William Chong en un video donde cuenta su experiencia. (Foto: veterans.gc.ca)

William Chong, agente doble y héroe canadiense de origen chino

Share

Nacido en Vancouver, Columbia Británica, el 15 de julio de 1911, Bill Chong vivió en un momento en que era muy fuerte la discriminación contra la comunidad china. No se le permitió votar y le fue negado el ingreso al ejército canadiense cuando estalló la guerra.

En 1941 William “Bill” Chong se encontraba en Hong Kong, en ese entonces posesión británica, donde debía encargarse de la sucesión de su difunto padre. Al estallar la guerra, el joven cocinero chino de un restaurante familiar en Vancouver, Columbia Británica, se encontró atrapado en el archipiélago del sur chino.

En una entrevista de archivos Bill Chong dice que los japoneses habían ocupado ya Hong Kong y que él vivía en el apartamento de su hermana, que ya ella se había ido  y estaba desocupado. Él estaba encerrado y no osaba poner un pie afuera. La situación era crítica.

Desde ese apartamento pudo ver cómo los japoneses mataron a un soldado enemigo herido que solo pedía un vaso de agua. Él no sabe si era estadounidense o canadiense.

Bill Chong estaba indignado, porque hubieran podido hacerlo prisionero en vez de liquidarlo. Frente a esta situación, pensó que si lo atrapaban él correría la misma suerte. Fue así como decidió escaparse. “Entré en China libre y me alisté en el ejército británico”, dice Bill Chong.

Allí se ofreció como voluntario y formó parte del Grupo de Ayuda del Ejército Británico, una unidad de inteligencia británica MI-9, en la que sirvió como el “Agente 50” en condiciones extremadamente hostiles en China. Durante más de 4 años sirvió como guía para ayudar a los fugitivos a salir de las áreas ocupadas por los japoneses.

Normalmente vestía ropa de mendigo, fingía cojear y caminaba con la ayuda de  palo hueco que le servía para transportar medicamentos y otros suministros pequeños, mensajes e información de inteligencia. Fue atrapado varias veces y escapó de sus captores, una vez con una suerte aparentemente tan imposible que le evitó ser decapitado.

Las medallas de William Chong en el Museo Sino Canadiense de Vancouver. A la izquierda, la Medalla del Imperio Británico. Después de izquierda a derecha: La Estrella de 1939-1946, la Estrella del Pacífico y la Medalla de Guerra de 1939-1945. (Foto: veterans.gc.ca

Su compañero de infortunio le hizo señas a un soldado japonés mostrándole algo que tenía en su bolsillo. Era una vieja tarjeta de visita de un oficial japonés y como los soldados pensaron que podían tener conexiones con la autoridad, los dejaron ir.

Bill Chong continuó su servicio como agente y guía encubierto, pero también pasó tiempo ayudando a reparar y mantener los puestos de avanzada del hospital militar. En 1947 se le otorgó la Medalla del Imperio Británico por su valentía, el más alto honor otorgado a los ciudadanos no bitánicos. Bill Chong sobrevivió a la guerra y cuando esta terminó se mudó a la Isla de Vancouver, donde abrió un restaurante chino en Chemainus. William “Bill”  Chong murió en 2006 a los 95 años.

RCI (Marc Montgomery-Raymond Desmarteau/veterans.gc.ca

Share
Categorías: Historia, Internacional
Etiquetas: , , , , ,

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

@*@ Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Aclaración: al enviarnos su comentario, usted reconoce que Radio Canadá Internacional tiene derecho a reproducir y a difundir el mismo, total o parcialmente, de la forma que fuere. Cabe destacar que Radio Canadá Internacional no endosa las opiniones vertidas por los internautas. Sus comentarios serán leídos y publicados si respetan las condiciones de nuestro sitio internet, aquí denominadas “Netiquette”.

Reglas de utilización »

Al verter sus opiniones en un foro público, debe ser igual de cortés que si estuviera frente a un interlocutor. No se tolerarán ataques ni insultos personales. Una cosa es no estar de acuerdo con una opinión, una idea o un hecho, y otra es faltar el respeto al prójimo. Las personas elocuentes no siempre están de acuerdo, y justamente ahí reside el interés de los foros.

