Las inundaciones y las mareas de tempestad han arrasado con numerosas viviendas de Honduras y inutilizando también las tierras de cultivo. (© Christopher Popowycz/CUSO)

Honduras, principal víctima del cambio climático; un ingeniero canadiense lanza una alerta

Share

En la mayor parte de Honduras, cuando los meteorólogos predicen que se aproxima un frente frío, los agricultores y los habitantes de las ciudades se alegran; la lluvia es buena para los cultivos y apacigua el calor. Pero para el municipio de Omoa, estos cambios meteorológicos son sinónimo de tragedia y emergencia; las graves inundaciones causadas por las tormentas tropicales y los huracanes pueden tener consecuencias desastrosas. 

El calentamiento global y el aumento del nivel del mar causan tormentas tropicales y huracanes cada vez más destructivos, con olas tan grandes que borran físicamente a las aldeas del mapa.

Christopher Popowycz se graduó de la Facultad de Agricultura y Ciencias Ambientales de la Universidad de McGill. Se encuentra actualmente trabajando en Honduras como parte de una estancia de cooperación del organismo canadiense CUSO Internacional.

La investigación de Popowycz documenta la alarmante situación de Las Barras de Motagua y Cuyamel, dos comunidades íntimamente ligadas por la erosión de sus costas.

En el siguiente extracto, Popowycz explica el paisaje desolador que observó durante su primera caminata en una de esas playas hondureñas.

Entre las principales causas de la erosión en las costas norte de Honduras, nos dijo Popowycz, están los cambios climáticos, no cabe duda, particularmente para la zona norte. Las estaciones lluviosas del año son particularmente intensas, lo que provoca mareas más altas y tormentas torrenciales espectaculares.

Popowycz nos da el ejemplo de una tormenta durante el mes de enero del año 2018 que en 36 horas vio caer una cantidad de 380 mm de lluvia. Una cantidad particularmente importante, sobre todo cuando se toma en cuenta que el terremoto de 2009 en Honduras hizo que grandes extensiones de territorios costeros se hundieran por debajo del nivel del mar.

El ingeniero hidrográfico canadiense Christopher Popowycz cree que la situación es urgente y sus predicciones son preocupantes para la región.

 Al problema de la erosión se sumó un terremoto en 2009 que hundió 470 acres de tierra cultivable alrededor de la comunidad de Las Barras por debajo del nivel del mar. (©Christopher Popowycz/CUSO)

Para el joven investigador canadiense, la situación en Honduras es un asunto de justicia climática y de responsabilidad moral de los Estados del mundo. La justicia climática, dice Popowycz, debe ponerse a la vanguardia en este caso y actuar: la comunidad internacional tiene la obligación de ayudar al pueblo hondureño.

Las inundaciones han traído basura a las costas erosionadas. (©Christopher Popowycz/CUSO)

Para Christopher Popowycz, si los gobiernos de todo el mundo respetaran sus compromisos, esta situación tendría solución. Esta investigación, dice en conclusión, es un simple llamado a la acción. Hizo también un llamado a los ciudadanos del mundo a través de la campaña Go Fund Me Save Las Barras!

Share
Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Justicia, Medioambiente

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

@*@ Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Aclaración: al enviarnos su comentario, usted reconoce que Radio Canadá Internacional tiene derecho a reproducir y a difundir el mismo, total o parcialmente, de la forma que fuere. Cabe destacar que Radio Canadá Internacional no endosa las opiniones vertidas por los internautas. Sus comentarios serán leídos y publicados si respetan las condiciones de nuestro sitio internet, aquí denominadas “Netiquette”.

Reglas de utilización »

Al verter sus opiniones en un foro público, debe ser igual de cortés que si estuviera frente a un interlocutor. No se tolerarán ataques ni insultos personales. Una cosa es no estar de acuerdo con una opinión, una idea o un hecho, y otra es faltar el respeto al prójimo. Las personas elocuentes no siempre están de acuerdo, y justamente ahí reside el interés de los foros.

