La jornada del miércoles fue señalada como la más violenta desde el inicio de la protesta. REUTERS/Oswaldo Rivas.

Se demora el diálogo para cesar la violencia en Nicaragua

Share

Al menos 15 muertos y más de 200 heridos es el nuevo saldo de los enfrentamientos ocurridos el miércoles entre manifestantes y fuerzas del orden en Managua, la capital de Nicaragua.

La ola de protestas, que ahora tiene como objetivo principal pedir la partida del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, produjo hasta el momento un centenar de muertos, desde que la misma comenzó a mediados de abril último.

La Conferencia Episcopal nicaragüense, que se había ofrecido a mediar entre el gobierno y los manifestantes, advirtió el jueves que el diálogo no será posible hasta que finalice la represión de las protestas.

Los obispos reunidos en ese cuerpo condenaron los actos de violencia por parte de “grupos próximos al gobierno” y sostuvieron que esa es la principal traba para llevar adelante las conversaciones entre uno y otro lado.

El gobierno sugirió que la violencia fue generada desde el mismo bando de los manifestantes.
REUTERS/Oswaldo Rivas.

El anuncio por parte de las autoridades, a comienzos de semana, de que las negociaciones comenzarían pronto, no alcanzó para aliviar la tensión en las calles.

Según algunos testimonios, grupos pro gubernamentales armados dispararon contra los manifestantes durante una marcha que tuvo lugar el miércoles último, con el objetivo de recordar a los cerca de 80 jóvenes y menores de edad que perdieron la vida durante las protestas.

“El número de personas muertas como producto de la acción de un grupo delictivo enmascarado se eleva a 15”, confirmó el subdirector de la Policía Nacional, al tiempo que aclaró que 7 de esos decesos tuvieron lugar en la capital del país. El funcionario también estimó en 218 la cifra de personas que resultaron con heridas en la acción.

Las autoridades agregaron que entre quienes debieron recibir atención médica en los hospitales se encuentran varios efectivos de policía.

El gobierno rechazó las afirmaciones, por parte de grupos de entidades defensoras de los derechos humanos, en el sentido de que las agresiones fueron perpetradas por grupos fieles al presidente Ortega y negó toda implicancia en la violencia contra las protestas iniciadas por los estudiantes en abril último, cuando salieron a las calles para rechazar la intención de las autoridades de modificar el sistema de seguridad social.

Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragüa y esposa de Daniel Ortega. REUTERS/Oswaldo Rivas.

Daniel Ortega fue elegido presidente por tercera vez en 2016, con más del 70 por ciento de los votos emitidos durante los comicios, cifras que fueron puestas en duda por algunos observadores.

Lejos de los días de gloria que conoció durante su gestión tras el triunfo de la Revolución Sandinista, de la que fue uno de sus líderes, Ortega ha sido acusado en los últimos tiempos de querer perpetuarse en el poder y de manejar la economía nicaragüense en su beneficio.

La llegada de su esposa a la vicepresidencia de la nación centroamericana se ha convertido en otro motivo de críticas hacia el mandatario y su administración.

Share
Categorías: Internacional, Política
Etiquetas: , , ,

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

@*@ Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Aclaración: al enviarnos su comentario, usted reconoce que Radio Canadá Internacional tiene derecho a reproducir y a difundir el mismo, total o parcialmente, de la forma que fuere. Cabe destacar que Radio Canadá Internacional no endosa las opiniones vertidas por los internautas. Sus comentarios serán leídos y publicados si respetan las condiciones de nuestro sitio internet, aquí denominadas “Netiquette”.

Reglas de utilización »

Al verter sus opiniones en un foro público, debe ser igual de cortés que si estuviera frente a un interlocutor. No se tolerarán ataques ni insultos personales. Una cosa es no estar de acuerdo con una opinión, una idea o un hecho, y otra es faltar el respeto al prójimo. Las personas elocuentes no siempre están de acuerdo, y justamente ahí reside el interés de los foros.

