¿Quién controla a la Agencia canadiense de espionaje?

En una entrevista exclusiva con la televisión pública CBC/Radio Canadá, el ex jefe de la agencia de inteligencia más secreta de Canadá dice que debería haber un mayor control parlamentario de los servicios de espionaje clandestino.

A esto se suman otros pedidos que seguramente llegarán a altas esferas a raíz de nuevas alegaciones de que la Agencia espió al Ministerio de Minas y Energía de Brasil en busca de secretos corporativos y de que podría haber espiado a dignatarios durante la Cumbre del G20 en Toronto.

Escuche
null
John Adams, exdirector de la CSEC, la Agencia Canadiense de Seguridad en las Comunicaciones, dice que la organización secreta necesita más supervisión parlamentaria.

En una inusual entrevista, el ex jefe de la Agencia, John Adams dijo a CBC que cree que el gobierno debería tener más «informados a los canadienses sobre lo que las agencias de inteligencia están haciendo en su nombre.»

Adams se retiró recientemente después de siete años al frente de la Agencia Canadiense de Seguridad en las Comunicaciones, y admite que la agencia ha mantenido deliberadamente en la oscuridad a los canadienses acerca de sus operaciones, y esto, durante décadas.

El mandato de la CSEC es monitorear las comunicaciones extranjeras, incluyendo las que llegan a Canadá.

Pero por ley, no puede vigilar el tráfico  de correo electrónico ni las llamadas telefónicas internas.

No se puede tener como blanco a ningún canadiense en ningún lugar del mundo, ni en Canadá, incluyendo a las compañías.   

Advertencia para los canadienses

Adams admite que la CSEC no es inmune a algunas de las prácticas que causan furor en  EE.UU. y Gran Bretaña, pero insiste en que son todas legales.

Por ejemplo, dice, la CSEC está recogiendo enormes cantidades de los llamados metadatos de las compañías telefónicas y proveedores de Internet. Es información sobre un gran número de personas, entre ellas,  su teléfono completo y registros de correo electrónico.

“Los metadatos son un problema, no hay duda al respecto», dice Adams, » pero sólo se puede utilizar lo que es relevante para las investigaciones en curso. »

Los usuarios estadounidenses de Internet están también en pie de guerra por las revelaciones de que la NSA ha estado haciendo ofertas a las principales compañías de telecomunicaciones para ir más allá de los códigos de encriptación de seguridad que protegen los datos del cliente.

Adams no revelará detalles sobre cómo operan los espías de la CSEC en este país. Pero tiene entonces una advertencia para los canadienses.

Si usted piensa que todo lo que lee, escribe o envía a través de Internet es privado, se equivoca. Ni siquiera las palabras clave son seguras.

No cuente con la protección de contraseñas.

Si utiliza una palabra que está en el diccionario se la descubrirán en menos de 1 minuto.

Adams dice que alrededor de 900 de los aproximadamente 2.000 empleados de la Agencia canadiense de espionaje están involucrados en el negocio, tanto en la recolección de inteligencia como en el análisis.

Muchos son jóvenes,  hackers talentosos.

«Estos jóvenes… son informáticos, son ingenieros, simplemente están interesados ​​en el negocio. Y pueden hacer cosas con la CSEC,  que si lo hicieron fuera de la Agencia, francamente irían en contra de la ley » .

La Comisaria de la privacidad, preocupada 

null
Jennifer Stoddart, Comisaria de la Privacidad de Canadá

Jennifer Stoddart, Comisaria de la privacidad de Canadá, se encuentra entre aquellas personas preocupadas por el hecho de que se mantenga a los canadienses en la oscuridad total respecto a la CSEC.

«Mi principal preocupación es que no sabemos lo suficiente sobre lo que hace la CSEC»

Stoddart dice que su oficina no tiene autoridad para investigar a la Agencia.

«Necesitamos más transparencia. Los canadienses deben ser capaces de saber un poco más sobre lo que está haciendo la Agencia. No para poner en peligro las operaciones, sino en general, lo que sucede….»

John Adams, el ex director, dice que es hora de que la Agencia informe  sobre sus actividades a una comisión parlamentaria especial, que incluya a todos del partidos.

Estas preocupaciones y demandas seguramente llegarán hasta las alturas del poder  debido a nuevas alegaciones según las cuales la CSEC habría espiado al Ministerio de minas y de energía de Brasil en busca de secretos corporativos.  Pero eso no es todo.

null

Existen nuevos reclamos contra la CSEC que indican que podría haber dirigido sus operaciones contra dignatarios extranjeros, a través de Five Eyes (cinco ojos). Se trata de un “foro” coordinador del espionaje cibernético llevado a cabo por EE.UU., Inglaterra, Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

Documentos obtenidos por el denunciante estadounidense Edward Snowden y publicados en el periódico británico The Guardian en junio sugieren que la CSEC puede haber sido parte de un plan para intervenir las llamadas telefónicas y correos electrónicos de ministros y diplomáticos en la cumbre del G20 en Londres en 2009.

Lo que lleva a algunos a preguntarse si pasó lo mismo en el G20 organizado al año siguiente en la ciudad de Toronto, Canadá.

 

 

 

Categorías: Internacional, Internet y tecnología, Política
Etiquetas: , , , , ,

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

Por razones que escapan a nuestro control, y por un período de tiempo indefinido, el espacio de comentarios está cerrado. Sin embargo, nuestras redes sociales siguen abiertas a sus contribuciones.