¿Ser o no ser árabe en Canadá?

0

Si a veces es difícil saber quién, entre las personas que nos rodean, es de origen árabe, también es cierto que la pertenencia de una persona a la arabidad depende de un número de factores variables o personales.

Según el censo de 2011, 470.965 canadienses señalaron que el árabe era su primera lengua hablada en la casa. Pero hablar árabe, no lo hace a uno necesariamente un árabe.

En varios países de Oriente Medio, se puede hablar árabe y no identificarse con el mundo árabe por razones políticas o culturales.

Sería más exacto hablar de culturas árabes, en plural, o de arabitudes, al igual que el Festival del mundo árabe de Montreal que eligió este término como tema de la edición del año 2010.

Profesor de Sociología de la Universidad de Quebec en Montreal, Rachad Antonius explica por qué, en opinión de muchos, cuando se quiere describir la presencia árabe en Canadá, no se deberían utilizar los términos «comunidad»  árabe o  «grupo étnico» árabe.

Rachad Antonius

Rachad Antonius

“El término comunidad supone que los individuos que la componen tienen en cierta medida percepciones y orientaciones comunes, intereses compartidos así como la existencia de instituciones comunitarias a través de las cuales tiene lugar la participación en la sociedad más amplia. Si hablamos de los inmigrantes de origen árabe en su conjunto, rara vez están presentes todos estos factores ».  

Porque en situación de migración, indica el profesor Antonius,  parte de estas personas hacen su vida alejadas de esas asociaciones y se integran individualmente en la sociedad de acogida.

Así pues, continúa, en Quebec hay “una multiplicidad de grupos originarios del mundo árabe, algunos con una vida comunitaria más intensa que otros, del mismo modo que hay una proporción importante de personas de origen árabe que evolucionan lejos de las estructuras comunitarias a las que hubieran podido pertenecer, pero no existe una comunidad árabe en singular. La situación de Ontario se diferencia de la del resto de Canadá, donde asociaciones como la Federación Árabe Canadiense o el Centro Comunitario Árabe de Toronto tienen una gran presencia y legitimidad, sin parangón con las asociaciones árabes de Quebec, lo que las convierte en verdaderas instituciones comunitarias ».

No sólo existen en Canadá muchas divisiones entre las personas llegadas de los países de la Liga Árabe,  también se observa a menudo una brecha importante entre muchos de estos nuevos canadienses y su sociedad de adopción. En parte por la política multicultural canadiense,  como lo explica Henri Habib del Departamento de Ciencias Políticas en la Universidad de Concordia en Montreal.

Henri Habib

Henri Habib

“Para lograr bien la integración, no digo que hay que olvidar su pasado.  Pero hay que adaptarse al país. Muchos de ellos no se adaptan. La mayoría se vincula solo con su comunidad. En Canadá se dice que la inmigración es un éxito porque la gente tiene la libertad de expresarse en su cultura. En ese sentido, creo que la integración se vuelve mucho más débil. Y además de todo eso, cada comunidad que llega del Medio oriente por ejemplo, a pesar de que todos, de Irak a Marruecos, hablan árabe, cada uno permanece en su comunidad. Los magrebíes se juntan entre ellos al igual que los sirios. Es como si no pudieran separarse de su comunidad”.

El rompecabezas de la identidad de los inmigrantes árabes y sus hijos

Ellos, los jóvenes, son de «segunda generación», es decir, que llegaron muy jóvenes a Canadá o han nacido aquí de padres inmigrantes.

Si algunos se identificaron rápidamente con la sociedad de acogida, si otros han conservado un fuerte sentido de pertenencia a su comunidad de origen, también existen los que se  reconocen en ambas culturas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *