Ramon Fonseca, fundador de la firma Mossack Fonseca: "Hay una campaña internacional contra la privacidad. Y la privacidad es un derecho humano sagrado. Hay gente en el mundo que no entiende eso."

Ramon Fonseca, fundador de la firma Mossack Fonseca: "Hay una campaña internacional contra la privacidad. Y la privacidad es un derecho humano sagrado. Hay gente en el mundo que no entiende eso."
Photo Credit: Carlos Jasso / Reuters

Los “Papeles de Panamá” provocan a las masas con más pruebas de que las leyes no son para todos

Escuche

Tras el escándalo internacional provocado por la publicación de documentos que exponen la corrupción global y cómo los ricos esconden su dinero para no pagar impuestos, el periodista Neil Macdonald, de la radio pública CBC, escribió un análisis en el que sostiene que la fuga masiva de datos es sólo el último de los muchos indicios que muestran que los ultra ricos tienen reglas diferentes a las que se aplican al resto de la población.

Los tinterillos y cómplices de las personas que realmente controlan el mundo se han estado trasnochando, confeccionando admisiones y otros lavajes de conciencia en el idioma casualmente arrogante de los ultra-ricos, dice Macdonald.

Así, llueven las declaraciones provenientes de diferentes países, en diferentes lenguas, pero el mensaje es similar: “¡Vamos, gente, sigan de largo, vuelvan al trabajo, vamos que el espectáculo ha acabado!”.

Dmitry Peskov, el títere de Vladimir Putin, rechazó despectivamente los reportajes sobre la inmensa fuga de datos ocurrida el domingo en proveniencia de una oficina de abogados de Panamá, especializada en la creación de lugares secretos para esconder el dinero de los ultra-ricos.

«No hay nada de nuevo aquí,» se burló Peskov, en una declaración que por lo menos admitía algo obvio.

Otros líderes nacionales y políticos, desde Río de Janeiro a Reykjavik, desde Londres a Kiev, desde Islamabad al Politburó en Pekín, se encuentran igualmente molestos. El que ellos y sus familiares puedan abrir cuentas para esconder enormes sumas de dinero es una realidad que no está destinada al consumo popular.

En el caso de Putin, los datos revelados muestra que cerca de dos mil millones en dinero oculto llevan directamente a él, de uno u otro modo.

Según la fuga de datos, una red cercana al presidente Vladimir Putin, distribuyó más de dos millones de dólares entre empresas fantasmas y bancos rusos. © CBC

Resulta que Sergei Roldugin, un violonchelista amigo de por vida del presidente Putin, y padrino de uno de sus hijos, es propietario de empresas que han ganado cientos de millones de dólares. Tal parece que tocar el violonchelo en Rusia es una carrera que paga bastante bien, escribe con ironía el periodista de la CBC.

Mossack Fonseca, el bufete de abogados en Panamá, cuyos responsables deben estar bastante nerviosos debido a que las élites rusas no se andan con juegos con la gente que amenaza su riqueza, contestó indicando que las alegaciones de que es una firma que se dedica a esconder las fortunas de los ricos «son completamente falsas y no tienen fundamento.»

Para que quede claro: Mossack Fonseca es la misma compañía que le ofreció a una millonaria estadounidense documentos de propiedad falsos para que pueda retirar dinero de su empresa registrada en un paraíso fiscal, sin tener que revelar que ella era dueña del negocio. Todo esto para ocultar mejor sus millones de dólares del Departamento de Impuestos de Estados Unidos (IRS).

En los países occidentales, las autoridades fiscales ya están dando saltos al aire, prometiendo llevar a cabo intensas investigaciones. Y, por supuesto, Mossack Fonseca, junto con varias personas en su lista de clientes, están prometiendo una plena cooperación. A través de los mejores abogados, por supuesto. No hay que olvidar quienes son estas personas ultra-ricas.

Ellos, junto con miles de otros nombres menos prominentes expuestos en el filtrado de datos, pertenecen a un club privado, que es realmente un gran club del cual ser miembro.

Una vez que uno hace parte de esta elite, los investigadores se vuelven más simpáticos, los reguladores se vuelven más tolerantes, y los impuestos se vuelven mucho más evitables.

Así, la ley se convierte en un concepto relativo. En realidad es este grupo de ultra-ricos el que llega a dictar las leyes, o por lo menos llega a pagar a las personas que las redactan, que al final de cuentas llega a ser lo mismo. Además, de ellos se obtienen jugosos consejos sobre las acciones en las bolsas de valores.

Mauricio Macri, presidente de Argentina. Su nombre figura en los
Mauricio Macri, presidente de Argentina. Su nombre figura en los «Papeles de Panamá» © Marcos Brindicci / Reuters

Tal como publicó la semana pasada la revista The Economist, una publicación conservadora reconocida por detestar a los proletarios: «el sistema puede, de hecho, ser manipulado.»

El editorial, extrañamente titulado «El problema con las ganancias», destacaba que las ganancias récord de las grandes corporaciones estadounidenses «son sospechosamente persistentes.»

Hace algunas décadas, una empresa muy rentable tenía una probabilidad del 50 por ciento de mantener esa misma rentabilidad después de 10 años. Ahora, esa probabilidad alcanza al 80 por ciento.

El análisis del periodista Neil Macdonald concluye invitando al lector a que eche una mirada al estado de sus fondos de jubilación y trate de recordar la última vez en que creció un 10 o 15 por ciento en un solo año.

