolo religioso visible y ostentador es totalmente absurda. » – Allan Adel, B’nai Brith Canadá

El portavoz del Consejo musulmán de Montreal, Ajar Jerroumi, rechaza también la carta  y denuncia las injusticias que el proyecto podría crear.

«El hecho de prohibir a una mujer con velo el ejercicio en la función pública, la priva justamente de adquirir esa independencia financiera que es el principio fundamental de la igualdad. » – Ajar Jerroumi, portavoz del Consejo Musulmán de Montreal

La Asociación quebequense Musulmanes por los derechos y libertades aboga por el derecho a exhibir símbolos religiosos para todos los empleados estatales como la policía, los jueces y los guardias de prisiones. Asimismo, considera que la prestación de servicios públicos con el rostro cubierto debe ser objeto  de «ajustes razonables según la jurisprudencia.»

Una veintena de expertos en salud mental, han publicado una carta abierta en el periódico The Gazette denunciando los efectos negativos de la carta de valores en la salud mental, el bienestar y la integración social. Estos expertos creen que el proyecto de la carta «siembra las semillas de la división», al proponer una política que crea, entre otros, un clima abiertamente hostil a las minorías. Entre los firmantes se encuentran en su mayoría profesores del Departamento de Psiquiatría de la Universidad McGill y profesionales del Hospital general judío.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *