Una mujer palestina y sus hijos en un puesto de control del ejército israelí en Cisjordania

Una mujer palestina y sus hijos en un puesto de control del ejército israelí en Cisjordania
Photo Credit: Reuters

“No hay duda: Israel es un Estado de apartheid”

Neil Macdonald es columnista de opinión del difusor público canadiense Canadian Broadcasting Corporation. Fue corresponsal de CBC en Washington durante 12 años, y pasó otros cinco años informando desde el Medio Oriente.

En un artículo de opinión, Macdonald sostiene que desde la elección de Donald Trump, la colonización de los territorios palestinos ha aumentado con renovado entusiasmo.

Ha llegado el momento de estar de acuerdo con una larga lista de líderes políticos, académicos y figuras públicas israelíes tanto de izquierda como de derecha, incluidos tres ex primeros ministros, un ganador del premio Israel, dos ex jefes del servicio de inteligencia israelí Shin Bet, y uno de los principales periódicos del país, todos ellos han advertido que el estado judío se está convirtiendo, o ya lo es, en un Estado de apartheid. Yo elegiría la última caracterización, dice Macdonald.

Es interesante ver que dentro del discurso israelí, esta afirmación parece haberse convertido en rutinaria, mientras que continúa siendo radioactiva en Occidente, donde los enérgicos activistas pro-Israel escudriñan los medios, las universidades y la política, listos para declarar como antisemitismo o incitación a ello a cualquier uso de la palabra apartheid al referirse a Israel.

Basta ver la indignación y el veneno lanzado contra el ex presidente Jimmy Carter, bajo cuyo mandato fue firmado el acuerdo de paz entre Israel y Egipto, cuando tituló su libro publicado en 2006, “Palestina: paz no apartheid”.

De repente, para los partidarios de Israel, incluyendo parte de los cristianos evangélicos estadounidenses, Carter se transformó de estadista y ganador del Premio Nobel de la Paz en un viejo bajo el control de los terroristas.

Una foto tomada el 17 de enero de 2017 muestra nuevos apartamentos en construcción en el asentamiento israelí de Har Homa, situado en Jerusalén oriental, y una vista del vecindario árabe de Umm Tuba al fondo.
Una foto tomada el 17 de enero de 2017 muestra nuevos apartamentos en construcción en el asentamiento israelí de Har Homa, situado en Jerusalén oriental, y una vista del vecindario árabe de Umm Tuba al fondo. © (Thomas Coex/AFP/Getty Images)

Pero, como dijo una vez el fallecido Yossi Sarid, ex ministro de Educación y ex líder del partido político Meretz en Israel: “Lo que funciona como el apartheid, es aplicado como el apartheid y agrede como el apartheid, no es un pato, es el apartheid”, recuerda el columnista canadiense.

El pasado junio, el ex primer ministro israelí Ehud Barak reiteró una posición que mantiene desde hace años: “Si seguimos controlando toda el área desde el Mediterráneo hasta el río Jordán, donde viven unos 13 millones de personas, ocho millones de israelíes, cinco millones de palestinos… si solo una entidad reina en toda esta área, Israel se convertiría inevitablemente, y esta es la palabra clave, inevitablemente, ya sea en no judía o no democrática”. El país, repitió Barak, se encuentra “en una pendiente resbaladiza” que terminará en el apartheid.

El proceso de paz ha colapsado por completo. La expansión de los asentamientos judíos en Cisjordania ha continuado, y desde la elección de Donald Trump, la colonización ha aumentado con un vigoroso entusiasmo.

De hecho, la existencia de estas colonias es celebrada de rato en rato con una serie de apariciones del Primer Ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

“Estamos aquí para quedarnos, para siempre”, declaró hace dos meses en el asentamiento de Barkan, conmemorando el 50 aniversario de la ocupación israelí de Cisjordania. “No habrá más desarraigo de asentamientos en la tierra de Israel”, decía Netanyahu.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump y el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu el 23 de mayo 2017.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump y el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu el 23 de mayo 2017. © Lior Mizrahi

Esta noción, “la tierra de Israel”, a diferencia de la noción “Estado de Israel”, es un término utilizado por la derecha israelí para describir todo el territorio entre el río Jordán y el Mediterráneo, e inclusive más territorios.

El ministro de Justicia de Israel, Ayelet Shaked, y el de Educación, Naftali Bennett, han repetido que los palestinos deben entender que nunca tendrán un Estado. El ministro de Defensa, Avigdor Liberman, quien es un colono, dijo que “no hay esperanza” para la existencia de un Estado palestino acordado mutuamente, pero advirtió a Naftali Bennett contra la promoción de la anexión directa.

“Lo que proponen Bennett y su partido Jewish Home es un estado binacional clásico”, dijo Liberman hace dos años. “Ellos necesitan decidir si están hablando de un Estado binacional entre el río Jordán y el Mediterráneo… o si están hablando de un estado de apartheid”.