De todos modos, fue el fundador del bufete de abogados Mossack Fonseca, el propio Ramón Fonseca, que habló con más claridad en nombre de los miembros del club de ultra-ricos que cocina las leyes a su conveniencia.

La fuga de datos, dijo Ramón Fonseca, era parte de «una campaña internacional contra la privacidad. Y la privacidad es un derecho humano sagrado. Hay gente en el mundo que no entiende eso.»

La traducción de semejante declaración es clara: hay cosas que se supone que el resto de nosotros no debemos ver nunca.

Ahora, regresen a sus ilusiones cotidianas, dice finalmente el análisis del periodista Neil Macdonald, de la radio pública CBC, a propósito de las revelaciones de los “Papeles de Panamá”.

Fuentes: N. Macdonald/CBC/RCI

Categorías: Economía, Internacional, Internet y tecnología, Justicia
Etiquetas: , , , , ,

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

@*@ Comments

Deja un comentario

Aclaración: al enviarnos su comentario, usted reconoce que Radio Canadá Internacional tiene derecho a reproducir y a difundir el mismo, total o parcialmente, de la forma que fuere. Cabe destacar que Radio Canadá Internacional no endosa las opiniones vertidas por los internautas. Sus comentarios serán leídos y publicados si respetan las condiciones de nuestro sitio internet, aquí denominadas “Netiqueta”.

Netiqueta
Al verter sus opiniones en un foro público, debe ser igual de cortés que si estuviera frente a un interlocutor. No se tolerarán ataques ni insultos personales. Una cosa es no estar de acuerdo con una opinión, una idea o un hecho, y otra es faltar el respeto al prójimo. Las personas elocuentes no siempre están de acuerdo, y justamente ahí reside el interés de los foros.

La «netiqueta» es el conjunto de reglas de conducta que rigen el comportamiento de los internautas. Antes de intervenir en una tribuna, es importante conocer estas reglas. Caso contrario, usted corre el riesgo de ser expulsado.

  1. Los foros de RCInet.ca no son anónimos. Al inscribirse, los usuarios deben ingresar su nombre, apellido y lugar de residencia. Estos datos aparecerán junto al comentario. RCInet.ca se reserva el derecho de no publicar un comentario si duda de la identidad de su autor.
  2. La usurpación de identidad con la intención de inducir a error o de perjudicar a un tercero es una infracción grave plausible de expulsión.
  3. Los foros de RCInet.ca están abiertos a todos, sin distinción de edad, origen étnico, religión, género ni orientación sexual.
  4. Las declaraciones difamatorias, agresivas, racistas, xenófobas, homofóbicas, sexistas o prejuiciosas hacia algún origen étnico, religión o franja etaria no serán publicadas.
  5. En Internet, las mayúsculas equivalen a gritos y pueden ser interpretadas como un signo de agresividad, lo cual resulta desagradable para los demás. Todo mensaje que contenga una o varias palabras en mayúscula (con excepción de las siglas y los acrónimos) será rechazado. Igual suerte correrán los mensajes que contengan una o varias palabras en letra negrita, itálica o subrayada.
  6. El lenguaje vulgar, obsceno o malintencionado está prohibido. Los foros son lugares públicos y sus declaraciones podrían herir la sensibilidad de otros internautas. Las personas que utilicen un lenguaje grosero serán expulsadas.
  7. El respeto mutuo es una condición de base. Por eso mismo está prohibido injuriar, amenazar o acosar a otro usuario. Usted puede expresar su desacuerdo sin atacar al prójimo.
  8. El intercambio de opiniones y puntos de vista discordantes es un elemento clave en todo debate sano, pero no debe transformarse en un diálogo ni en una discusión privada entre dos participantes que se interpelan sin importarles lo que piensen los demás. Los mensajes de esta naturaleza no serán publicados.
  9. Radio Canadá Internacional emite en cinco lenguas. Los debates en los foros deben realizarse en la misma lengua que el contenido al que hacen referencia o en uno de los dos idiomas oficiales, inglés o francés. El uso de otras lenguas, con excepción de unas pocas palabras, está prohibido.
  10. Los mensajes que no tengan relación con el tema comentado no serán publicados.
  11. El envío reiterado de un mismo mensaje perjudica el intercambio de opiniones y por ende no será tolerado.
  12. La inserción de imágenes o de cualquier otro tipo de archivo en un comentario está prohibida. La inclusión de hipervínculos hacia otros sitios está permitida, a condición de que se respete la “netiqueta”. Sin embargo, Radio Canadá Internacional no es responsable del contenido de estos sitios externos.
  13. La copia de texto de un tercero, aun cuando se incluya la referencia al autor, es inaceptable si la citación constituye la mayor parte del comentario.
  14. La publicidad y la convocación a movilizaciones, de cualquier forma que fuere, está prohibida en los foros de Radio Canadá Internacional.
  15. Todos los comentarios y contenidos son evaluados antes de su publicación. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de no publicar los mensajes de los internautas.
  16. En todo momento y sin preaviso, Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de cerrar un foro.
  17. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de modificar este conjunto de reglas de conducta (netiqueta) en cualquier momento y sin preaviso.
  18. Al participar en un foro, usted autoriza a Radio Canadá Internacional a publicar sus comentarios en Internet por un periodo de tiempo indeterminado. Esto significa asimismo que los mensajes serán indexados por los motores de búsqueda de Internet.
  19. Radio Canadá Internacional no está obligada, bajo ningún punto de vista, a retirar sus comentarios de Internet, aunque usted así lo requiriere. Por este motivo, le rogamos que reflexione detenidamente sobre el contenido y las posibles consecuencias de los mensajes que nos envía.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*