@*@ Header
Los participantes en las negociaciones sobre el programa nuclear iraní en Viena.

Los participantes en las negociaciones sobre el programa nuclear iraní en Viena.
Crédito de la foto: Leonhard Foeger / Reuters

Tras el acuerdo nuclear: ¿cuál será la posición de Canadá ante Irán?

FacebookTwitterGoogle+PinterestWeChatEmailPrintPartager
Escuche

El anuncio de un acuerdo logrado entre Irán y un grupo de países occidentales, además de Rusia y China, es un tema abordado este martes por la prensa canadiense.

En las páginas del periódico de circulación nacional The Globe and Mail, de Toronto, Thomas Juneau, profesor en la Universidad de Ottawa sostiene que ese acuerdo abre la interrogante sobre cuál será la posición de Canadá frente a Irán.

Irán y el grupo de países del P5 + 1, que son China, Francia, Rusia, Inglaterra y Estados Unidos, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, además de Alemania, finalmente llegó a un acuerdo este martes para poner fin a la larga disputa sobre las ambiciones nucleares de la República islámica de Irán. Este acuerdo plantea interrogantes para Canadá, país que ha tomado una postura particularmente agresiva hacia ese país en los últimos años.

La hostilidad del gobierno de Harper hacia Teherán se basó en la premisa, expresada a menudo por el primer ministro y sus ministros de alto rango, que Irán representa la mayor amenaza para la paz y la seguridad internacionales.

El gobierno de Harper matizó recientemente su opinión, declarando a Irán como una amenaza “importante” para la seguridad internacional, lo que refleja la creciente preocupación de Ottawa ante el grupo armado Estado Islámico y Rusia. Sin embargo, lo cierto es que Canadá, bajo un gobierno conservador, se ha diferenciado de sus aliados adoptando una línea más dura contra Irán.

Como protesta contra el programa nuclear iraní, la situación de los derechos humanos en ese país y las políticas regionales de confrontación, Canadá ha implementado todas las sanciones de la ONU contra Irán y ha adoptado con mucho ruido medidas unilaterales adicionales. En las arenas multilaterales, la diplomacia canadiense ha criticado en varias ocasiones a Irán. Ottawa también rompió relaciones diplomáticas con ese país en 2012.

A medida que las conversaciones nucleares avanzaban en los últimos dos años, Canadá optó por una posición de escepticismo, insistiendo que sólo acciones tangibles demostrarían el compromiso de Irán para frenar su programa nuclear. Canadá también destacó sistemáticamente que la situación de los derechos humanos no había mejorado bajo la presidencia de Hassan Rouhani y que el apoyo iraní al terrorismo en Oriente Medio continuaba activo.

Esta política agresiva del gobierno del primer ministro canadiense Stephen Harper hacia Irán se ha basado en una premisa errónea, ha tenido un impacto marginal, y se ha traducido en magros beneficios.

En primer lugar, la política del gobierno canadiense fue elaborada a partir de una creencia fundamentalmente errada, y es que Irán no es la mayor amenaza para la paz y la seguridad en el mundo. Su economía ha sido estrangulada por las sanciones; su ejército es débil en términos convencionales, y se encuentra diplomáticamente aislada, más de lo que ha estado desde la década de los años 80. Sus políticas de seguridad regional han sido en su mayoría en reacción a factores externos.

Más importante aún, Irán apenas representa una amenaza marginal a los intereses canadienses, por lo cual las políticas hostiles de gobierno canadiense son injustificadas.

Afirmar que las políticas de Ottawa se basan en principios, como a menudo repite el gobierno canadiense, es en el mejor de los casos, un argumento inconsistente, y en el peor, un discurso hipócrita. La situación de los derechos humanos en Arabia Saudita es mucho peor que en Irán, y sin embargo el gobierno de Canadá busca más bien profundizar los lazos con Riad.

La política del gobierno de Harper hacia Irán ha tenido un impacto limitado. A nivel internacional se ha traducido en una alguna ocasional molestia en Washington y ha causado una mezcla de incomprensión y desconcierto en Teherán.

