@*@ Header

Crédito de la foto: iStockPhoto.com

Energía magnética: más tolerancia con inmigrantes y menos fe en Dios

FacebookTwitterGoogle+PinterestWeChatEmailPrintPartager
Escuche

Según una investigación con energía magnética, un tercio de los sujetos que participaron de la proyecto resultaron ser más tolerantes con los inmigrantes y aseguraron creer menos en Dios.

iStockPhoto.com

iStockPhoto.com

¿Qupe pasaría si la fe en Dios y los prejuicios contra los inmigrantes pueden ser alterados con energía magnética? Esta es la pregunta que este grupo de científicos se hizo en un trabajo publicado en la revista Neurociencia Social cognitiva y afectiva.  Este tipo de experimentos científicos con “energía magnética” es realizado mediante estimulaciones magnéticas transcraneales, un procedimiento no invasivo realizado con una bobina de metal que emiten impulsos al cerebro del paciente. Con esa energía, se activan ciertas regiones del cerebro, método que es utilizado para medir el daño de un derrame cerebral y en menor medida pero en paulatino aumento, en el tratamiento de casos de depresión. En el marco de esta investigación, los científicos trataron de hacer lo opuesto, es decir, desactivar temporalmente una parte del cerebro (la que responde a las amenazas) y medir su efecto sobre las creencias y los prejuicios vinculados con ellos.

Para llevar a cabo esta investigación, los científicos de la universidad británica de York en conjunto con un grupo de profesionales de la UCLA, reclutaron a 39 estudiantes universitarios con un perfil políticamente moderado. Este grupo fue dividido en 2. El primero de los grupos fue sometido a una simulación transcraneal magnética que no producía ningún efecto en el cerebro de los participantes y la otra mitad fue expuesta al mismo estímulo pero lo suficientemente fuerte como para apagar temporalmente un segmento específico de la parte posterior medial de la corteza cerebral. Esta parte del cerebro cercana a la frente, conocida como PMFC por sus siglas en inglés, es la que identifica los problemas y después de medir el nivel de amenaza, genera una respuesta para cada uno de ellos.

Lo primero que se registró fue el efecto del cierre temporal de la parte del cerebro que forma juicios basado en amenazas. Luego de recibir las dosis de estimulación transcraneal magnética se les pidió a los participantes responder preguntas sobre su propia muerte. Según estudios anteriores, pensar en la muerte de uno mismo puede afectar directamente la creencia de una persona en la religión. Un modelo parecido fue utilizado para testear los niveles de prejuicio para con los inmigrantes. Los participantes recibieron dos cartas escritas por inmigrantes, una de ellas elogiando el país y la otra con fuertes críticas. En el caso de la religión, la hipótesis teórica sugería que, suspendiendo la actividad de esa región específica del cerebro, la necesidad de la creencia en Dios se vería reducida y en el caso de los inmigrantes, los sujetos serían menos influenciados por las cartas negativas.

En los dos casos las hipótesis fueron corroboradas. En los participantes que fueron expuestos a la energía magnética un 32.8 % expresan menos creencia en Dios, los ángeles o el cielo y el 28.5% mostró una respuesta positiva hacia el inmigrante que fue crítico con los Estados Unidos, comparándolo con el grupo de control.

 Dr Keise Izuma / Universidad de York

Dr Keise Izuma / Universidad de York

Keise Izuma, de la universidad de York asegura que el estudio es en realidad bastante sencillo. Según Izuma “la gente recurre seguido a la ideología cuando se enfrenta a los problemas”.

Uno de los objetivos de esta investigación era saber si una región del cerebro que está relacionada específicamente con la resolución de problemas concretos también estaba implicada en la solución de problemas abstractos tocados de cerca por la creencia o la ideología. Izuma aseguró que “la decisión de traer la “muerte” al cuestionario fue motivada por una investigación previa que sugería que la gente busca consuelo en la religión cuando se presentan temas relacionados con la muerte”.  El científico agregó que “como era de esperar, se encontró que cuando experimentalmente se apaga una parte de la corteza posterior frontal medial, la gente estaba menos dispuesta a llegar a ideas religiosas de consuelo a pesar de hablar de su propia muerte”.  Con respecto a la inmigración, según los profesionales, fue una amenaza menos concreta pero que al percibirla como venida desde el exterior, la reacción es diferente y se responde a esa amenaza aumentando los valores de grupo, entre otros, los religiosos, que al estar anulados por la energía magnética, fueron tolerados de mejor manera.

Colin Holbrook, uno de los autores principales de este artículo expresó que los resultados observados son un buen primer paso. Holbrook asegura que los resultados son llamativos pues dan la idea que los mecanismos cerebrales utilizados para combatir las amenazas directas y concretas son reutilizados para reaccionar frente a las amenazas ideológicas. Según el científico, la tarea es seguir investigando para entender exactamente cómo y porqué las creencias religiosas y las actitudes etnocéntricas se redujeron en el experimento.