La lógica de Liberman parece ser que mientras los palestinos permanezcan bajo la ocupación y gobernados por una serie de leyes, con muchos menos derechos que los israelíes, entonces no es realmente el apartheid.

Esto en lugar de negarles un Estado pero dándoles el derecho al voto en alguna versión ampliada de Israel, algo que la derecha israelí considera como un suicidio nacional.

En la última década, la doctrina de Zeev Jabotinsky del”Muro de Hierro” ha dado lugar a un muro real, a veces de hierro, que se extiende aproximadamente a lo largo de las fronteras de 1967 de Cisjordania y Gaza.

Las principales carreteras al norte desde Jerusalén hacia Ramallah y Nablus, y al sur hacia Belén y Hebrón, ahora están bloqueadas por gigantescas barreras militares fortificadas.

Los aproximadamente 750.000 colonos judíos en Cisjordania y Jerusalén Este tienen absoluta libertad de movimiento y su propia red de caminos, en los cuales está prohibida la circulación de la clase marginal palestina.

Los colonos sospechosos de crímenes tienen sus plenos derechos ante los tribunales israelíes. En cambio, los palestinos tienen que aguantar los tribunales militares, el encarcelamiento indefinido sin cargos, llamado “detención administrativa” y el castigo colectivo.

Los colonos tienen derecho a portar armas y usarlas en defensa propia. No los palestinos. Los colonos tienen derechos de propiedad. En cambio, los palestinos tienen reclamos de propiedad. Etcétera, dice Macdonald.

Netanyahu justifica esta situación como una cuestión de supervivencia nacional, advirtiendo que cualquier territorio concedido será ocupado inmediatamente por terroristas fundamentalistas decididos a destruir el Estado de Israel, un Estado que tiene armas nucleares, tanques, aviones de combate, sistemas de defensa de misiles y más de 600,000 soldados.

Funeral de un joven palestino asesinado a tiros por el ejército israelí, según médicos, en enfrentamientos cerca de Hebrón.
Funeral de un joven palestino asesinado a tiros por el ejército israelí, según médicos, en enfrentamientos cerca de Hebrón. © Ammar Awad / Reuters

Su definición de terrorismo es matizada. En un evento hace unos años en conmemoración del 60 aniversario del atentado con explosivos en el Hotel Rey David, cometido por la organización paramilitar sionista Irgun, considerado como un acto terrorista por el gobierno británico hasta el día de hoy, Netanyahu presentó a los perpetradores del atentado como legítimos combatientes militares, y advirtió al indignado Gobierno británico que tenga cuidado con su lenguaje

Aparentemente, se necesita una visión del mundo elástica para mantener el status quo.

Cuando el partido Fatah de Mahmoud Abbas firmó recientemente su reconciliación formal con los “terroristas” de Hamas, que gobiernan Gaza, tanto Israel como Estados Unidos se opusieron, reclamando que tal unión ponía en peligro… el proceso de paz.

Los colocadores de bombas de Irgun más tarde formaron parte del naciente gobierno de Israel, y el ex jefe del Irgun, Menachem Begin, se convirtió en primer ministro de Israel.

El hecho de que los terroristas de hoy tienden a convertirse en los hombres de Estado de mañana, es aparentemente irrelevante en este contexto.

En cualquier caso, la pendiente resbaladiza descrita por Ehud Barak está ahora en el espejo retrovisor. El estado de apartheid en Israel descrito Yossi Sarid es una realidad. Aceptemos esto, abandonemos toda pretensión contraria y pasemos a otra cosa, dice finalmente el periodista Neil Macdonald en una columna de opinión.

Escuche
Etiquetado con: , , ,
Publicado en: En cartelera, Historia, Internacional, Justicia, Política, Reportaje, Revista de prensa

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

@*@ Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Aclaración: al enviarnos su comentario, usted reconoce que Radio Canadá Internacional tiene derecho a reproducir y a difundir el mismo, total o parcialmente, de la forma que fuere. Cabe destacar que Radio Canadá Internacional no endosa las opiniones vertidas por los internautas. Sus comentarios serán leídos y publicados si respetan las condiciones de nuestro sitio internet, aquí denominadas “Netiquette”.

Reglas de utilización »

Al verter sus opiniones en un foro público, debe ser igual de cortés que si estuviera frente a un interlocutor. No se tolerarán ataques ni insultos personales. Una cosa es no estar de acuerdo con una opinión, una idea o un hecho, y otra es faltar el respeto al prójimo. Las personas elocuentes no siempre están de acuerdo, y justamente ahí reside el interés de los foros.

La "netiquette" es el conjunto de reglas de conducta que rigen el comportamiento de los internautas. Antes de intervenir en una tribuna, es importante conocer estas reglas. Caso contrario, usted corre el riesgo de ser expulsado.

