Los astronautas de la Estación Espacial Internacional capturaron esta imagen de las ciudades iluminadas por la noche y una ranura de luz del día que enmarca el hemisferio norte, el 28 de marzo de 2017.
Photo Credit: (NASA / flickr)

2018 será el año del despegue del turismo espacial dicen científicos

Share

«Tener vehículos que se pueden utilizar una y otra vez, con un índice de falla muy bajo, es esencial para una industria viable».

– Dr. Jaymie Matthews, Departamento de Física  Astronomía, Universidad de Columbia Británica

El científico Stephen Hawking tiene suerte.

El reconocido cosmólogo y astrofísico anunció recientemente en itv que podrá cumplir su sueño de viajar al espacio. La oportunidad se la debe a Richard Branson, el empresario británico, que le ha ofrecido una plaza en uno de los vuelos espaciales de Virgin Galactic.

Claro que a él no le costará un centavo.

Los expertos dicen que 2018 será el año en que despegará el turismo espacial. Pero mientras que ya se dieron  grandes saltos a la velocidad de la luz en esta área, estamos hablando de  una empresa que todavía está llena de problemas y éstos van mucho más allá de su precio fuera del alcance de la mayoría de este mundo.

El costo del lanzamiento, por supuesto, sigue siendo una barrera importante, y una forma de bajarlo de siete a seis, o incluso a cinco veces de su precio actual sería construir cohetes que no terminen como basura espacial después de un lanzamiento.

Hasta ahora, sólo los súper ricos han podido permitirse la experiencia.

Después de separarse del cohete de refuerzo durante un vuelo de prueba, la tripulación de Blue Origin aterriza en el desierto de Texas. © (Origen Blue)

El precio actual de un viaje es de unos 50 millones de dólares, lo que supone más de los 20 millones de dólares que pagó en 2001 el primer turista espacial Tito. Y ya no ha volado nadie al espacio desde 2009, cuando el canadiense Guy Laliberté pagó entre 35 y 40 millones de dólares.

«A menos que el turismo espacial se mantenga exclusivamente para los multimillonarios, habrá entonces que tener vehículos que pueden ser utilizados una y otra vez, con un porcentaje muy bajo de fracasos, eso sería esencial para una industria viable», dice el Dr. Jaymie Matthews, profesor del Departamento de Física & Astronomía, Universidad de Columbia Británica.

Dr. Jaymie Matthews, profesor del Departamento de Física & Astronomía, Universidad de Columbia Británica. *Es difícil imaginar un descubrimiento más fundamental para la ciencia, para la filosofía, para la teología y para la cultura, que la prueba de que no estamos solos en el Universo*. © UBC

La compañía de Elon Musk, SpaceX,  dio un paso más cerca recientemente  cuando reutilizó con éxito un propulsor de clase orbital -la parte más cara del cohete- que luego aterrizó en una plataforma en el océano.

Blue Origin, creado por el fundador de Amazon, Jeff Bezos, lanzó y aterrizó su cohete New Shepard en el espacio suborbital cinco veces en vuelos de prueba no tripulados. Ni siquiera se esperaba que sobreviviera al último, en octubre pasado, cuyo objetivo era probar el sistema de escape de la cápsula.

Alex Ellery, profesor asociado de ingeniería mecánica y aeroespacial de la Universidad Carleton © UofCarleton

Pero esos llamativos lanzamientos de cohetes apenas constituyen una prueba de seguridad.

«Imagine el desastroso efecto que causaría al turismo espacial una pérdida catastrófica de turistas, aparte de la tragedia para las familias», dice Alex Ellery, profesor asociado de ingeniería mecánica y aeroespacial de la Universidad Carleton, Ottawa,  de la cátedra canadiense de robótica espacial y tecnología. «Mataría a la industria del turismo espacial en su nacimiento mismo».

Ambas compañías aún no han enviado cohetes al espacio con pasajeros a bordo.  SpaceX planea comenzar a llevar a los astronautas a la Estación Espacial Internacional este año.

«Los turistas deben tener la suficiente confianza de que van a regresar de su viaje en una sola pieza», dijo Ellery. «A medida que aumenta el número y la frecuencia de los lanzamientos exitosos aumenta la confianza en la parte de los turistas y en la de los ingenieros que han resuelto sus problemas tecnológicos».

La compañía Space Adventures, por ejemplo, ha registrado sólo siete vuelos espaciales – pero todos felizmente libres de catástrofes. Un puñado de ciudadanos pagó ya unos $ 20 a $ 40 millones de dólares cada uno para volar a la Estación Espacial Internacional a bordo de la nave espacial Soyuz rusa.

Sin embargo, cuando se trata de turismo espacial, la regulación sigue estando atrasada en comparación  con la innovación.