La "netiquette" es el conjunto de reglas de conducta que rigen el comportamiento de los internautas. Antes de intervenir en una tribuna, es importante conocer estas reglas. Caso contrario, usted corre el riesgo de ser expulsado.

  1. Los foros de RCInet.ca no son anónimos. Al inscribirse, los usuarios deben ingresar su nombre, apellido y lugar de residencia. Estos datos aparecerán junto al comentario. RCInet.ca se reserva el derecho de no publicar un comentario si duda de la identidad de su autor.
  2. La usurpación de identidad con la intención de inducir a error o de perjudicar a un tercero es una infracción grave plausible de expulsión.
  3. Los foros de RCInet.ca están abiertos a todos, sin distinción de edad, origen étnico, religión, género ni orientación sexual.
  4. Las declaraciones difamatorias, agresivas, racistas, xenófobas, homofóbicas, sexistas o prejuiciosas hacia algún origen étnico, religión o franja etaria no serán publicadas.
  5. En Internet, las mayúsculas equivalen a gritos y pueden ser interpretadas como un signo de agresividad, lo cual resulta desagradable para los demás. Todo mensaje que contenga una o varias palabras en mayúscula (con excepción de las siglas y los acrónimos) será rechazado. Igual suerte correrán los mensajes que contengan una o varias palabras en letra negrita, itálica o subrayada.
  6. El lenguaje vulgar, obsceno o malintencionado está prohibido. Los foros son lugares públicos y sus declaraciones podrían herir la sensibilidad de otros internautas. Las personas que utilicen un lenguaje grosero serán expulsadas.
  7. El respeto mutuo es una condición de base. Por eso mismo está prohibido injuriar, amenazar o acosar a otro usuario. Usted puede expresar su desacuerdo sin atacar al prójimo.
  8. El intercambio de opiniones y puntos de vista discordantes es un elemento clave en todo debate sano, pero no debe transformarse en un diálogo ni en una discusión privada entre dos participantes que se interpelan sin importarles lo que piensen los demás. Los mensajes de esta naturaleza no serán publicados.
  9. Radio Canadá Internacional emite en cinco lenguas. Los debates en los foros deben realizarse en la misma lengua que el contenido al que hacen referencia. El uso de otras lenguas, con excepción de unas pocas palabras, está prohibido.
  10. Los mensajes que no tengan relación con el tema comentado no serán publicados.
  11. El envío reiterado de un mismo mensaje perjudica el intercambio de opiniones y por ende no será tolerado.
  12. La inserción de imágenes o de cualquier otro tipo de archivo en un comentario está prohibida. La inclusión de hipervínculos hacia otros sitios está permitida, a condición de que se respete la “netiquette”. Sin embargo, Radio Canadá Internacional no es responsable del contenido de estos sitios externos.
  13. La copia de texto de un tercero, aun cuando se incluya la referencia al autor, es inaceptable si la citación constituye la mayor parte del comentario.
  14. La publicidad y la convocación a movilizaciones, de cualquier forma que fuere, está prohibida en los foros de Radio Canadá Internacional.
  15. Todos los comentarios y contenidos son evaluados antes de su publicación. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de no publicar los mensajes de los internautas.
  16. En todo momento y sin preaviso, Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de cerrar un foro.
  17. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de modificar este conjunto de reglas de conducta (netiquette) en cualquier momento y sin preaviso.
  18. Al participar en un foro, usted autoriza a Radio Canadá Internacional a publicar sus comentarios en Internet por un periodo de tiempo indeterminado. Esto significa asimismo que los mensajes serán indexados por los motores de búsqueda de Internet.
  19. Radio Canadá Internacional no está obligada, bajo ningún punto de vista, a retirar sus comentarios de Internet, aunque usted así lo requiriere. Por este motivo, le rogamos que reflexione detenidamente sobre el contenido y las posibles consecuencias de los mensajes que nos envía.

*