La "netiquette" es el conjunto de reglas de conducta que rigen el comportamiento de los internautas. Antes de intervenir en una tribuna, es importante conocer estas reglas. Caso contrario, usted corre el riesgo de ser expulsado.

  1. Los foros de RCInet.ca no son anónimos. Al inscribirse, los usuarios deben ingresar su nombre, apellido y lugar de residencia. Estos datos aparecerán junto al comentario. RCInet.ca se reserva el derecho de no publicar un comentario si duda de la identidad de su autor.
  2. La usurpación de identidad con la intención de inducir a error o de perjudicar a un tercero es una infracción grave plausible de expulsión.
  3. Los foros de RCInet.ca están abiertos a todos, sin distinción de edad, origen étnico, religión, género ni orientación sexual.
  4. Las declaraciones difamatorias, agresivas, racistas, xenófobas, homofóbicas, sexistas o prejuiciosas hacia algún origen étnico, religión o franja etaria no serán publicadas.
  5. En Internet, las mayúsculas equivalen a gritos y pueden ser interpretadas como un signo de agresividad, lo cual resulta desagradable para los demás. Todo mensaje que contenga una o varias palabras en mayúscula (con excepción de las siglas y los acrónimos) será rechazado. Igual suerte correrán los mensajes que contengan una o varias palabras en letra negrita, itálica o subrayada.
  6. El lenguaje vulgar, obsceno o malintencionado está prohibido. Los foros son lugares públicos y sus declaraciones podrían herir la sensibilidad de otros internautas. Las personas que utilicen un lenguaje grosero serán expulsadas.
  7. El respeto mutuo es una condición de base. Por eso mismo está prohibido injuriar, amenazar o acosar a otro usuario. Usted puede expresar su desacuerdo sin atacar al prójimo.
  8. El intercambio de opiniones y puntos de vista discordantes es un elemento clave en todo debate sano, pero no debe transformarse en un diálogo ni en una discusión privada entre dos participantes que se interpelan sin importarles lo que piensen los demás. Los mensajes de esta naturaleza no serán publicados.
  9. Radio Canadá Internacional emite en cinco lenguas. Los debates en los foros deben realizarse en la misma lengua que el contenido al que hacen referencia. El uso de otras lenguas, con excepción de unas pocas palabras, está prohibido.
  10. Los mensajes que no tengan relación con el tema comentado no serán publicados.
  11. El envío reiterado de un mismo mensaje perjudica el intercambio de opiniones y por ende no será tolerado.
  12. La inserción de imágenes o de cualquier otro tipo de archivo en un comentario está prohibida. La inclusión de hipervínculos hacia otros sitios está permitida, a condición de que se respete la “netiquette”. Sin embargo, Radio Canadá Internacional no es responsable del contenido de estos sitios externos.
  13. La copia de texto de un tercero, aun cuando se incluya la referencia al autor, es inaceptable si la citación constituye la mayor parte del comentario.
  14. La publicidad y la convocación a movilizaciones, de cualquier forma que fuere, está prohibida en los foros de Radio Canadá Internacional.
  15. Todos los comentarios y contenidos son evaluados antes de su publicación. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de no publicar los mensajes de los internautas.
  16. En todo momento y sin preaviso, Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de cerrar un foro.
  17. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de modificar este conjunto de reglas de conducta (netiquette) en cualquier momento y sin preaviso.
  18. Al participar en un foro, usted autoriza a Radio Canadá Internacional a publicar sus comentarios en Internet por un periodo de tiempo indeterminado. Esto significa asimismo que los mensajes serán indexados por los motores de búsqueda de Internet.
  19. Radio Canadá Internacional no está obligada, bajo ningún punto de vista, a retirar sus comentarios de Internet, aunque usted así lo requiriere. Por este motivo, le rogamos que reflexione detenidamente sobre el contenido y las posibles consecuencias de los mensajes que nos envía.

*