El vehículo de Blue Horizon está diseñado para volar de manera autónoma a seis pasajeros a más de 100 kilómetros de la Tierra, lo suficientemente alto como para experimentar unos pocos minutos de ingravidez y ver el planeta contra la oscuridad del espacio. © (Blue Origin / Associated Press)

Charles Oman, investigador y profesor de aeronáutica del MIT, Massachusetts Institute of Technology, se preocupa de que todo este bombo publicitario que rodea al turismo espacial eclipse los peligros potenciales cuando no existen protecciones en el lugar para los viajeros.

«Por ahora, la FAA, la Administración Federal de la Aviación estadounidense, sólo requiere que los participantes estén informados sobre los riesgos por la compañía de vuelos espaciales que vende los boletos», dijo Omán.

«¿Quién puede realmente informar objetivamente al posible comprador sobre la seguridad del viaje?»

Omán dice que en última instancia, le gustaría ver a los viajeros discutir su decisión de volar con una «persona técnicamente calificada, independiente, que verifique que el participante es consciente de que el riesgo es mucho mayor que el uno-en-varios millones- asociado con los viajes aéreos comerciales».

Una lección aprendida de la manera más difícil.

La Virgin Galactic de Richard Branson, una de los primeras en intentar el turismo espacial en 2004, se ha quedado atrás, acosada por los retrasos y un trágico vuelo de pruebas en octubre de 2014 que mató a un piloto e hirió a otro.

Virgin estaba ofreciendo un recorrido un poco más cerca de la Tierra y considerablemente más barato. Proponía llevar a los pasajeros a una altitud de unos 100 a 160 kilómetros alrededor de la tierra por US 250.000.

La compañía había planeado iniciar vuelos comerciales en 2015, pero sufrió un enorme revés cuando uno de sus cohetes se rompió durante un vuelo de prueba tripulado en 2014. Uno de los dos pilotos en la nave fue muerto y el otro resultó gravemente herido.

Sin embargo, los expertos no están dejando de lado a Virgin, con su lista de espera de 700 personas que han pagado $ 250,000 cada una. Y las ambiciones espaciales de la compañía han obtenido un gran impulso cuando el físico Stephen Hawking dijo que había aceptado la invitación de Branson para ser parte de un vuelo.

¿Qué es exactamente un viaje al espacio?

La nave espacial de carga de SpaceX al final de una misión de aprovisionamiento a la estación espacial internacional el 23 de febrero de 2017. La compañía dice que la cápsula fue pensada siempre para llevar a seres humanos, y ya se están dando los toques finales necesarios a su diseño. © (NASA / flickr)

Hasta ahora, significa llevar pasajeros a la Línea de Karmán, el límite entre atmósfera y espacio exterior.

Los viajeros llegan al límite del espacio, experimentan la ingravidez durante unos minutos y vuelven. Es como una montaña rusa «donde el pico de la montaña rusa está a un poco más de 100 kilómetros por encima de la superficie de la Tierra», dice el profesor Matthews.

Musk ha puesto su mirada más lejos, en la luna, donde dijo que enviará a dos turistas que ya pagaron  en el 2018.

Una empresa canadiense a la vanguardia de la construcción de hoteles espaciales

Maxim de Jong  está convencido de que  el turismo espacial está acercándose tan rápido, que está construyendo hoteles espaciales.

La Thin Red Line Aerospace de De Jong, con sede en Chilliwack, Columbia Británica, está a la vanguardia de los hábitats espaciales-estructuras presurizadas capaces de soportar la vida en el espacio- habiendo diseñado y construido con éxito los primeros inflables para la compañía estadounidense Bigelow Aerospace.

Génesis 1 y 2, lanzados en 2006 y 2007, todavía están en órbita.  Esos prototipos estaban ya muy adelantados en su tiempo: «El problema siempre ha sido la disponibilidad de vehículos de lanzamiento asequibles, eso es lo que estaba frenando todo desde hace muchos años», dice de Jong. «Y ahora estamos en un punto de que es una posibilidad real».

El diseño de De Jong también se utilizó también para “las paredes” del BEAM – el primer hábitat expandible humano- que fue lanzado en abril de 2016 y atado al ISS, donde los astronautas están llevando a cabo periódicamente pruebas de habitabilidad sobre dos años .

De Jong dice que la tecnología es sólida.

«Una vez que llegas a la órbita, subes arriba y ya estás en un bonito hotel», dice, y con «espacio para moverse». También está trabajando en un sistema de esclusas para que la NASA transfiera pasajeros entre la nave espacial y el hábitat.

Alex Ellery, de la Universidad Carleton, ve un tiempo en un futuro no tan lejano en que los vuelos espaciales podrían costar entre 10.000 y 20.000 dólares.

«Creo que vivimos en tiempos muy emocionantes en los que el espacio ya no será un coto exclusivo para unos pocos afortunados», dijo.

«Cuando el precio caiga más acorde con la capacidad financiera de la gente común, de medios más modestos, me inscribiré».

