En esta imagen, tomada de un vídeo publicado por el Gobierno de Tailandia, se observa a los niños rescatados a través de una ventana de la sala de recuperación del hospital Chiang Rai, en el norte de Tailandia. (Oficina del Portavoz del Gobierno de Tailandia/Prensa Asociada)

Tras sobrevivir en una caverna, los niños tailandeses enfrentarán la maldición de la fama

Share

Después de haber sobrevivido a una traumática experiencia de supervivencia en una cueva oscura e inundada, los 12 niños tailandeses rescatados y su joven entrenador de fútbol tendrán que enfrentarse ahora a un nuevo reto: la fama.

Los menores, de entre 11 y 16 años, pasarán al menos una semana en el hospital y un mes en casa, según los responsables sanitarios, tras un arriesgado rescate que los extrajo del complejo de cuevas Tham Luang en la provincia septentrional de Chiang Rai.

Este incidente ha fascinado al mundo. “El mundo está mirando”, dijo Kham-oey Promthep, de 64 años, abuela de Duangpetch Promthep, de 13 años, o Dom, de 13, capitán del equipo de fútbol ‘Jabalíes Salvajes’.

“Estaba atrapado en una cueva y todos en el país y en todo el mundo tuvieron que venir a ayudarle. ¿Qué tenemos para darles a cambio? No tenemos nada, así que debe ser un buen chico”, dijo Kham-oey.

El grupo ya está enfrentándose a la presión de un aumento de las expectativas.

Grupo de marinos socorristas transportan a uno de los niños fuera de la cueva Tham Luang Nang Non. (Página de Facebook de la Marina Tailandesa SEAL / Prensa Asociada)

El jefe del equipo de buceo SEAL de la Marina tailandesa que participó en su rescate instó a los niños a aprovechar al máximo sus vidas y “ser una fuerza para el bien”.

La atención mundial sobre su destino y el rescate multinacional han colocado a la zona en el mapa, con planes para crear un museo que muestre el rescate.

A pesar del gran interés y la presión, los niños necesitan vivir con la mayor normalidad posible, dijo la Dra. Andrea Danese del Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia del King’s College en Londres.

“Los niños necesitan volver a su vida normal, a sus rutinas diarias, para entender totalmente que la amenaza ha terminado”, dijo Danese, quien dirige el laboratorio de estrés y desarrollo del instituto.

Su investigación sugiere que hasta el 20 por ciento de los niños pueden desarrollar trastornos psiquiátricos a más largo plazo, como depresión, ansiedad y trastorno de estrés postraumático.

El primer ministro tailandés, Prayuth Chan-ocha, ha pedido que los niños tengan tiempo y espacio personal para recuperarse. “La mejor manera es no molestarlos y dejarlos estudiar”, dijo a los periodistas esta semana.

Las autoridades tailandesas han impedido que los medios de comunicación mundiales, acampados en cafeterías y en las esquinas de las calles frente al hospital de Chiang Rai, entrevistaran a los niños, y con razón, dijo Danese.

“El escrutinio intenso de los medios puede actuar como un recordatorio de su experiencia traumática y evitar que vuelvan a la vida normal”, dijo.

La historia ya está camino de convertirse en una película de Hollywood, con dos productoras tratando de rodar el calvario de los niños y su audaz rescate.

Share
Categorías: Internacional, Sociedad
Etiquetas: , , ,

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

@*@ Comments

Deja un comentario

Aclaración: al enviarnos su comentario, usted reconoce que Radio Canadá Internacional tiene derecho a reproducir y a difundir el mismo, total o parcialmente, de la forma que fuere. Cabe destacar que Radio Canadá Internacional no endosa las opiniones vertidas por los internautas. Sus comentarios serán leídos y publicados si respetan las condiciones de nuestro sitio internet, aquí denominadas “Netiqueta”.

Netiqueta
Al verter sus opiniones en un foro público, debe ser igual de cortés que si estuviera frente a un interlocutor. No se tolerarán ataques ni insultos personales. Una cosa es no estar de acuerdo con una opinión, una idea o un hecho, y otra es faltar el respeto al prójimo. Las personas elocuentes no siempre están de acuerdo, y justamente ahí reside el interés de los foros.

