El político de extrema derecha y futuro presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, rodeado de militares durante un evento en Sao Paulo. (NELSON ALMEIDA / AFP/GETTY IMAGES)

“Canadá no puede pretender que todo siga igual con el nuevo presidente de Brasil”

Share
Escuche

La elección de un presidente de ultraderecha en Brasil ha causado una ola de alarma entre las organizaciones canadienses de protección de los derechos humanos. La prensa canadiense tampoco se ha quedado indiferente.

En una columna de opinión publicada por el difusor público canadiense, CBC, Jon Beasley-Murray, profesor de Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Columbia Británica, señala que “con la elección de Jair Bolsonaro a la presidencia de Brasil, la extrema derecha ha tomado el poder en el país más grande y poblado de América Latina, que posee además una de las economías más grandes del mundo.

Ante el nuevo presidente, ¿cómo deberían reaccionar, si es que lo hacen, tanto el gobierno de Canadá, así como las empresas canadienses?, se pregunta el profesor Beasley-Murray.

Un informe reciente difundido en CBC destacó que “una presidencia de Bolsonaro podría abrir nuevas oportunidades de inversión, especialmente en el sector de los recursos, las finanzas y la infraestructura, ya que se ha comprometido a recortar las regulaciones ambientales en la selva amazónica y privatizar algunas empresas de propiedad gubernamental”.

Camioneros en huelga gritan `Fuera Temer’ mientras protestan por el aumento de los costos de combustible en Duque de Caxias, Brasil. (Leo Correa / Prensa Asociada)

Pero aprovechar de un cambio de gobierno para obtener beneficios financieros a corto plazo sería éticamente irresponsable y políticamente catastrófico. Bolsonaro elogia desvergonzadamente la dictadura militar que gobernó Brasil durante 20 años, de 1964 a 1985. Si procedemos como si no pasara nada, normalizaríamos la violación de un consenso democrático de larga data.

Toda transacción económica es también una transacción política, y en ningún otro espacio es más cierto esto que en el ámbito del comercio internacional y la inversión extranjera. Los gobiernos han combinado desde hace mucho tiempo acuerdos comerciales con objetivos estratégicos: desde las guerras del opio del siglo XIX, en las que la Armada británica combatió para abrir a China a los comerciantes británicos hasta la reciente renegociación del TLCAN, la política y la economía van de la mano.

Sin embargo, desde la Segunda Guerra Mundial en particular, el discurso sobre el comercio ha sido algo más que un simple interés propio. Por ejemplo, la asistencia económica de posguerra de Estados Unidos a Europa Occidental (el Plan Marshall) fue diseñado para reforzar la democracia liberal garantizando la recuperación económica y eliminando la tentación de soluciones más radicales, es decir, para protegerse de la amenaza comunista.

Esta lógica de la Guerra Fría enmarcó el comercio internacional durante 40 años: la Unión Soviética proporcionó asistencia económica y militar a sus satélites, mientras que Estados Unidos se ocupó de apoyar a dictadores y otros regímenes desagradables en Guatemala, Irán, Filipinas, y otros países cuando consideraba necesario hacerlo bajo la narrativa de proteger al “mundo libre”.

Con el fin de la Guerra Fría, las narrativas fueron modificadas, pero no desaparecieron. Las consideraciones éticas y políticas pasaron a primer plano en los argumentos a favor o en contra del compromiso económico. A veces, tanto la izquierda como la derecha argumentaban a favor de sanciones para llevar a cabo transformaciones políticas, aunque no estaban de acuerdo sobre si aplicarlas a la Sudáfrica del Apartheid o la Cuba comunista, por ejemplo.

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, nombró el miércoles a Ernesto Araujo, un admirador del nacionalismo conservador de Donald Trump, como su principal diplomático. REUTERS/Leah Millis.

En otras ocasiones también afirmaban que la adhesión a normas internacionales era mejor favorecida mediante el intercambio de ideas y actitudes que acompañan el flujo de bienes y servicios.

En Estados Unidos, durante la era de Bill Clinton, por ejemplo, el mantenimiento de relaciones comerciales preferenciales con China, que tenía el estatus de “nación más favorecida” fue justificado, pese a las preocupaciones sobre los abusos de los derechos humanos, con el argumento de que tales relaciones fomentaban la apertura y la creciente liberalización, aislando a los partidarios de la línea dura dentro del gobierno chino.

Argumentos similares fueron utilizados para justificar contratos económicos con países del Medio Oriente como Arabia Saudita, aunque estas justificaciones a menudo eran criticadas por ser una cortina de humo que escondía intereses económicos.

Por ejemplo, pocas personas creen que la Guerra del Golfo fue realmente una cuestión de luchar por la libertad de los kuwaitíes, cuando en realidad se trataba de favorecer los intereses petroleros de Estados Unidos y sus socios. Pero la cuestión es que, por muy débiles que sean esas justificaciones, ellas tenían que existir: tanto el comercio como la intervención militar exigían una narrativa más amplia de progreso o desarrollo, una historia que fuera más allá del mero interés propio.

El sector privado ha comenzado a contar historias similares, presentando sus actividades en términos de cambio social. La publicidad de Apple mostraba imágenes de figuras como Mahatma Gandhi y Martin Luther King junto con el eslogan “Piensa diferente”; Facebook dice que su misión es “dar a la gente el poder de construir su comunidad y acercar el mundo”.

Incluso gigantes industriales, como las empresas de extracción de recursos naturales siguieron ese ejemplo, a pesar de la evidencia de que sus actividades destruyen el medio ambiente y los medios de vida de las poblaciones vulnerables, además de su impacto a largo plazo en el planeta.

Bolsonaro prometió utilizar al ejército para enfrentar la criminalidad en Brasil. (Foto: “In the Shadow of the Hill” film)

La British Petroleum, por ejemplo, adoptó un logotipo verde y amarillo que sugiere más la horticultura que la imagen de pozos de petróleo; las transnacionales mineras comenzaron a hablar de los beneficios para la comunidad y de su necesidad de obtener una “licencia social para operar”.

Todo esto está cambiando y los países y las empresas están prescindiendo cada vez más de estas fórmulas exculpatorias. La figura clave es sin duda el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien más que nadie ha rechazado la narrativa del comercio como vehículo para el progreso liberal. Su mantra “Make America Great Again” invierte el viejo adagio de “vicio privado, virtud pública” para afirmar que la única razón política necesaria es el interés propio.

Es en este contexto que el salto a la derecha de Brasil será recibido favorablemente por algunos como una oportunidad de inversión, sin importar las consecuencias medioambientales y políticas. La noción de que se requiere una justificación política más amplia se ha desvanecido.

En gran parte de América Latina, la narrativa política general de los últimos 30 años ha sido la de “Nunca más”, del mismo modo que la política europea de posguerra se ha caracterizado por la decisión colectiva de no volver a los conflictos internos de la Primera y Segunda Guerras Mundiales y los horrores como el Holocausto. Del mismo modo, ha sido similar la base del debate y la política en los países del Cono Sur.

En países como Argentina, Chile y Brasil hubo un consenso social, compartido por todos los partidos y sectores, en el sentido de que el retorno a los regímenes autoritarios de los años sesena, setenta y ochenta debería ser impensable.

“Nunca Más” fue el título de los informes sobre abusos de derechos humanos publicados en Argentina y Brasil. Pero con sus elogios abiertos a la dictadura, el nuevo presidente Jair Bolsonaro está rompiendo dramáticamente ese pacto y está llevando a Brasil hacia una dirección dañina y regresiva.

En ausencia de cualquier otra narrativa, entonces, las relaciones de Canadá ya sean políticas o económicas, que busquen aprovechar la elección de Bolsonaro para obtener ganancias a corto plazo, convertirán inevitablemente a Canadá en cómplice de una historia más amplia del declive de la democracia, dice finalmente Jon Beasley-Murray, profesor de Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Columbia Británica.

Fuentes: CBC/J. Beasley-Murray/RCI

Share
Etiquetado con: ,
Publicado en: Internacional, Política, Revista de prensa

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

@*@ Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Aclaración: al enviarnos su comentario, usted reconoce que Radio Canadá Internacional tiene derecho a reproducir y a difundir el mismo, total o parcialmente, de la forma que fuere. Cabe destacar que Radio Canadá Internacional no endosa las opiniones vertidas por los internautas. Sus comentarios serán leídos y publicados si respetan las condiciones de nuestro sitio internet, aquí denominadas “Netiquette”.

Reglas de utilización »

Al verter sus opiniones en un foro público, debe ser igual de cortés que si estuviera frente a un interlocutor. No se tolerarán ataques ni insultos personales. Una cosa es no estar de acuerdo con una opinión, una idea o un hecho, y otra es faltar el respeto al prójimo. Las personas elocuentes no siempre están de acuerdo, y justamente ahí reside el interés de los foros.

La "netiquette" es el conjunto de reglas de conducta que rigen el comportamiento de los internautas. Antes de intervenir en una tribuna, es importante conocer estas reglas. Caso contrario, usted corre el riesgo de ser expulsado.

  1. Los foros de RCInet.ca no son anónimos. Al inscribirse, los usuarios deben ingresar su nombre, apellido y lugar de residencia. Estos datos aparecerán junto al comentario. RCInet.ca se reserva el derecho de no publicar un comentario si duda de la identidad de su autor.
  2. La usurpación de identidad con la intención de inducir a error o de perjudicar a un tercero es una infracción grave plausible de expulsión.
  3. Los foros de RCInet.ca están abiertos a todos, sin distinción de edad, origen étnico, religión, género ni orientación sexual.
  4. Las declaraciones difamatorias, agresivas, racistas, xenófobas, homofóbicas, sexistas o prejuiciosas hacia algún origen étnico, religión o franja etaria no serán publicadas.
  5. En Internet, las mayúsculas equivalen a gritos y pueden ser interpretadas como un signo de agresividad, lo cual resulta desagradable para los demás. Todo mensaje que contenga una o varias palabras en mayúscula (con excepción de las siglas y los acrónimos) será rechazado. Igual suerte correrán los mensajes que contengan una o varias palabras en letra negrita, itálica o subrayada.
  6. El lenguaje vulgar, obsceno o malintencionado está prohibido. Los foros son lugares públicos y sus declaraciones podrían herir la sensibilidad de otros internautas. Las personas que utilicen un lenguaje grosero serán expulsadas.
  7. El respeto mutuo es una condición de base. Por eso mismo está prohibido injuriar, amenazar o acosar a otro usuario. Usted puede expresar su desacuerdo sin atacar al prójimo.
  8. El intercambio de opiniones y puntos de vista discordantes es un elemento clave en todo debate sano, pero no debe transformarse en un diálogo ni en una discusión privada entre dos participantes que se interpelan sin importarles lo que piensen los demás. Los mensajes de esta naturaleza no serán publicados.
  9. Radio Canadá Internacional emite en cinco lenguas. Los debates en los foros deben realizarse en la misma lengua que el contenido al que hacen referencia. El uso de otras lenguas, con excepción de unas pocas palabras, está prohibido.
  10. Los mensajes que no tengan relación con el tema comentado no serán publicados.
  11. El envío reiterado de un mismo mensaje perjudica el intercambio de opiniones y por ende no será tolerado.
  12. La inserción de imágenes o de cualquier otro tipo de archivo en un comentario está prohibida. La inclusión de hipervínculos hacia otros sitios está permitida, a condición de que se respete la “netiquette”. Sin embargo, Radio Canadá Internacional no es responsable del contenido de estos sitios externos.
  13. La copia de texto de un tercero, aun cuando se incluya la referencia al autor, es inaceptable si la citación constituye la mayor parte del comentario.
  14. La publicidad y la convocación a movilizaciones, de cualquier forma que fuere, está prohibida en los foros de Radio Canadá Internacional.
  15. Todos los comentarios y contenidos son evaluados antes de su publicación. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de no publicar los mensajes de los internautas.
  16. En todo momento y sin preaviso, Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de cerrar un foro.
  17. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de modificar este conjunto de reglas de conducta (netiquette) en cualquier momento y sin preaviso.
  18. Al participar en un foro, usted autoriza a Radio Canadá Internacional a publicar sus comentarios en Internet por un periodo de tiempo indeterminado. Esto significa asimismo que los mensajes serán indexados por los motores de búsqueda de Internet.
  19. Radio Canadá Internacional no está obligada, bajo ningún punto de vista, a retirar sus comentarios de Internet, aunque usted así lo requiriere. Por este motivo, le rogamos que reflexione detenidamente sobre el contenido y las posibles consecuencias de los mensajes que nos envía.

*

2 comments on ““Canadá no puede pretender que todo siga igual con el nuevo presidente de Brasil”
  1. parece un juego, pero muy serio este para la busqueda de un nuevo equilibrio de poderes en lo que esta tambien implicito como condicion sine cua non una reparticion del mundo de las influencias de los distintos actores con in

    fluencias a escala planetaria y aqui afloran otros que pretenden lograr una parte del pastel asumiendo roles que estan fuera de sus potencialidades reales las que cubren con el uso de recursos que lo unico que logran es sumir a sus pueblos en una miseria mayor, se me acaba el tiempo pero volvere no como mac arthur alla

  2. Raul Alfonso Guerrero dice:

    Y la posicion Canadiense frente à la dictadura en Venezuela ?