Un paciente con una máscara contra la gripe durante la epidemia de gripe que tuvo lugar en la Primera Guerra Mundial. (Topical Press Agency / Getty Images)

Lecciones para hoy de la gripe española de 1918

Share

Hace cien años, en las últimas semanas de la Gran Guerra, la mitad de la población mundial sufrió la gripe española de 1918. Murieron entre 50 y 100 millones de personas.

La gripe viajó a Canadá a fines del verano de 1918 y barrió el país en una semana. Comenzó con tropas cruzando el Atlántico, que regresaban a casa desde el frente. Unos 50,000 canadienses murieron y muchos más se enfermaron.

En Montreal, los cuerpos tenían que ser cargados en tranvías porque no había suficientes coches fúnebres par transportarlos.

Para octubre de 1918, la influenza cobraba 1.000 vidas canadienses por día. En comparación, hubo 100 muertes por día en el campo de batalla.

Operadoras de teléfonos de Alberta con máscaras 1918: Archivos de fotos de Glenbow

En ese momento, nadie sabía qué estaba causando esta gripe mortal ni cómo tratarla. Una persona podría enfermarse por la mañana y morir al caer la noche.

Las escuelas fueron cerradas al igual que el transporte público y las reuniones públicas fueron canceladas.

La gente usaba máscaras, escupir en la calle estaba prohibido y, en Canadá, la Isla del Príncipe Eduardo se puso en cuarentena en el continente. Nada parecía funcionar.

La investigación médica ha recorrido un largo camino desde entonces. Pero los virus de la gripe siguen molestando a los investigadores de todo el mundo.

Foto histórica de la sala de gripe española de 1918 en Camp Funston, Kansas, que muestra a muchos pacientes enfermos de gripe (fotógrafo del ejército de EE. UU. / Wikimedia Commons)

Mitos que persisten

La llamada «gripe española» ¿se originó en España?

La pandemia probablemente adquirió este apodo debido a la Primera Guerra Mundial, que estaba en pleno apogeo en ese momento. Los principales países implicados en la guerra deseaban evitar alentar a sus enemigos, por lo que se suprimieron los informes sobre la extensión de la gripe en Alemania, Austria, Francia, el Reino Unido y los Estados Unidos. En contraste, la España neutral no tenía necesidad de mantener secreta la gripe. Eso creó la falsa impresión de que España estaba soportando la peor parte de la enfermedad.

De hecho, el origen geográfico de la gripe se debate hasta el día de hoy, aunque las hipótesis han sugerido el este de Asia, Europa e incluso Kansas.

La pandemia ¿fue el trabajo de un ‘super virus’?

La gripe de 1918 se propagó rápidamente, matando a 25 millones de personas en solo los primeros seis meses. Esto llevó a algunos a temer el fin de la humanidad y durante mucho tiempo alimentó la suposición de que la cepa de la influenza era particularmente letal.

Sin embargo, un estudio más reciente sugiere que el virus en sí, aunque más letal que otras cepas, no fue fundamentalmente diferente de los que causaron epidemias en otros años.

Gran parte de la alta tasa de mortalidad se puede atribuir a la aglomeración en campamentos militares y entornos urbanos, así como a la mala nutrición y el saneamiento, que sufrieron durante la guerra. Ahora se piensa que muchas de las muertes se debieron al desarrollo de neumonías bacterianas en los pulmones debilitados por la influenza.

El virus ¿mató a la mayoría de las personas que estaban infectadas con él?

De hecho, la gran mayoría de las personas que contrajeron la gripe de 1918 sobrevivieron. Las tasas de mortalidad nacional entre los infectados generalmente no superan el 20 por ciento.

Sin embargo, las tasas de mortalidad variaron entre los diferentes grupos. En los EE. UU las muertes fueron particularmente altas entre las poblaciones de nativos americanos, tal vez debido a las menores tasas de exposición a cepas pasadas de influenza. En algunos casos, comunidades nativas enteras fueron aniquiladas.

Por supuesto, incluso una tasa de mortalidad del 20 por ciento supera con creces una gripe típica, que mata a menos del uno por ciento de los infectados.

