Marcha de la reconciliación en Ottawa

Marcha de la reconciliación en Ottawa
Photo Credit: Radio-Canada

Marcha por los indígenas víctimas del proyecto de las escuelas residenciales

Varios miles de personas salieron a las calles de la capital canadiense este domingo en apoyo a las víctimas de las escuelas residenciales a las fueron llevados por décadas los niños indígenas canadienses.

A dos días de la presentación del informe final de la Comisión Verdad y Reconciliación, los manifestantes quisieron destacar el fin de esta larga investigación que hizo la luz sobre lo vivido en esas instituciones.

Entre los participantes a la marcha se encontraba la ministra de la Justicia de Quebec, Stéphanie Vallée y la Primera Ministra de Ontario, Kathleen Wyne.

Wyne reconoció el pasado oscuro de la población de las primeras naciones canadienses, así como la «epidemia de mujeres desaparecidas y asesinadas.» que afecta a las poblaciones indígenas del país hoy en día.

 «En Canadá estamos a menudo separados por la geografía y por nuestro pasado, pero estamos juntos hoy y reconocemos lo que sucedió» – Kathleen Wyne, Primera Ministra de Ontario

Por su parte, la ministra Stéphanie Vallée dijo que el gobierno de Quebec reconoce el impacto que las escuelas residenciales en la vida de las Primeras Naciones de Québec

El arzobispo de Ottawa, Terrence Prendergast dijo querer restablecer las relaciones entre la Iglesia y las Primeras Naciones.

En entrevista al diario L’Écho de la Tuque, el actual Gran jefe de la nación Atikamekw, Constant Awashish, dijo que de ahora en adelante los gobiernos no podrán esconderse para no mencionar los periodos sombríos de la historia canadiense.

«Los gobiernos realmente quisieron matar al indio en los niños, llevándolos a internados, obligándoles a cortarse el pelo y diciéndoles que no tenían derecho de hablar su lengua. Si lo hacían los golpeaban y los abusaban» dice el Gran Jefe. «Felizmente, hubo quienes a escondidas y desobedenciendo mantuvieron sus lenguas y tradiciones y creencias. Eso nos permite estar aquí para contarlo.»

En Sudbury, Ontario

El viernes pasado en Sudbury, ex pensionados de las escuelas residenciales y representantes de la Iglesia Unida de Canadá se reunieron también para poner fin a seis años de testimonios sobre las condiciones de vida en las escuelas residenciales.

Una de las asistentes a este evento, Ella Young, sedescribe a sí misma como una sobreviviente de la escuela residencial. Nacida en Wemindji en el norte de Quebec, se dijo satisfecha con la disculpa del gobierno de Harper en 2008, pero luego resultó difícil tener que recordar su infancia durante las audiencias de la comisión.

Recuerda haber sido arrancada de su familia a la edad de cinco años y haber sido enviada a un internado.

«Ahora estoy feliz de funcionar como una persona normal, después de que esas personas [los administradores de la escuela residencial] tomaron el control sobre nuestras vidas [de los residentes]. La parte más difícil fue contar todo esto en voz alta», dijo.

El Secretario General de la Conferencia de Manitou de la Iglesia Unida de Canadá, Will Kunder aprovechó la ceremonia para reiterar las disculpas de su organización hacia los indígenas que pasaron por allí durante casi 30 años. Ahora espera que el informe de la Comisión influenciado las políticas del gobierno hacia la población aborigen.

«Espero que todos los canadienses apoyarán las recomendaciones del informe y sabrán presionar al gobierno federal para que las lleve a cabo (porque) incluso si éste informe es de importancia histórica, nada obliga al parlamento a aplicar las recomendaciones.» – Will Kunder, Iglesia Unida de Canadá

¿Genocidio cultural?

El jueves al poner fin a la Comisión de Verdad y Reconciliación,  en un discurso a la dirección de la tolerancia del Centro Global para el pluralismo, la Juez Presidenta de la Corte Suprema de Canadá, Beverley McLachlin, afirmó que Canadá trató de cometer un «genocidio cultural» contra los pueblos indígenas con sus políticas de asimilación.

La juez McLachlin denunció el uso de las escuelas residenciales y recordó que en el momento se habló de asimilación, mientras que hoy, es claro que fueron actos que pueden ser considerados como un genocidio cultural. Beverley McLachlin cree que esta es la peor mancha en la historia de Canadá.

Recordemos que esta comisión fue creada como resultado de la Convención de 2007 relativa a las Escuelas Residenciales canadienses y su mandato consistió en recordar a los canadienses los 150 años de historia de las escuelas residenciales indígenas y de las vidas que resultaron afectadas por ese pasado.

Cerca de 150 000 niños canadienses de las Primeras Naciones, inuit y mestizos fueron extirpados de sus familias y obligados a vivir en las escuelas del gobierno, la útima de las cuales fue cerrada a finales de 1990.

En 2007, Ottawa presentó una disculpa oficial y estableció la Comisión de la Verdad y Reconciliación para «establecer las consecuencias de esta tragedia y luego tratar de llegar a una solución justa y duradera «.