Esas políticas han traído beneficios limitados para Canadá. Es cierto que la retórica de Harper ha sido recibida positivamente por el gobierno de Netanyahu en Israel y en las capitales árabes del Golfo Pérsico. Al mismo tiempo, hay que admitir que el costo de esas posturas han sido mínimo: el comercio bilateral con Irán era ya limitado, y se habría perdido de todos modos debido a las sanciones. Por su parte, Irán no tomó represalias contra los intereses canadienses.

Canadá tiene tres opciones. La primera es que Ottawa podría mantener su hostilidad hacia Irán, con lo que se gana poco. Esto garantizaría que Canadá se quedará fuera tras un acuerdo. El resurgimiento económico y diplomático de Irán será lento y gradual, pero ofrece beneficios atractivos a largo plazo.

En segundo lugar, Ottawa podría seguir los pasos de sus aliados estadounidenses y europeos. El acuerdo no significa una gran reconciliación, pero por el momento reduce la tensión. Esta opción implicaría una moderación lenta y cautelosa de la postura canadiense y mantener una actitud abierta sobre futuras medidas de cooperación.

La tercera opción es que Canadá podría pensar de manera previsora y reconocer que Irán tiene el potencial para consolidarse como una importante potencia regional. Ese potencial está lejos de manifestarse actualmente, pero Canadá podría optar por posicionarse como un socio activo en una posible reintegración de Irán en la economía mundial y en las estructuras de seguridad regional. Es poco probable que esto suceda si los conservadores de Harper son reelegidos en octubre, pero podría ser una opción atractiva para los Liberales de Justin Trudeau o el Nuevo Partido Democrático, de Tom Mulcair, dice finalmente un artículo de opinión publicado en el periódico de circulación nacional, The Globe and Mail.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Canadá, Derechos Humanos, En cartelera, Internacional, Política, Reportaje, Revista de prensa

¿Encontró un error? ¡Pulsa aquí!

@*@ Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

 caracteres disponibles

Aclaración: al enviarnos su comentario, usted reconoce que Radio Canadá Internacional tiene derecho a reproducir y a difundir el mismo, total o parcialmente, de la forma que fuere. Cabe destacar que Radio Canadá Internacional no endosa las opiniones vertidas por los internautas. Sus comentarios serán leídos y publicados si respetan las condiciones de nuestro sitio internet, aquí denominadas “Netiquette”.

Reglas de utilización »

Al verter sus opiniones en un foro público, debe ser igual de cortés que si estuviera frente a un interlocutor. No se tolerarán ataques ni insultos personales. Una cosa es no estar de acuerdo con una opinión, una idea o un hecho, y otra es faltar el respeto al prójimo. Las personas elocuentes no siempre están de acuerdo, y justamente ahí reside el interés de los foros.

La "netiquette" es el conjunto de reglas de conducta que rigen el comportamiento de los internautas. Antes de intervenir en una tribuna, es importante conocer estas reglas. Caso contrario, usted corre el riesgo de ser expulsado.

