Colaborar o huir

Share

Tras negarse a espiar a miembros de su comunidad en nombre de las autoridades saudíes, Saïd obtuvo el asilo político en Canadá. 

Espiar a esas personas, habría puesto en peligro sus vidas.

Prefirió huir con su familia, dejando atrás un país del que nunca creyó poder salir. 

Esta es su historia...

Era un mediodía cualquiera en la oficina de Saïd, o al menos, eso parecía. Estaba tomando una pausa y como era su costumbre, en un gesto repetitivo y apresurado, sus pulgares se deslizaban por la pantalla de su teléfono celular.

Sus ojos iban y venían a través de las publicaciones de las cuentas de Twitter que sigue diariamente, sobre todo aquellas que tratan de política, su tema preferido.

En un momento dado, su interés se abocó específicamente a publicaciones de saudíes exiliados, entre ellos varios disidentes.

De acuerdo o no con sus opiniones, para Saïd, consultar esas publicaciones era una manera de saber más sobre la realidad de esas personas.

Al apagar el teléfono para volver a su escritorio, la decepción se podía ver en la cara de Saïd. Siempre se cuestionó ¿por qué esa gente se fue a tantos miles de kilómetros de Arabia Saudita? Deberían estar aquí en su país, pensó.

En el fondo, Saïd culpaba a los exiliados por irse. Ese día no sabía que él también pronto se tendría que ir de su país. 

 

 

El error de Saïd

Saïd, un mulsumán chiíta, vivió en Arabia Saudita hasta hace poco. Históricamente los chiítas, por ser minoría, han sido marginados por la mayoría sunita.

"Como musulmán chiíta, desde tu primer día en la escuela te dicen que no eres un musulmán verdadero. Somos atacados por los medios de comunicación. Somos intimidados en Twitter".  - Saïd, cuyo nombre real fue mantenido en secreto por la seguridad de su familia y amigos aún en Arabia Saudita

Saïd no se describe a sí mismo como un disidente. Sin embargo, desde la primavera árabe de 2011, se dio cuenta de que la gente de su región mostraba cada vez más su frustración con el gobierno.

Con el paso de los años, la represión del régimen contra los chiítas aumentó. Uno de sus líderes religiosos más importantes fue arrestado y ejecutado en 2016, lo que provocó indignación de la comunidad chiíta.

Saïd también está consternado por lo que está sucediendo en Yemen. Deplora el papel de Arabia Saudita en este conflicto, una de las peores crisis humanitarias del mundo.

"Lo que está ocurriendo en Yemen es un verdadero desastre... Empecé a hablar de ello en la oficina. También hablé de lo que estaba sucediendo en mi comunidad." - Saïd

Y ése fue su error. Hablar en público de sus preocupaciones. 

Ilustración de Sophie Leclerc para Radio-Canada

Sin embargo, Saïd nunca se imaginó que un compañero de trabajo estaría prestando especial atención a lo que él estaba diciendo. Hoy, el refugiado está convencido de que su colega transmitió sus observaciones a las autoridades saudíes.

"Pensé que después de todo nuestro tiempo como compañeros de trabajo, podría haber guardado silencio callado o al menos perdonado.... Yo era una de las miles de personas que hablaban. Mi error fue hablar en el lugar equivocado", dice Saïd con pesar.

Este paso en falso cambió su vida para siempre. 

 

Despidos y despedidas 

Poco tiempo después Saïd perdió su trabajo. Sin duda, lo que dijo sobre el conflicto en Yemen fue la causa de su despido. Sin embargo, ése fue sólo el comienzo de sus problemas.

Un día, recibió una llamada de un oficial de inteligencia del gobierno saudí, quien lo llamó a una reunión en un lugar público.

Una vez allí, su interlocutor va al grano y le recuerda Saïd: "Cometiste un error. Sabemos lo que dijiste y dónde lo dijiste. Ahora tienes que trabajar con nosotros para que podamos perdonarte." "¿Sabes lo que le hacen a los traidores en todos los países del mundo?" le habría añadido el agente. Saïd comprendió entonces que corría el riesgo de ser asesinado.

 

 Ilustración de Sophie Leclerc para Radio-Canada

 

Para ganar tiempo dijo que cooperaría. Su misión era espiar a la gente de la comunidad chiíta, su comunidad.  Pero, para su desgracia, el castigo no terminó ahí. 

"Por mi culpa, le pidieron a mi esposa que colaborara con ellos. » - Saïd

Irónicamente, Saïd considera que la inestabilidad política en su región le ha salvado la vida. Las autoridades saudíes necesitan espías en la comunidad chiíta. "No me mataron porque necesitaban a alguien de mi pueblo", dice.

La idea de colaborar con el régimen repelió a Saïd y a su esposa.

