Renacimiento de la comunidad de Antapite con aporte canadiense

Share

Olvidada durante mucho tiempo por los diferentes niveles de gobierno, la comunidad de Antapite en Perú renace gracias a la llegada de agua potable.

Desde el pasado mes de octubre, Alas de Esperanza y sus asociados en Perú han estado trabajando con la comunidad de Antapite para instalar un sistema de suministro de agua confiable, permanente y alimentado por gravedad. El agua proviene de dos fuentes recogidas en las alturas del pueblo.

En Antapite, Concepcion, Vilcashuaman. El comité de agua de la comunidad debe estar conformado con un mínimo del 50% de mujeres

André Franche es presidente de Alas de Esperanza, organización que  financia en su mayoría proyectos relacionados con el acceso al agua potable en Perú

Él explica que la pequeña comunidad de Antapite, compuesta por unas cincuenta familias en el pueblo, se encuentra a unas tres horas de Huamanga, en Ayacucho.  Se trata de una comunidad muy alejada,  abandonada y con mucha pobreza.

Esta comunidad no solo estuvo olvidada por todos los niveles de gobierno, dice André, sino que también sufrió las consecuencias de la violencia desatada por el grupo terrorista Sendero Luminoso y los enfrentamientos con las fuerzas armadas, dejando a la comunidad en el medio del fuego explica André.

Son poblaciones que viven en mucha pobreza y la carestía de agua potable las lleva a vivir en total insalubridad.

Hubo un ensayo de parte del gobierno para instalar un sistema de agua potable. El problema, explica André Franche, es que en su mayoría son proyectos mal elaborados y que por esa razón no duran. El gobierno manda contratistas que hacen el trabajo y la gente no participa. El contratista no va a formar operadores ni comités de agua para asegurar el buen mantenimiento de la gestión del sistema, señala.

El inicio del trabajo con la comunidad

André cuenta que fue el alcalde del distrito quien le habló a Alas de Esperanza sobre la comunidad  de Antapite.

Hicimos varias reuniones con la gente donde les explicamos las dos principales condiciones: formar un comité de agua conformado con un mínimo del 50% de mujeres, la segunda, la obligación de la comunidad d aportar la mano de obra no calificad, para excavar las zanjas, el transporte de las tuberías, etc.

Esas condiciones fueron aceptadas por la comunidad, entonces el paso siguiente fue enviar una trabajadora social, Reyna Quispe.

Además de las reuniones con la población, ella visitó a todas las familias y pasó varias horas con cada madre para prepararlas para su nueva vida.

Hizo un trabajo admirable. Ella vivió en el pueblo con la gente durante toda la duración del proyecto. Su trabajo creó una gran relación de confianza, importante para mejorar y embellecer la vida de la gente.

Reyna Quispe con gente de la comunidad

Para que se entienda lo que representa este cambio para ellas, André explica que anteriormente las mujeres iban caminando a buscar el agua en charcos, en canales de riego, y que se trataba de agua sucia.

Todavía falta construir los lavabos en concreto. André calcula que en dos meses, todas las familias tendrán agua corriente en casa.

La puesta en marcha del proyecto

Se captaron dos manantiales para alimentar en agua a toda la comunidad. Se canalizó el agua por el pueblo, por gravedad. Siempre que se puede dan prioridad a ese tipo de proyectos de abastecimiento por gravedad, explica el director de Alas de Esperanza, porque representa menos gastos de mantenimiento. El agua que llega ahora a todas las casas es cristalina.

O sea que las mamás tienen agua corriente en sus casas todos los días.

Alas de Esperanza ayuda desde hace años a que las comunidades lejanas de Perú obtengan agua potable. Hablar con André Franche significa siempre una buena noticia. No se trata de proyectos gigantescos.

Pero cuando algún día se ponga sobre papel la cantidad de personas de las comunidades que obtuvieron agua potable, con todo lo que eso significa para el desarrollo de esas comunidades, se podrá ver la extensión de lo logrado en término poblacional.

Le preguntamos simplemente a André como se siente al ver ese progreso.

Vivo esto con mucha motivación al ver los resultados y la transformación que se opera en estas comunidades a partir del momento que tienen acceso constante a agua limpia. Pues eso motiva mucho y nos anima a seguir.

Siempre hay problemas pero la motivación es constante gracias además al pequeño equipo que tenemos en Perú, y que cada vez más está obteniendo una mayor autonomía.

André Franche, director de Alas de Esperanza, en Perú
Photo Credit: André Franche

Esto y mucho más en la entrevista de Radio Canadá Internacional con André Franche, presidente de Alas de Esperanza.

Escuche

En sus inicios, Alas de Esperanza nace bajo la influencia de misioneros Franciscanos católicos, que partieron de  Canadá para establecer misiones en  los rincones más remotos del Perú.

En 1971, un grupo de laicos que trabajaba con los franciscanos creó oficialmente Alas de Esperanza para organizar el transporte aéreo humanitario y misionero en Perú.