La "netiquette" es el conjunto de reglas de conducta que rigen el comportamiento de los internautas. Antes de intervenir en una tribuna, es importante conocer estas reglas. Caso contrario, usted corre el riesgo de ser expulsado.

  1. Los foros de RCInet.ca no son anónimos. Al inscribirse, los usuarios deben ingresar su nombre, apellido y lugar de residencia. Estos datos aparecerán junto al comentario. RCInet.ca se reserva el derecho de no publicar un comentario si duda de la identidad de su autor.
  2. La usurpación de identidad con la intención de inducir a error o de perjudicar a un tercero es una infracción grave plausible de expulsión.
  3. Los foros de RCInet.ca están abiertos a todos, sin distinción de edad, origen étnico, religión, género ni orientación sexual.
  4. Las declaraciones difamatorias, agresivas, racistas, xenófobas, homofóbicas, sexistas o prejuiciosas hacia algún origen étnico, religión o franja etaria no serán publicadas.
  5. En Internet, las mayúsculas equivalen a gritos y pueden ser interpretadas como un signo de agresividad, lo cual resulta desagradable para los demás. Todo mensaje que contenga una o varias palabras en mayúscula (con excepción de las siglas y los acrónimos) será rechazado. Igual suerte correrán los mensajes que contengan una o varias palabras en letra negrita, itálica o subrayada.
  6. El lenguaje vulgar, obsceno o malintencionado está prohibido. Los foros son lugares públicos y sus declaraciones podrían herir la sensibilidad de otros internautas. Las personas que utilicen un lenguaje grosero serán expulsadas.
  7. El respeto mutuo es una condición de base. Por eso mismo está prohibido injuriar, amenazar o acosar a otro usuario. Usted puede expresar su desacuerdo sin atacar al prójimo.
  8. El intercambio de opiniones y puntos de vista discordantes es un elemento clave en todo debate sano, pero no debe transformarse en un diálogo ni en una discusión privada entre dos participantes que se interpelan sin importarles lo que piensen los demás. Los mensajes de esta naturaleza no serán publicados.
  9. Radio Canadá Internacional emite en cinco lenguas. Los debates en los foros deben realizarse en la misma lengua que el contenido al que hacen referencia. El uso de otras lenguas, con excepción de unas pocas palabras, está prohibido.
  10. Los mensajes que no tengan relación con el tema comentado no serán publicados.
  11. El envío reiterado de un mismo mensaje perjudica el intercambio de opiniones y por ende no será tolerado.
  12. La inserción de imágenes o de cualquier otro tipo de archivo en un comentario está prohibida. La inclusión de hipervínculos hacia otros sitios está permitida, a condición de que se respete la “netiquette”. Sin embargo, Radio Canadá Internacional no es responsable del contenido de estos sitios externos.
  13. La copia de texto de un tercero, aun cuando se incluya la referencia al autor, es inaceptable si la citación constituye la mayor parte del comentario.
  14. La publicidad y la convocación a movilizaciones, de cualquier forma que fuere, está prohibida en los foros de Radio Canadá Internacional.
  15. Todos los comentarios y contenidos son evaluados antes de su publicación. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de no publicar los mensajes de los internautas.
  16. En todo momento y sin preaviso, Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de cerrar un foro.
  17. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de modificar este conjunto de reglas de conducta (netiquette) en cualquier momento y sin preaviso.
  18. Al participar en un foro, usted autoriza a Radio Canadá Internacional a publicar sus comentarios en Internet por un periodo de tiempo indeterminado. Esto significa asimismo que los mensajes serán indexados por los motores de búsqueda de Internet.
  19. Radio Canadá Internacional no está obligada, bajo ningún punto de vista, a retirar sus comentarios de Internet, aunque usted así lo requiriere. Por este motivo, le rogamos que reflexione detenidamente sobre el contenido y las posibles consecuencias de los mensajes que nos envía.

*