La vacunación generalizada ¿puso fin a la pandemia?

La inmunización contra la gripe tal como la conocemos hoy no se practicó en 1918 y, por lo tanto, no desempeñó ningún papel en el final de la pandemia.

La exposición a cepas anteriores de la gripe puede haber ofrecido alguna protección. Por ejemplo, los soldados que habían servido en el ejército durante años sufrieron tasas de muerte más bajas que los nuevos reclutas.

Además, el virus de mutación rápida probablemente evolucionó con el tiempo en cepas menos letales. Esto es predicho por los modelos de selección natural. Debido a que las cepas altamente letales matan a su huésped rápidamente, no se pueden propagar tan fácilmente como las cepas menos letales.


Dos enfermeras de la Cruz Roja Americana haciendo una demostración de las prácticas de tratamiento durante la pandemia de influenza de 1918. (División de Impresiones y Fotografías de la Biblioteca del Congreso Washington, D.C.)

Canadá conmemoró el aniversario

La tercera semana de mayo, el gobierno canadiense anunció fondos para dos organizaciones con el objetivo de conmemorar el aniversario. El gobierno otorgará $ 400,000 a Testaments.ca por una innovadora plataforma digital para informar a los estudiantes sobre la terrible tragedia y sus efectos en Canadá y el mundo, y más de $ 450,000 para Sound Venture Productions  con el objetivo de crear un documental sobre la devastación en la población canadiense incluyendo las comunidades aborígenes, algunas de las cuales fueron particularmente golpeadas debido a la exposición limitada a cepas de gripe previas.

Uno de los resultados directos de los esfuerzos de Canadá para enfrentar la gripe fue la creación del Departamento de Salud federal en 1919.

¿Es posible otra pandemia?

Este invierno en Canadá, los hospitales estuvieron repletos de pacientes que han contraído el virus particularmente severo de la temporada, incluso si se han vacunado contra la gripe. Al menos ocho niños han muerto.

Encontrar la vacuna adecuada contra la gripe es una lotería, a veces funciona, otras no.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, no es imposible que el mundo pueda enfrentar otra pandemia como la de 1918.

Las epidemias de gripe severas tienden a ocurrir cada pocas décadas.

Mientras que pocas personas que viven pueden recordar la gran pandemia de gripe de 1918, podemos seguir aprendiendo sus lecciones, que van desde el sentido común del lavado de manos y las inmunizaciones hasta el potencial de los medicamentos antivirales. Hoy sabemos más sobre cómo aislar y manejar un gran número de pacientes enfermos y moribundos, y podemos recetar antibióticos, no disponibles en 1918, para combatir las infecciones bacterianas secundarias. Tal vez la mejor esperanza radique en mejorar la nutrición, el saneamiento y el nivel de vida, lo que hace que los pacientes sean más capaces de resistir la infección.

Todos estos son temas que la periodista científica Laura Spinney presenta en su nuevo libro, «Pale Rider, la gripe española de 1918 y cómo cambió el mundo».

Spinney ha escrito para National Geographic, Nature, The Economist y otras publicaciones. También es autora de dos novelas, «The Doctor» y «The Quick».

Laura Spinney  fue entrevistada por Michael Enright , CBC

Share
Categorías: Historia, Salud, Sociedad
Etiquetas: , ,

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

@*@ Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Aclaración: al enviarnos su comentario, usted reconoce que Radio Canadá Internacional tiene derecho a reproducir y a difundir el mismo, total o parcialmente, de la forma que fuere. Cabe destacar que Radio Canadá Internacional no endosa las opiniones vertidas por los internautas. Sus comentarios serán leídos y publicados si respetan las condiciones de nuestro sitio internet, aquí denominadas “Netiquette”.

Reglas de utilización »

Al verter sus opiniones en un foro público, debe ser igual de cortés que si estuviera frente a un interlocutor. No se tolerarán ataques ni insultos personales. Una cosa es no estar de acuerdo con una opinión, una idea o un hecho, y otra es faltar el respeto al prójimo. Las personas elocuentes no siempre están de acuerdo, y justamente ahí reside el interés de los foros.