La comisión visitó más de 300 comunidades y reunió testimonios de más de 7.000 sobrevivientes , entre junio de 2010 y marzo de 2014.

Categorías: Indígenas, Justicia
Etiquetas: , ,

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

@*@ Comments

Deja un comentario

Aclaración: al enviarnos su comentario, usted reconoce que Radio Canadá Internacional tiene derecho a reproducir y a difundir el mismo, total o parcialmente, de la forma que fuere. Cabe destacar que Radio Canadá Internacional no endosa las opiniones vertidas por los internautas. Sus comentarios serán leídos y publicados si respetan las condiciones de nuestro sitio internet, aquí denominadas “Netiqueta”.

Netiqueta
Al verter sus opiniones en un foro público, debe ser igual de cortés que si estuviera frente a un interlocutor. No se tolerarán ataques ni insultos personales. Una cosa es no estar de acuerdo con una opinión, una idea o un hecho, y otra es faltar el respeto al prójimo. Las personas elocuentes no siempre están de acuerdo, y justamente ahí reside el interés de los foros.

La «netiqueta» es el conjunto de reglas de conducta que rigen el comportamiento de los internautas. Antes de intervenir en una tribuna, es importante conocer estas reglas. Caso contrario, usted corre el riesgo de ser expulsado.

  1. Los foros de RCInet.ca no son anónimos. Al inscribirse, los usuarios deben ingresar su nombre, apellido y lugar de residencia. Estos datos aparecerán junto al comentario. RCInet.ca se reserva el derecho de no publicar un comentario si duda de la identidad de su autor.
  2. La usurpación de identidad con la intención de inducir a error o de perjudicar a un tercero es una infracción grave plausible de expulsión.
  3. Los foros de RCInet.ca están abiertos a todos, sin distinción de edad, origen étnico, religión, género ni orientación sexual.
  4. Las declaraciones difamatorias, agresivas, racistas, xenófobas, homofóbicas, sexistas o prejuiciosas hacia algún origen étnico, religión o franja etaria no serán publicadas.
  5. En Internet, las mayúsculas equivalen a gritos y pueden ser interpretadas como un signo de agresividad, lo cual resulta desagradable para los demás. Todo mensaje que contenga una o varias palabras en mayúscula (con excepción de las siglas y los acrónimos) será rechazado. Igual suerte correrán los mensajes que contengan una o varias palabras en letra negrita, itálica o subrayada.
  6. El lenguaje vulgar, obsceno o malintencionado está prohibido. Los foros son lugares públicos y sus declaraciones podrían herir la sensibilidad de otros internautas. Las personas que utilicen un lenguaje grosero serán expulsadas.
  7. El respeto mutuo es una condición de base. Por eso mismo está prohibido injuriar, amenazar o acosar a otro usuario. Usted puede expresar su desacuerdo sin atacar al prójimo.
  8. El intercambio de opiniones y puntos de vista discordantes es un elemento clave en todo debate sano, pero no debe transformarse en un diálogo ni en una discusión privada entre dos participantes que se interpelan sin importarles lo que piensen los demás. Los mensajes de esta naturaleza no serán publicados.
  9. Radio Canadá Internacional emite en cinco lenguas. Los debates en los foros deben realizarse en la misma lengua que el contenido al que hacen referencia o en uno de los dos idiomas oficiales, inglés o francés. El uso de otras lenguas, con excepción de unas pocas palabras, está prohibido.
  10. Los mensajes que no tengan relación con el tema comentado no serán publicados.
  11. El envío reiterado de un mismo mensaje perjudica el intercambio de opiniones y por ende no será tolerado.
  12. La inserción de imágenes o de cualquier otro tipo de archivo en un comentario está prohibida. La inclusión de hipervínculos hacia otros sitios está permitida, a condición de que se respete la “netiqueta”. Sin embargo, Radio Canadá Internacional no es responsable del contenido de estos sitios externos.
  13. La copia de texto de un tercero, aun cuando se incluya la referencia al autor, es inaceptable si la citación constituye la mayor parte del comentario.
  14. La publicidad y la convocación a movilizaciones, de cualquier forma que fuere, está prohibida en los foros de Radio Canadá Internacional.
  15. Todos los comentarios y contenidos son evaluados antes de su publicación. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de no publicar los mensajes de los internautas.
  16. En todo momento y sin preaviso, Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de cerrar un foro.
  17. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de modificar este conjunto de reglas de conducta (netiqueta) en cualquier momento y sin preaviso.
  18. Al participar en un foro, usted autoriza a Radio Canadá Internacional a publicar sus comentarios en Internet por un periodo de tiempo indeterminado. Esto significa asimismo que los mensajes serán indexados por los motores de búsqueda de Internet.
  19. Radio Canadá Internacional no está obligada, bajo ningún punto de vista, a retirar sus comentarios de Internet, aunque usted así lo requiriere. Por este motivo, le rogamos que reflexione detenidamente sobre el contenido y las posibles consecuencias de los mensajes que nos envía.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*