  1. Los foros de RCInet.ca no son anónimos. Al inscribirse, los usuarios deben ingresar su nombre, apellido y lugar de residencia. Estos datos aparecerán junto al comentario. RCInet.ca se reserva el derecho de no publicar un comentario si duda de la identidad de su autor.
  2. La usurpación de identidad con la intención de inducir a error o de perjudicar a un tercero es una infracción grave plausible de expulsión.
  3. Los foros de RCInet.ca están abiertos a todos, sin distinción de edad, origen étnico, religión, género ni orientación sexual.
  4. Las declaraciones difamatorias, agresivas, racistas, xenófobas, homofóbicas, sexistas o prejuiciosas hacia algún origen étnico, religión o franja etaria no serán publicadas.
  5. En Internet, las mayúsculas equivalen a gritos y pueden ser interpretadas como un signo de agresividad, lo cual resulta desagradable para los demás. Todo mensaje que contenga una o varias palabras en mayúscula (con excepción de las siglas y los acrónimos) será rechazado. Igual suerte correrán los mensajes que contengan una o varias palabras en letra negrita, itálica o subrayada.
  6. El lenguaje vulgar, obsceno o malintencionado está prohibido. Los foros son lugares públicos y sus declaraciones podrían herir la sensibilidad de otros internautas. Las personas que utilicen un lenguaje grosero serán expulsadas.
  7. El respeto mutuo es una condición de base. Por eso mismo está prohibido injuriar, amenazar o acosar a otro usuario. Usted puede expresar su desacuerdo sin atacar al prójimo.
  8. El intercambio de opiniones y puntos de vista discordantes es un elemento clave en todo debate sano, pero no debe transformarse en un diálogo ni en una discusión privada entre dos participantes que se interpelan sin importarles lo que piensen los demás. Los mensajes de esta naturaleza no serán publicados.
  9. Radio Canadá Internacional emite en cinco lenguas. Los debates en los foros deben realizarse en la misma lengua que el contenido al que hacen referencia. El uso de otras lenguas, con excepción de unas pocas palabras, está prohibido.
  10. Los mensajes que no tengan relación con el tema comentado no serán publicados.
  11. El envío reiterado de un mismo mensaje perjudica el intercambio de opiniones y por ende no será tolerado.
  12. La inserción de imágenes o de cualquier otro tipo de archivo en un comentario está prohibida. La inclusión de hipervínculos hacia otros sitios está permitida, a condición de que se respete la “netiquette”. Sin embargo, Radio Canadá Internacional no es responsable del contenido de estos sitios externos.
  13. La copia de texto de un tercero, aun cuando se incluya la referencia al autor, es inaceptable si la citación constituye la mayor parte del comentario.
  14. La publicidad y la convocación a movilizaciones, de cualquier forma que fuere, está prohibida en los foros de Radio Canadá Internacional.
  15. Todos los comentarios y contenidos son evaluados antes de su publicación. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de no publicar los mensajes de los internautas.
  16. En todo momento y sin preaviso, Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de cerrar un foro.
  17. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de modificar este conjunto de reglas de conducta (netiquette) en cualquier momento y sin preaviso.
  18. Al participar en un foro, usted autoriza a Radio Canadá Internacional a publicar sus comentarios en Internet por un periodo de tiempo indeterminado. Esto significa asimismo que los mensajes serán indexados por los motores de búsqueda de Internet.
  19. Radio Canadá Internacional no está obligada, bajo ningún punto de vista, a retirar sus comentarios de Internet, aunque usted así lo requiriere. Por este motivo, le rogamos que reflexione detenidamente sobre el contenido y las posibles consecuencias de los mensajes que nos envía.

*

2 comments on ““No hay duda: Israel es un Estado de apartheid”
  1. ALBERTO dice:

    PORQUE NUNCA SE ACUSA A ISRAEL Y A ESTADOS UNIDOS DE VIOLACIONES DE LOS DERECHOS MAS FUNDAMENTALES DEL HOMBRE ? LOS DOS PAISES QUE MAS ASESINAN Y ATERRORISAN NO SOLAMENTE A SUS CIUDADANOS, PERO A OTROS CIVILES, Y USURPAN TERRITORIOS QUE NO SON DE ELLOS, BOMBARDEAN , INVADEN Y SAQUEAN A PAISES SOVERANOS ; NUNCA RESPETAN LA LEYES INTERNACIONALES…QUE PASA ? ACASO LAS LEYES SON PRIVILEGIADAS ?? LOS MEDIOS DE COMUNICACION NO HACEN EL VERDADERO DEBER DE INFORMAR ?? PREGUNTAS DE UN NIñO DE 3 ER GRADO !!

  2. anonimo dice:

    “Terroristas que viven en Gaza” Y como se llama a los que asesinan bebes en su cuna, o matan a unos niños que juegan en una playa con una pelota, ¿santos? Que no metan en esto lo que ellos sufrieron en el holocausto, son el único que tiene problemas y se dedica a exterminar a un pueblo sin miramiento, defenderse sería si ambos bandos están en igualdad de condiciones lo que no es el caso. También Armenia sufrió un holocausto y no tienen problemas con nadie, alguien está en donde no debería.