RCI/CBC/Internet

Share
Categorías: Economía, Internacional, Internet y tecnología
Etiquetas: , , , , , ,

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

@*@ Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Aclaración: al enviarnos su comentario, usted reconoce que Radio Canadá Internacional tiene derecho a reproducir y a difundir el mismo, total o parcialmente, de la forma que fuere. Cabe destacar que Radio Canadá Internacional no endosa las opiniones vertidas por los internautas. Sus comentarios serán leídos y publicados si respetan las condiciones de nuestro sitio internet, aquí denominadas “Netiquette”.

Reglas de utilización »

Al verter sus opiniones en un foro público, debe ser igual de cortés que si estuviera frente a un interlocutor. No se tolerarán ataques ni insultos personales. Una cosa es no estar de acuerdo con una opinión, una idea o un hecho, y otra es faltar el respeto al prójimo. Las personas elocuentes no siempre están de acuerdo, y justamente ahí reside el interés de los foros.

La "netiquette" es el conjunto de reglas de conducta que rigen el comportamiento de los internautas. Antes de intervenir en una tribuna, es importante conocer estas reglas. Caso contrario, usted corre el riesgo de ser expulsado.

  1. Los foros de RCInet.ca no son anónimos. Al inscribirse, los usuarios deben ingresar su nombre, apellido y lugar de residencia. Estos datos aparecerán junto al comentario. RCInet.ca se reserva el derecho de no publicar un comentario si duda de la identidad de su autor.
  2. La usurpación de identidad con la intención de inducir a error o de perjudicar a un tercero es una infracción grave plausible de expulsión.
  3. Los foros de RCInet.ca están abiertos a todos, sin distinción de edad, origen étnico, religión, género ni orientación sexual.
  4. Las declaraciones difamatorias, agresivas, racistas, xenófobas, homofóbicas, sexistas o prejuiciosas hacia algún origen étnico, religión o franja etaria no serán publicadas.
  5. En Internet, las mayúsculas equivalen a gritos y pueden ser interpretadas como un signo de agresividad, lo cual resulta desagradable para los demás. Todo mensaje que contenga una o varias palabras en mayúscula (con excepción de las siglas y los acrónimos) será rechazado. Igual suerte correrán los mensajes que contengan una o varias palabras en letra negrita, itálica o subrayada.
  6. El lenguaje vulgar, obsceno o malintencionado está prohibido. Los foros son lugares públicos y sus declaraciones podrían herir la sensibilidad de otros internautas. Las personas que utilicen un lenguaje grosero serán expulsadas.
  7. El respeto mutuo es una condición de base. Por eso mismo está prohibido injuriar, amenazar o acosar a otro usuario. Usted puede expresar su desacuerdo sin atacar al prójimo.
  8. El intercambio de opiniones y puntos de vista discordantes es un elemento clave en todo debate sano, pero no debe transformarse en un diálogo ni en una discusión privada entre dos participantes que se interpelan sin importarles lo que piensen los demás. Los mensajes de esta naturaleza no serán publicados.
  9. Radio Canadá Internacional emite en cinco lenguas. Los debates en los foros deben realizarse en la misma lengua que el contenido al que hacen referencia o en uno de los dos idiomas oficiales, inglés o francés. El uso de otras lenguas, con excepción de unas pocas palabras, está prohibido.
  10. Los mensajes que no tengan relación con el tema comentado no serán publicados.
  11. El envío reiterado de un mismo mensaje perjudica el intercambio de opiniones y por ende no será tolerado.
  12. La inserción de imágenes o de cualquier otro tipo de archivo en un comentario está prohibida. La inclusión de hipervínculos hacia otros sitios está permitida, a condición de que se respete la “netiquette”. Sin embargo, Radio Canadá Internacional no es responsable del contenido de estos sitios externos.
  13. La copia de texto de un tercero, aun cuando se incluya la referencia al autor, es inaceptable si la citación constituye la mayor parte del comentario.
  14. La publicidad y la convocación a movilizaciones, de cualquier forma que fuere, está prohibida en los foros de Radio Canadá Internacional.
  15. Todos los comentarios y contenidos son evaluados antes de su publicación. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de no publicar los mensajes de los internautas.
  16. En todo momento y sin preaviso, Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de cerrar un foro.
  17. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de modificar este conjunto de reglas de conducta (netiquette) en cualquier momento y sin preaviso.
  18. Al participar en un foro, usted autoriza a Radio Canadá Internacional a publicar sus comentarios en Internet por un periodo de tiempo indeterminado. Esto significa asimismo que los mensajes serán indexados por los motores de búsqueda de Internet.
  19. Radio Canadá Internacional no está obligada, bajo ningún punto de vista, a retirar sus comentarios de Internet, aunque usted así lo requiriere. Por este motivo, le rogamos que reflexione detenidamente sobre el contenido y las posibles consecuencias de los mensajes que nos envía.

*