Fuentes: Agencias, Universidad de York, UCLA

column-banner-leo

Publicado en: Ciencia, Internacional, Nuevas tecnologías, Religión, Reportaje, Sociedad, Tecnología

¿Encontró un error? ¡Pulsa aquí!

@*@ Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

 caracteres disponibles

Aclaración: al enviarnos su comentario, usted reconoce que Radio Canadá Internacional tiene derecho a reproducir y a difundir el mismo, total o parcialmente, de la forma que fuere. Cabe destacar que Radio Canadá Internacional no endosa las opiniones vertidas por los internautas. Sus comentarios serán leídos y publicados si respetan las condiciones de nuestro sitio internet, aquí denominadas “Netiquette”.

Reglas de utilización »

Al verter sus opiniones en un foro público, debe ser igual de cortés que si estuviera frente a un interlocutor. No se tolerarán ataques ni insultos personales. Una cosa es no estar de acuerdo con una opinión, una idea o un hecho, y otra es faltar el respeto al prójimo. Las personas elocuentes no siempre están de acuerdo, y justamente ahí reside el interés de los foros.

La "netiquette" es el conjunto de reglas de conducta que rigen el comportamiento de los internautas. Antes de intervenir en una tribuna, es importante conocer estas reglas. Caso contrario, usted corre el riesgo de ser expulsado.

  1. Los foros de RCInet.ca no son anónimos. Al inscribirse, los usuarios deben ingresar su nombre, apellido y lugar de residencia. Estos datos aparecerán junto al comentario. RCInet.ca se reserva el derecho de no publicar un comentario si duda de la identidad de su autor.
  2. La usurpación de identidad con la intención de inducir a error o de perjudicar a un tercero es una infracción grave plausible de expulsión.
  3. Los foros de RCInet.ca están abiertos a todos, sin distinción de edad, origen étnico, religión, género ni orientación sexual.
  4. Las declaraciones difamatorias, agresivas, racistas, xenófobas, homofóbicas, sexistas o prejuiciosas hacia algún origen étnico, religión o franja etaria no serán publicadas.
  5. En Internet, las mayúsculas equivalen a gritos y pueden ser interpretadas como un signo de agresividad, lo cual resulta desagradable para los demás. Todo mensaje que contenga una o varias palabras en mayúscula (con excepción de las siglas y los acrónimos) será rechazado. Igual suerte correrán los mensajes que contengan una o varias palabras en letra negrita, itálica o subrayada.
  6. El lenguaje vulgar, obsceno o malintencionado está prohibido. Los foros son lugares públicos y sus declaraciones podrían herir la sensibilidad de otros internautas. Las personas que utilicen un lenguaje grosero serán expulsadas.
  7. El respeto mutuo es una condición de base. Por eso mismo está prohibido injuriar, amenazar o acosar a otro usuario. Usted puede expresar su desacuerdo sin atacar al prójimo.
  8. El intercambio de opiniones y puntos de vista discordantes es un elemento clave en todo debate sano, pero no debe transformarse en un diálogo ni en una discusión privada entre dos participantes que se interpelan sin importarles lo que piensen los demás. Los mensajes de esta naturaleza no serán publicados.
  9. Radio Canadá Internacional emite en cinco lenguas. Los debates en los foros deben realizarse en la misma lengua que el contenido al que hacen referencia. El uso de otras lenguas, con excepción de unas pocas palabras, está prohibido.
  10. Los mensajes que no tengan relación con el tema comentado no serán publicados.
  11. El envío reiterado de un mismo mensaje perjudica el intercambio de opiniones y por ende no será tolerado.
  12. La inserción de imágenes o de cualquier otro tipo de archivo en un comentario está prohibida. La inclusión de hipervínculos hacia otros sitios está permitida, a condición de que se respete la “netiquette”. Sin embargo, Radio Canadá Internacional no es responsable del contenido de estos sitios externos.
  13. La copia de texto de un tercero, aun cuando se incluya la referencia al autor, es inaceptable si la citación constituye la mayor parte del comentario.
  14. La publicidad y la convocación a movilizaciones, de cualquier forma que fuere, está prohibida en los foros de Radio Canadá Internacional.
  15. Todos los comentarios y contenidos son evaluados antes de su publicación. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de no publicar los mensajes de los internautas.
  16. En todo momento y sin preaviso, Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de cerrar un foro.
  17. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de modificar este conjunto de reglas de conducta (netiquette) en cualquier momento y sin preaviso.
  18. Al participar en un foro, usted autoriza a Radio Canadá Internacional a publicar sus comentarios en Internet por un periodo de tiempo indeterminado. Esto significa asimismo que los mensajes serán indexados por los motores de búsqueda de Internet.
  19. Radio Canadá Internacional no está obligada, bajo ningún punto de vista, a retirar sus comentarios de Internet, aunque usted así lo requiriere. Por este motivo, le rogamos que reflexione detenidamente sobre el contenido y las posibles consecuencias de los mensajes que nos envía.

*