La «netiqueta» es el conjunto de reglas de conducta que rigen el comportamiento de los internautas. Antes de intervenir en una tribuna, es importante conocer estas reglas. Caso contrario, usted corre el riesgo de ser expulsado.

  1. Los foros de RCInet.ca no son anónimos. Al inscribirse, los usuarios deben ingresar su nombre, apellido y lugar de residencia. Estos datos aparecerán junto al comentario. RCInet.ca se reserva el derecho de no publicar un comentario si duda de la identidad de su autor.
  2. La usurpación de identidad con la intención de inducir a error o de perjudicar a un tercero es una infracción grave plausible de expulsión.
  3. Los foros de RCInet.ca están abiertos a todos, sin distinción de edad, origen étnico, religión, género ni orientación sexual.
  4. Las declaraciones difamatorias, agresivas, racistas, xenófobas, homofóbicas, sexistas o prejuiciosas hacia algún origen étnico, religión o franja etaria no serán publicadas.
  5. En Internet, las mayúsculas equivalen a gritos y pueden ser interpretadas como un signo de agresividad, lo cual resulta desagradable para los demás. Todo mensaje que contenga una o varias palabras en mayúscula (con excepción de las siglas y los acrónimos) será rechazado. Igual suerte correrán los mensajes que contengan una o varias palabras en letra negrita, itálica o subrayada.
  6. El lenguaje vulgar, obsceno o malintencionado está prohibido. Los foros son lugares públicos y sus declaraciones podrían herir la sensibilidad de otros internautas. Las personas que utilicen un lenguaje grosero serán expulsadas.
  7. El respeto mutuo es una condición de base. Por eso mismo está prohibido injuriar, amenazar o acosar a otro usuario. Usted puede expresar su desacuerdo sin atacar al prójimo.
  8. El intercambio de opiniones y puntos de vista discordantes es un elemento clave en todo debate sano, pero no debe transformarse en un diálogo ni en una discusión privada entre dos participantes que se interpelan sin importarles lo que piensen los demás. Los mensajes de esta naturaleza no serán publicados.
  9. Radio Canadá Internacional emite en cinco lenguas. Los debates en los foros deben realizarse en la misma lengua que el contenido al que hacen referencia o en uno de los dos idiomas oficiales, inglés o francés. El uso de otras lenguas, con excepción de unas pocas palabras, está prohibido.
  10. Los mensajes que no tengan relación con el tema comentado no serán publicados.
  11. El envío reiterado de un mismo mensaje perjudica el intercambio de opiniones y por ende no será tolerado.
  12. La inserción de imágenes o de cualquier otro tipo de archivo en un comentario está prohibida. La inclusión de hipervínculos hacia otros sitios está permitida, a condición de que se respete la “netiqueta”. Sin embargo, Radio Canadá Internacional no es responsable del contenido de estos sitios externos.
  13. La copia de texto de un tercero, aun cuando se incluya la referencia al autor, es inaceptable si la citación constituye la mayor parte del comentario.
  14. La publicidad y la convocación a movilizaciones, de cualquier forma que fuere, está prohibida en los foros de Radio Canadá Internacional.
  15. Todos los comentarios y contenidos son evaluados antes de su publicación. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de no publicar los mensajes de los internautas.
  16. En todo momento y sin preaviso, Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de cerrar un foro.
  17. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de modificar este conjunto de reglas de conducta (netiqueta) en cualquier momento y sin preaviso.
  18. Al participar en un foro, usted autoriza a Radio Canadá Internacional a publicar sus comentarios en Internet por un periodo de tiempo indeterminado. Esto significa asimismo que los mensajes serán indexados por los motores de búsqueda de Internet.
  19. Radio Canadá Internacional no está obligada, bajo ningún punto de vista, a retirar sus comentarios de Internet, aunque usted así lo requiriere. Por este motivo, le rogamos que reflexione detenidamente sobre el contenido y las posibles consecuencias de los mensajes que nos envía.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*