Los residentes decidieron traspasar las barreras para constatar los daños con sus propios ojos.

Los residentes decidieron traspasar las barreras para constatar los daños con sus propios ojos.
Photo Credit: Mathieu Simard/ICI Radio-Canada

Llevar cuidados de salud física y mental a los damnificados de Fort McMurray

El hospital y el centro de urgencia temporal de Fort McMurray ofrecen varios servicios de salud para las personas evacuadas que inician su regreso a casa, un mes después de que el incendio forestal  los haya obligado a huir de la ciudad.

Una de las 5 condiciones establecidas por el gobierno para autorizar el regreso a la ciudad de los evacuados era la disponibilidad de los servicios de salud de base. En el centro de la ciudad de Fort McMurray se han instalado casas de campaña temporales que funcionan como servicio de urgencia para los casos que necesitan una atención de primera línea. Sin embargo, los residentes también pueden acceder a este centro, como lo recuerda el responsable de la intervención en situación de urgencia de los Servicios de Salud, David Matear.

Él explica que, si es necesario, los pacientes son transferidos al hospital Northern Lights donde el servicio de urgencia reabrió desde el miércoles en la mañana. “El servicio está ya completamente funcional”, destacó David Matear. Sin embargo, el hospital no es funcional a 100%, puesto que siguen realizándose las actividades de limpieza.

Los servicios de pediatría y el materno no están disponibles aún. El hospital deberá estar operacional completamente en dos o tres semanas.

Un apoyo sicológico esencial

Además de la salud física de los habitantes, hay que tener presente la salud mental. Según Michael Donaldson, el jefe de equipo de salud mental, es primordial aportar los recursos de apoyo sicológico suficientes a los residentes de Fort McMurray.

“Estas personas sufren un estrés financiero y mucha ansiedad con la idea de regresar a la casa”. Michael Donaldson, el jefe de equipo de salud mental.

Unos cientos de trabajadores y voluntarios en salud mental ofrecen apoyo a los residentes de Fort McMurray. Algunos de ellos vienen de Columbia Británica y están especializados en choques traumáticos tras una catástrofe natural. Los residentes pueden encontrarse con ellos en los centros de información abiertos de 8:00 am a 8:00 pm.

En cada una de las conferencias de prensa que ha realizado Rachel Notley, primer ministro de la provincia canadiense de Alberta, ha insistido  en la importancia de solicitar ayuda y ha recordado que los equipos están presentes en el hospital, en el centro Syncrude Sports, así como en el centro Wellness.

Por su lado, la Cruz Roja recordó ayer que se mantendría en el lugar para apoyar a los damnificados. Su presidente y director general, Conrad Sauvé, hizo sobretodo mención de “un largo proceso de reconstrucción del cual la Cruz Roja formaría parte en los próximos años”.

El estrés post traumático de un cuarto de los evacuados

Sandra Legacy padece de depresión y de estrés post traumático.
Sandra Legacy padece de depresión y de estrés post traumático. © ICI Radio-Canada / Jonathan Dupaul

La evacuación en medio de las llamas, la pérdida de su casa, la inestabilidad de las últimas semanas y el regreso al hogar han hecho colapsar el sistema nervioso de Sandra Legacy. Un médico diagnosticó que ella padece de estrés post traumático y que quizás un cuarto de los evacuados podría padecer esta condición.

Al día siguiente de la evacuación, todo parecía normal. “Es solo una casa. Son cosas que se remplazan”, decía Legacy el 4 de mayo. Pero después de esta fecha, ella pudo consultar en línea el estado de la casa y del barrio después del incendio.

Un mes después de la evacuación, las pérdidas parecerían más importantes ante sus ojos. “Pienso en cosas que tenía en la casa, como las joyas de mi mamá, las joyas que mi marido me ha regalado, las cosas que mis nietos hicieron con sus manos”, dice llorando.

Sandra ya ha vivido la depresión y por eso reconoció los síntomas enseguida. “Mentalmente es difícil. Tengo días que solo quisiera estar acostada y dormir hasta que todo sea normal, pero no puedo. Cuando cierro los ojos, veo las llamas. Lloro sin motivo. El deseo de vivir se ha ido”, afirma ella.

El médico de Sandra diagnosticó rápidamente depresión y síndrome post traumático. François Roy es un sicólogo experto en trauma. Para él, no hay duda, la situación vivida por los evacuados de Fort McMurray tiene toda la amplitud de un traumatismo que, según él, se define como “el miedo de morir, el miedo de que una persona se haga mucho daño o que muera”.

El sicólogo agrega que “las investigaciones demuestran que hasta un cuarto de los evacuados podría vivir el síndrome de estrés post-traumático y que hasta un tercio podría padecer de depresión”.

La provincia está consciente de que la demanda de servicios de salud mental será elevada en el transcurso de las próximas semanas y los próximos meses en Fort McMurray. Por eso, los profesionales están allí presentes y además hay dos líneas de ayuda telefónica.

La línea de ayuda en salud mental es el 1-877-303-2642 y HealthLink sigue disponible en el 811.

Radio Canadá Internacional con informaciones de  Geneviève Normand y Sylvain Bascaron de Radio-Canadá.

Categorías: Economía, Medioambiente, Política, Salud, Sociedad
Etiquetas: , , , , , , , ,

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

Por razones que escapan a nuestro control, y por un período de tiempo indefinido, el espacio de comentarios está cerrado. Sin embargo, nuestras redes sociales siguen abiertas a sus contribuciones.