Gracias al avión, un viaje que duraba más  de una  semana se podía hacer en 45 minutos.

Y desde el año 2000, la organización financia en su mayoría proyectos relacionados con el acceso al agua potable en Perú. Ella  instala sistemas confiables y permanentes en comunidades muy remotas y marginadas.

Share
Categorías: Economía, Sociedad
Etiquetas: , ,

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

@*@ Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Aclaración: al enviarnos su comentario, usted reconoce que Radio Canadá Internacional tiene derecho a reproducir y a difundir el mismo, total o parcialmente, de la forma que fuere. Cabe destacar que Radio Canadá Internacional no endosa las opiniones vertidas por los internautas. Sus comentarios serán leídos y publicados si respetan las condiciones de nuestro sitio internet, aquí denominadas “Netiquette”.

Reglas de utilización »

Al verter sus opiniones en un foro público, debe ser igual de cortés que si estuviera frente a un interlocutor. No se tolerarán ataques ni insultos personales. Una cosa es no estar de acuerdo con una opinión, una idea o un hecho, y otra es faltar el respeto al prójimo. Las personas elocuentes no siempre están de acuerdo, y justamente ahí reside el interés de los foros.

La "netiquette" es el conjunto de reglas de conducta que rigen el comportamiento de los internautas. Antes de intervenir en una tribuna, es importante conocer estas reglas. Caso contrario, usted corre el riesgo de ser expulsado.

  1. Los foros de RCInet.ca no son anónimos. Al inscribirse, los usuarios deben ingresar su nombre, apellido y lugar de residencia. Estos datos aparecerán junto al comentario. RCInet.ca se reserva el derecho de no publicar un comentario si duda de la identidad de su autor.
  2. La usurpación de identidad con la intención de inducir a error o de perjudicar a un tercero es una infracción grave plausible de expulsión.
  3. Los foros de RCInet.ca están abiertos a todos, sin distinción de edad, origen étnico, religión, género ni orientación sexual.
  4. Las declaraciones difamatorias, agresivas, racistas, xenófobas, homofóbicas, sexistas o prejuiciosas hacia algún origen étnico, religión o franja etaria no serán publicadas.
  5. En Internet, las mayúsculas equivalen a gritos y pueden ser interpretadas como un signo de agresividad, lo cual resulta desagradable para los demás. Todo mensaje que contenga una o varias palabras en mayúscula (con excepción de las siglas y los acrónimos) será rechazado. Igual suerte correrán los mensajes que contengan una o varias palabras en letra negrita, itálica o subrayada.
  6. El lenguaje vulgar, obsceno o malintencionado está prohibido. Los foros son lugares públicos y sus declaraciones podrían herir la sensibilidad de otros internautas. Las personas que utilicen un lenguaje grosero serán expulsadas.
  7. El respeto mutuo es una condición de base. Por eso mismo está prohibido injuriar, amenazar o acosar a otro usuario. Usted puede expresar su desacuerdo sin atacar al prójimo.
  8. El intercambio de opiniones y puntos de vista discordantes es un elemento clave en todo debate sano, pero no debe transformarse en un diálogo ni en una discusión privada entre dos participantes que se interpelan sin importarles lo que piensen los demás. Los mensajes de esta naturaleza no serán publicados.
  9. Radio Canadá Internacional emite en cinco lenguas. Los debates en los foros deben realizarse en la misma lengua que el contenido al que hacen referencia. El uso de otras lenguas, con excepción de unas pocas palabras, está prohibido.
  10. Los mensajes que no tengan relación con el tema comentado no serán publicados.
  11. El envío reiterado de un mismo mensaje perjudica el intercambio de opiniones y por ende no será tolerado.
  12. La inserción de imágenes o de cualquier otro tipo de archivo en un comentario está prohibida. La inclusión de hipervínculos hacia otros sitios está permitida, a condición de que se respete la “netiquette”. Sin embargo, Radio Canadá Internacional no es responsable del contenido de estos sitios externos.
  13. La copia de texto de un tercero, aun cuando se incluya la referencia al autor, es inaceptable si la citación constituye la mayor parte del comentario.
  14. La publicidad y la convocación a movilizaciones, de cualquier forma que fuere, está prohibida en los foros de Radio Canadá Internacional.
  15. Todos los comentarios y contenidos son evaluados antes de su publicación. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de no publicar los mensajes de los internautas.
  16. En todo momento y sin preaviso, Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de cerrar un foro.
  17. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de modificar este conjunto de reglas de conducta (netiquette) en cualquier momento y sin preaviso.
  18. Al participar en un foro, usted autoriza a Radio Canadá Internacional a publicar sus comentarios en Internet por un periodo de tiempo indeterminado. Esto significa asimismo que los mensajes serán indexados por los motores de búsqueda de Internet.
  19. Radio Canadá Internacional no está obligada, bajo ningún punto de vista, a retirar sus comentarios de Internet, aunque usted así lo requiriere. Por este motivo, le rogamos que reflexione detenidamente sobre el contenido y las posibles consecuencias de los mensajes que nos envía.

*