La "netiquette" es el conjunto de reglas de conducta que rigen el comportamiento de los internautas. Antes de intervenir en una tribuna, es importante conocer estas reglas. Caso contrario, usted corre el riesgo de ser expulsado.

  1. Los foros de RCInet.ca no son anónimos. Al inscribirse, los usuarios deben ingresar su nombre, apellido y lugar de residencia. Estos datos aparecerán junto al comentario. RCInet.ca se reserva el derecho de no publicar un comentario si duda de la identidad de su autor.
  2. La usurpación de identidad con la intención de inducir a error o de perjudicar a un tercero es una infracción grave plausible de expulsión.
  3. Los foros de RCInet.ca están abiertos a todos, sin distinción de edad, origen étnico, religión, género ni orientación sexual.
  4. Las declaraciones difamatorias, agresivas, racistas, xenófobas, homofóbicas, sexistas o prejuiciosas hacia algún origen étnico, religión o franja etaria no serán publicadas.
  5. En Internet, las mayúsculas equivalen a gritos y pueden ser interpretadas como un signo de agresividad, lo cual resulta desagradable para los demás. Todo mensaje que contenga una o varias palabras en mayúscula (con excepción de las siglas y los acrónimos) será rechazado. Igual suerte correrán los mensajes que contengan una o varias palabras en letra negrita, itálica o subrayada.
  6. El lenguaje vulgar, obsceno o malintencionado está prohibido. Los foros son lugares públicos y sus declaraciones podrían herir la sensibilidad de otros internautas. Las personas que utilicen un lenguaje grosero serán expulsadas.
  7. El respeto mutuo es una condición de base. Por eso mismo está prohibido injuriar, amenazar o acosar a otro usuario. Usted puede expresar su desacuerdo sin atacar al prójimo.
  8. El intercambio de opiniones y puntos de vista discordantes es un elemento clave en todo debate sano, pero no debe transformarse en un diálogo ni en una discusión privada entre dos participantes que se interpelan sin importarles lo que piensen los demás. Los mensajes de esta naturaleza no serán publicados.
  9. Radio Canadá Internacional emite en cinco lenguas. Los debates en los foros deben realizarse en la misma lengua que el contenido al que hacen referencia o en uno de los dos idiomas oficiales, inglés o francés. El uso de otras lenguas, con excepción de unas pocas palabras, está prohibido.
  10. Los mensajes que no tengan relación con el tema comentado no serán publicados.
  11. El envío reiterado de un mismo mensaje perjudica el intercambio de opiniones y por ende no será tolerado.
  12. La inserción de imágenes o de cualquier otro tipo de archivo en un comentario está prohibida. La inclusión de hipervínculos hacia otros sitios está permitida, a condición de que se respete la “netiquette”. Sin embargo, Radio Canadá Internacional no es responsable del contenido de estos sitios externos.
  13. La copia de texto de un tercero, aun cuando se incluya la referencia al autor, es inaceptable si la citación constituye la mayor parte del comentario.
  14. La publicidad y la convocación a movilizaciones, de cualquier forma que fuere, está prohibida en los foros de Radio Canadá Internacional.
  15. Todos los comentarios y contenidos son evaluados antes de su publicación. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de no publicar los mensajes de los internautas.
  16. En todo momento y sin preaviso, Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de cerrar un foro.
  17. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de modificar este conjunto de reglas de conducta (netiquette) en cualquier momento y sin preaviso.
  18. Al participar en un foro, usted autoriza a Radio Canadá Internacional a publicar sus comentarios en Internet por un periodo de tiempo indeterminado. Esto significa asimismo que los mensajes serán indexados por los motores de búsqueda de Internet.
  19. Radio Canadá Internacional no está obligada, bajo ningún punto de vista, a retirar sus comentarios de Internet, aunque usted así lo requiriere. Por este motivo, le rogamos que reflexione detenidamente sobre el contenido y las posibles consecuencias de los mensajes que nos envía.

*