"Sabía que si espiaba a esta gente, los pondría en peligro. Mi esposa y yo tuvimos que tomar una decisión difícil: o nos quedamos y cooperamos o nos escapamos. Hubiéramos sentido como si tuviéramos sangre en las manos trabajando para ese gobierno." - Saïd

La pareja decidió huir de Arabia Saudita.

Buscar refugio en Canadá

Con su familia, Saïd pidió asilo en Canadá, aunque nunca hubiera pensado en dejar su país, "ni siquiera por un segundo", insiste.

Ilustración de Sophie Leclerc para Radio-Canada

"No estaba de acuerdo con todo en mi país, pero es mi país. Cualquier persona prefiere estar con tus amigos, con sus seres queridos, en su comunidad [...] No puede imaginarse estar lejos de su tierra, sabiendo que será difícil recuperarla", dijo en una entrevista con Radio-Canadá.

Más y más saudíes están dejando el país. Los que han solicitado asilo en Canadá también. Su número ha aumentado constantemente en los últimos 10 años.

 

Solicitudes de refugio en Canadá por ciudadanos saudíes 

 

Los datos disponibles para 2018 confirman esta tendencia: Canadá recibió 274 casos de solicitantes de asilo de Arabia Saudita en los primeros nueve meses de ese año.

Según la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, Canadá ocupa el segundo lugar entre los países que acogen a refugiados de Arabia Saudita, detrás de Estados Unidos. Los datos de la ONU confirman la tendencia al alza de sus solicitudes de asilo en todo el mundo.

 

Solicitudes de refugio de ciudadanos saudíes en el mundo por año

 

El aumento del número de solicitudes de asilo saudíes no es sorprendente para Saïd. "Desde que Mohammed ben Salmane llegó al poder, ha sido cada vez más difícil vivir en ese país", dice.

El príncipe heredero saudita, apodado MBS, proyecta la imagen de un reformador que tiene el deseo de impulsar la monarquía saudí hacia la modernidad. Sin embargo, el aumento del número de detenciones de defensores de los derechos humanos en los últimos años, seguido del asesinato del periodista Jamal Khashoggi en un consulado saudí, ha supuesto un duro golpe para la reputación del futuro rey.

El foco de atención sobre el gobierno saudí en los últimos meses no ha sido bueno para Mohammed ben Salmane, según Said. "Estos son días oscuros para él. Va a pagar un alto precio. No creo que vaya a ser el rey", continúa, con la esperanza de que la familia real retire al Príncipe Heredero del poder.

 

En Canadá hay dudas

El príncipe heredero saudita Mohammed Ben Salmane. Ilustración de Sophie Leclerc para Radio-Canada

 

El ex embajador canadiense Dennis Horak no piensa lo mismo que Saïd "Los saudíes no dejarán que el mundo les diga cómo gobernar su país", dice el diplomático que conoce bien la Arabia Saudita.

Horak estuvo allí de 2015 a 2018 y declaró fue declarado persona non grata el pasado mes de agosto, a raíz de la disputa diplomática con Canadá por el encarcelamiento de defensoras de los derechos humanos.

Radio-Canadá envió una serie de solicitudes de comentarios a Asuntos Exteriores Saudíes por la Comisión de Consolidación de la Paz para este informe, pero nunca se recibió  respuesta.

 

Detalle de una ilustración de Sophie Leclerc para Radio-Canada

El reino del silencio
Afuera hace menos 15 grados centígrados. El invierno está bien instalado en Canadá. Con grandes y cálidas botas en los pies y cubierto con un grueso abrigo de invierno, Saïd abrió la puerta de su apartamento.

Una vez adentro, se sienta cerca de la mesa de la cocina y saca el teléfono celular de su bolsillo. De nuevo esta noche, leerá a los disidentes saudíes en Twitter y escuchará lo que tienen que decir en YouTube.

Muchos de los que sigue hoy en día en las redes sociales son los mismos a los que culpó no hace mucho tiempo por dejar Arabia Saudita.

"Cuando vi a esta gente huyendo, no podía imaginarme cómo se sentían. Pero ahora estoy en su lugar."

- Saïd

Hoy en día, él entiende la importancia del mensaje disidente. "La gente fuera del reino les dice a los que viven allí: tienen derechos humanos y políticos."

Saïd, que podría haberse convertido en un espía del régimen por hablar demasiado, ahora quiere que los saudíes estén lo suficientemente informados como para tomar .

La conciencia de la gente es lo que preocupa al gobierno", dice Saïd, que llama a su país el "reino del silencio". Esta conciencia puede convertirse en un arma pacífica importante en manos de la gente, cree él.

A Saïd y a su familia se les ha concedido el estatuto de refugiados en Canadá.

 

La versión original en francés de este reportaje fue hecha por el periodista Gino Harel de colectivo de periodismo de investigación de Radio-Canada, Enquête. Existe también una versión televisiva, igualmente en francés.

