Los árabes ante los prejuicios de los canadienses

0

Según un estudio de la Asociación de Estudios Canadienses, los actos de intolerancia y los prejuicios basados en la ignorancia contra los inmigrantes, especialmente los árabes, ya estaban en aumento en Canadá en 2002. La Asociación hizo preguntas a los encuestados  sobre los árabes, los pueblos indígenas, los inmigrantes, los  homosexuales, los negros y los judíos. En un intento de medir la percepción y los prejuicios de los encuestados en relación a estos diferentes grupos, los encuestadores les pidieron nombrar los grupos que proyectan una imagen negativa en la sociedad canadiense.

33% de los encuestados afirmó que las personas de las Primeras Naciones proyectaban una imagen negativa  mientras un 30% consideró que este era el caso de los árabes.

Los prejuicios hacia el mundo árabe y sus ciudadanos parecen haber aumentado hoy debido principalmente a dos factores:

1- La desconfianza internacional impulsada por el grupo armado terrorista «Estado islámico» y los recientes ataques en Canadá (incluso si no fueron árabes los autores).

2- El prejuicio según el cual un árabe es inevitablemente un musulmán y por lo tanto un ser violento y que puede estar de acuerdo con la ideología de los terroristas.

¿Cómo reacciona un canadiense de origen árabe frente a los prejuicios?

La mayor parte de las asociaciones de ciudadanos árabes no musulmanes en Canadá son reacias a definirse como árabes, ya que muchos de sus miembros han experimentado diversos grados de discriminación en sus sociedades de origen. Ese factor fue para  muchos de ellos la causa principal de su inmigración a Canadá.

Esto explica por qué, históricamente, muchas de estas asociaciones se mantienen lejos de las posiciones políticas y religiosas que podrían tener un impacto directo en sus dinámicas asociativas.

Pero también ocurre que ciudadanos cristianos de países árabes se pronuncien personalmente contra el islam político y contra las pretensiones de algunos grupos musulmanes en Canadá concerniente al caso de los acomodos religiosos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *