Foto: iStock.

Cientos de mujeres muertas por violencia doméstica en Canadá

Share
Escuche

Una investigación llevada a cabo por la “Iniciativa Canadiense para la prevención del Homicidio Doméstico” sostiene que la mayoría de las víctimas de los crímenes hogareños en el país son mujeres.

El estudio, que se llevó a cabo entre los años 2010 y 2015, en base a estadísticas legales, policiales e información periodística, estableció que en ese período se cometieron en el territorio canadiense 418 homicidios domésticos, que totalizaron 476 víctimas, de las que el 76 por ciento fueron mujeres.

La violencia contra la mujer es una realidad, incluso en Canadá. Foto: iStock.

Una de las raíces de esta violencia está en la desigualdad del poder que detentan el hombre y la mujer en el seno de cada sociedad.  Canadá no escapa a esa situación.

El grado de desarrollo social, la legislación vigente y el lugar que ocupa la mujer al interior de la población canadiense podrían hacer creer que la violencia conyugal ha sido superada aquí, pero los datos demuestran que la realidad es otra muy distinta.

Según Barb MacQuarrie, nuestra entrevistada, el informe es “un recordatorio doloroso de que la violencia doméstica es un importante problema de salud pública, social y criminal que afecta a miles de canadienses”.

Las relaciones dominantes, en las que el hombre tiene primacía se constatan a diario en distintos estamentos y situaciones, como podría ser el caso de las poblaciones autóctonas, de los inmigrantes y de las personas que residen en zonas rurales, por lo general aisladas o semiaisladas.

Entre los factores de riesgo que identifica la investigación se ubican la violencia doméstica en los hogares de origen de alguno de los integrantes de la pareja, el hecho que alguno de los integrantes exprese su intención de separarse, y en ese caso peligro aumenta considerablemente cuando es la mujer quien busca disolver a la pareja, problemas de depresión y otros.

Una persona asustada puede ser víctima de violencia, aunque no presente marcas físicas de la misma. Foto: iStock.

Según los datos que brinda el documento, las mujeres comprendieron el 79 por ciento de las víctimas adultas y los hombres el 21 por ciento.

La mayoría de las víctimas, el 61 por ciento, estaba en una relación íntima actual con los acusados y el 26 por ciento estaba separada o separado, mientras que el 21 por ciento tenía evidencia de que la separación era inminente o estaba pendiente.

En el 91 por ciento de esos casos, las mujeres fueron las víctimas y los hombres los acusados.

El 13 por ciento de los casos involucró el homicidio de terceros, como miembros de la familia, vecinos, nuevos socios u otros espectadores.

Además, 37 niños fueron asesinados en el contexto del homicidio doméstico; 70 por ciento eran hijos biológicos de la víctima, del acusado o de ambos, mientras que el 24 por se trató de niños adoptados.

Los niños tamién son víctimas, a veces mortales, de la violencia en el hogar. Foto: iStock.

Si nos referimos a las familias inmigrantes o refugiadas, los guarismos en los que la mujer es la víctima son aún mayores: 86 por ciento.

La diversidad de la procedencia migratoria impide uniformizar las razones de esa violencia, pero en algunos casos se trata de personas que vienen de territorios devastados por la guerra o por la violencia de pandillas, de castas o política. A esa experiencia traumática hay que agregar el estrés de la inmigración y las barreras para la integración, como el racismo, el acceso desigual a la educación y el empleo y las complicaciones lingüísticas.

Por último, en muchas ocasiones se suele prestar poca atención a situaciones que pueden ser signos de que hay violencia doméstica, como insultos, expresiones continuas de denigración de la otra persona, amenazas, intentos de aislar a la víctima de su entorno familiar o social…

Y ese es uno de los peores errores que se pueden cometer a la hora de prevenir la violencia doméstica ya que, como dice MacQuarrie, no son los especialistas los primeros en detectar el problema, sino el entorno de la víctima: la familia, los amigos, los vecinos, los compañeros de trabajo tienen un rol crucial a jugar a la hora de poner fin, de una vez por todas, a la violencia contra la mujer.

Barb MacQuarrie, del Centro de Investigación y Educación Sobre la Violencia Contra la Mujer y los Niños de la Western University, nos brinda más detalles en entrevista con Luis Laborda.

Romper es aislamiento es la clave para terminar con la violencia. Foto: iStock.