  1. Los foros de RCInet.ca no son anónimos. Al inscribirse, los usuarios deben ingresar su nombre, apellido y lugar de residencia. Estos datos aparecerán junto al comentario. RCInet.ca se reserva el derecho de no publicar un comentario si duda de la identidad de su autor.
  2. La usurpación de identidad con la intención de inducir a error o de perjudicar a un tercero es una infracción grave plausible de expulsión.
  3. Los foros de RCInet.ca están abiertos a todos, sin distinción de edad, origen étnico, religión, género ni orientación sexual.
  4. Las declaraciones difamatorias, agresivas, racistas, xenófobas, homofóbicas, sexistas o prejuiciosas hacia algún origen étnico, religión o franja etaria no serán publicadas.
  5. En Internet, las mayúsculas equivalen a gritos y pueden ser interpretadas como un signo de agresividad, lo cual resulta desagradable para los demás. Todo mensaje que contenga una o varias palabras en mayúscula (con excepción de las siglas y los acrónimos) será rechazado. Igual suerte correrán los mensajes que contengan una o varias palabras en letra negrita, itálica o subrayada.
  6. El lenguaje vulgar, obsceno o malintencionado está prohibido. Los foros son lugares públicos y sus declaraciones podrían herir la sensibilidad de otros internautas. Las personas que utilicen un lenguaje grosero serán expulsadas.
  7. El respeto mutuo es una condición de base. Por eso mismo está prohibido injuriar, amenazar o acosar a otro usuario. Usted puede expresar su desacuerdo sin atacar al prójimo.
  8. El intercambio de opiniones y puntos de vista discordantes es un elemento clave en todo debate sano, pero no debe transformarse en un diálogo ni en una discusión privada entre dos participantes que se interpelan sin importarles lo que piensen los demás. Los mensajes de esta naturaleza no serán publicados.
  9. Radio Canadá Internacional emite en cinco lenguas. Los debates en los foros deben realizarse en la misma lengua que el contenido al que hacen referencia. El uso de otras lenguas, con excepción de unas pocas palabras, está prohibido.
  10. Los mensajes que no tengan relación con el tema comentado no serán publicados.
  11. El envío reiterado de un mismo mensaje perjudica el intercambio de opiniones y por ende no será tolerado.
  12. La inserción de imágenes o de cualquier otro tipo de archivo en un comentario está prohibida. La inclusión de hipervínculos hacia otros sitios está permitida, a condición de que se respete la “netiquette”. Sin embargo, Radio Canadá Internacional no es responsable del contenido de estos sitios externos.
  13. La copia de texto de un tercero, aun cuando se incluya la referencia al autor, es inaceptable si la citación constituye la mayor parte del comentario.
  14. La publicidad y la convocación a movilizaciones, de cualquier forma que fuere, está prohibida en los foros de Radio Canadá Internacional.
  15. Todos los comentarios y contenidos son evaluados antes de su publicación. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de no publicar los mensajes de los internautas.
  16. En todo momento y sin preaviso, Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de cerrar un foro.
  17. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de modificar este conjunto de reglas de conducta (netiquette) en cualquier momento y sin preaviso.
  18. Al participar en un foro, usted autoriza a Radio Canadá Internacional a publicar sus comentarios en Internet por un periodo de tiempo indeterminado. Esto significa asimismo que los mensajes serán indexados por los motores de búsqueda de Internet.
  19. Radio Canadá Internacional no está obligada, bajo ningún punto de vista, a retirar sus comentarios de Internet, aunque usted así lo requiriere. Por este motivo, le rogamos que reflexione detenidamente sobre el contenido y las posibles consecuencias de los mensajes que nos envía.

*

Un comentario sobre “Tras el acuerdo nuclear: ¿cuál será la posición de Canadá ante Irán?
  1. BUENAS TARDES DE NUEVO, CREO QUE CANADA TIENE MUY BIEN DEFINIDA SU POSTURA ANTE IRAN, CON UNA FIRME MADURES DE ESTAR ANTENTOS ALOS ACONSETIMIENTOS FUTUROS QUE SE IIEGUEN AREALIZAR Y TOMAR LA DECISION CON TIEMPO Y CERTESA, ,SIEMPRE ATENTOS Y GUARDANDO UNA DISTANCIA,,QUE NO ,PARA PODER ENTRAR A PLATICAS U ACUERDOS SI ESTOS PROSPERARIAN, EN BIEN POSITIVO PARA EL PAIS DE LO CONTRARIO ,SE RETRACTARA SINO MIRA LO QUE BUSCAN IIA QUE POR LO QUE VEO CANA ES UN PAIS CON DEMASIADA MADURES POLITICA ,,,GRACIA,S

1 Pings/Trackbacks para "Tras el acuerdo nuclear: ¿cuál será la posición de Canadá ante Irán?"
  1. […] Nota 2: Véase por ejemplo el artículo publicado en Canadá por RCI, titulado “Tras el acuerdo nuclear: ¿cuál será la posición de Canadá ante Irán?”, disponible aquí. […]