 

 

Share
Publicado en: Inmigración y Refugiados, Internacional, Retratos
@*@ Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Aclaración: al enviarnos su comentario, usted reconoce que Radio Canadá Internacional tiene derecho a reproducir y a difundir el mismo, total o parcialmente, de la forma que fuere. Cabe destacar que Radio Canadá Internacional no endosa las opiniones vertidas por los internautas. Sus comentarios serán leídos y publicados si respetan las condiciones de nuestro sitio internet, aquí denominadas “Netiquette”.

Reglas de utilización »

Al verter sus opiniones en un foro público, debe ser igual de cortés que si estuviera frente a un interlocutor. No se tolerarán ataques ni insultos personales. Una cosa es no estar de acuerdo con una opinión, una idea o un hecho, y otra es faltar el respeto al prójimo. Las personas elocuentes no siempre están de acuerdo, y justamente ahí reside el interés de los foros.

La "netiquette" es el conjunto de reglas de conducta que rigen el comportamiento de los internautas. Antes de intervenir en una tribuna, es importante conocer estas reglas. Caso contrario, usted corre el riesgo de ser expulsado.

  1. Los foros de RCInet.ca no son anónimos. Al inscribirse, los usuarios deben ingresar su nombre, apellido y lugar de residencia. Estos datos aparecerán junto al comentario. RCInet.ca se reserva el derecho de no publicar un comentario si duda de la identidad de su autor.
  2. La usurpación de identidad con la intención de inducir a error o de perjudicar a un tercero es una infracción grave plausible de expulsión.
  3. Los foros de RCInet.ca están abiertos a todos, sin distinción de edad, origen étnico, religión, género ni orientación sexual.
  4. Las declaraciones difamatorias, agresivas, racistas, xenófobas, homofóbicas, sexistas o prejuiciosas hacia algún origen étnico, religión o franja etaria no serán publicadas.
  5. En Internet, las mayúsculas equivalen a gritos y pueden ser interpretadas como un signo de agresividad, lo cual resulta desagradable para los demás. Todo mensaje que contenga una o varias palabras en mayúscula (con excepción de las siglas y los acrónimos) será rechazado. Igual suerte correrán los mensajes que contengan una o varias palabras en letra negrita, itálica o subrayada.
  6. El lenguaje vulgar, obsceno o malintencionado está prohibido. Los foros son lugares públicos y sus declaraciones podrían herir la sensibilidad de otros internautas. Las personas que utilicen un lenguaje grosero serán expulsadas.
  7. El respeto mutuo es una condición de base. Por eso mismo está prohibido injuriar, amenazar o acosar a otro usuario. Usted puede expresar su desacuerdo sin atacar al prójimo.
  8. El intercambio de opiniones y puntos de vista discordantes es un elemento clave en todo debate sano, pero no debe transformarse en un diálogo ni en una discusión privada entre dos participantes que se interpelan sin importarles lo que piensen los demás. Los mensajes de esta naturaleza no serán publicados.
  9. Radio Canadá Internacional emite en cinco lenguas. Los debates en los foros deben realizarse en la misma lengua que el contenido al que hacen referencia. El uso de otras lenguas, con excepción de unas pocas palabras, está prohibido.
  10. Los mensajes que no tengan relación con el tema comentado no serán publicados.
  11. El envío reiterado de un mismo mensaje perjudica el intercambio de opiniones y por ende no será tolerado.
  12. La inserción de imágenes o de cualquier otro tipo de archivo en un comentario está prohibida. La inclusión de hipervínculos hacia otros sitios está permitida, a condición de que se respete la “netiquette”. Sin embargo, Radio Canadá Internacional no es responsable del contenido de estos sitios externos.
  13. La copia de texto de un tercero, aun cuando se incluya la referencia al autor, es inaceptable si la citación constituye la mayor parte del comentario.
  14. La publicidad y la convocación a movilizaciones, de cualquier forma que fuere, está prohibida en los foros de Radio Canadá Internacional.
  15. Todos los comentarios y contenidos son evaluados antes de su publicación. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de no publicar los mensajes de los internautas.
  16. En todo momento y sin preaviso, Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de cerrar un foro.
  17. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de modificar este conjunto de reglas de conducta (netiquette) en cualquier momento y sin preaviso.
  18. Al participar en un foro, usted autoriza a Radio Canadá Internacional a publicar sus comentarios en Internet por un periodo de tiempo indeterminado. Esto significa asimismo que los mensajes serán indexados por los motores de búsqueda de Internet.
  19. Radio Canadá Internacional no está obligada, bajo ningún punto de vista, a retirar sus comentarios de Internet, aunque usted así lo requiriere. Por este motivo, le rogamos que reflexione detenidamente sobre el contenido y las posibles consecuencias de los mensajes que nos envía.

*