Share
Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Justicia, Sociedad

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

@*@ Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Aclaración: al enviarnos su comentario, usted reconoce que Radio Canadá Internacional tiene derecho a reproducir y a difundir el mismo, total o parcialmente, de la forma que fuere. Cabe destacar que Radio Canadá Internacional no endosa las opiniones vertidas por los internautas. Sus comentarios serán leídos y publicados si respetan las condiciones de nuestro sitio internet, aquí denominadas “Netiquette”.

Reglas de utilización »

Al verter sus opiniones en un foro público, debe ser igual de cortés que si estuviera frente a un interlocutor. No se tolerarán ataques ni insultos personales. Una cosa es no estar de acuerdo con una opinión, una idea o un hecho, y otra es faltar el respeto al prójimo. Las personas elocuentes no siempre están de acuerdo, y justamente ahí reside el interés de los foros.

La "netiquette" es el conjunto de reglas de conducta que rigen el comportamiento de los internautas. Antes de intervenir en una tribuna, es importante conocer estas reglas. Caso contrario, usted corre el riesgo de ser expulsado.

  1. Los foros de RCInet.ca no son anónimos. Al inscribirse, los usuarios deben ingresar su nombre, apellido y lugar de residencia. Estos datos aparecerán junto al comentario. RCInet.ca se reserva el derecho de no publicar un comentario si duda de la identidad de su autor.
  2. La usurpación de identidad con la intención de inducir a error o de perjudicar a un tercero es una infracción grave plausible de expulsión.
  3. Los foros de RCInet.ca están abiertos a todos, sin distinción de edad, origen étnico, religión, género ni orientación sexual.
  4. Las declaraciones difamatorias, agresivas, racistas, xenófobas, homofóbicas, sexistas o prejuiciosas hacia algún origen étnico, religión o franja etaria no serán publicadas.
  5. En Internet, las mayúsculas equivalen a gritos y pueden ser interpretadas como un signo de agresividad, lo cual resulta desagradable para los demás. Todo mensaje que contenga una o varias palabras en mayúscula (con excepción de las siglas y los acrónimos) será rechazado. Igual suerte correrán los mensajes que contengan una o varias palabras en letra negrita, itálica o subrayada.
  6. El lenguaje vulgar, obsceno o malintencionado está prohibido. Los foros son lugares públicos y sus declaraciones podrían herir la sensibilidad de otros internautas. Las personas que utilicen un lenguaje grosero serán expulsadas.
  7. El respeto mutuo es una condición de base. Por eso mismo está prohibido injuriar, amenazar o acosar a otro usuario. Usted puede expresar su desacuerdo sin atacar al prójimo.
  8. El intercambio de opiniones y puntos de vista discordantes es un elemento clave en todo debate sano, pero no debe transformarse en un diálogo ni en una discusión privada entre dos participantes que se interpelan sin importarles lo que piensen los demás. Los mensajes de esta naturaleza no serán publicados.
  9. Radio Canadá Internacional emite en cinco lenguas. Los debates en los foros deben realizarse en la misma lengua que el contenido al que hacen referencia. El uso de otras lenguas, con excepción de unas pocas palabras, está prohibido.
  10. Los mensajes que no tengan relación con el tema comentado no serán publicados.
  11. El envío reiterado de un mismo mensaje perjudica el intercambio de opiniones y por ende no será tolerado.
  12. La inserción de imágenes o de cualquier otro tipo de archivo en un comentario está prohibida. La inclusión de hipervínculos hacia otros sitios está permitida, a condición de que se respete la “netiquette”. Sin embargo, Radio Canadá Internacional no es responsable del contenido de estos sitios externos.
  13. La copia de texto de un tercero, aun cuando se incluya la referencia al autor, es inaceptable si la citación constituye la mayor parte del comentario.
  14. La publicidad y la convocación a movilizaciones, de cualquier forma que fuere, está prohibida en los foros de Radio Canadá Internacional.
  15. Todos los comentarios y contenidos son evaluados antes de su publicación. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de no publicar los mensajes de los internautas.
  16. En todo momento y sin preaviso, Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de cerrar un foro.
  17. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de modificar este conjunto de reglas de conducta (netiquette) en cualquier momento y sin preaviso.
  18. Al participar en un foro, usted autoriza a Radio Canadá Internacional a publicar sus comentarios en Internet por un periodo de tiempo indeterminado. Esto significa asimismo que los mensajes serán indexados por los motores de búsqueda de Internet.
  19. Radio Canadá Internacional no está obligada, bajo ningún punto de vista, a retirar sus comentarios de Internet, aunque usted así lo requiriere. Por este motivo, le rogamos que reflexione detenidamente sobre el contenido y las posibles consecuencias de los mensajes que nos envía.

*