La iniciativa ha generado diversas manifestaciones a favor y en contra. THE CANADIAN PRESS/Graham Hughes

Laicidad del Estado: nueva protesta contra proyecto de ley

Share

Un proyecto de ley sobre la laicidad del Estado sigue creando repercusiones a favor y en contra en la provincia de Quebec.

El domingo fue el turno de denominada Coalición Inclusión Quebec, que realizó una cadena humana alrededor del Palacio de Justicia de Montreal.

La entidad, integrada por ciudadanos, grupos religiosos, juristas y docentes, se manifestó con la intención de reafirmar su convicción respecto a la importancia de proteger los derechos y libertades de las personas.

Para algunos, la norma genera más divisiones que puntos en común. THE CANADIAN PRESS/Graham Hughes

Un vocero de lo entidad sostuvo que si el proyecto es aprobado, eso no garantizará la intención declarada por la administración provincial, de asegurar la mayor neutralidad posible por parte del Estado en materia religiosa.

Michel Seymour, profesor de filosofía en la Universidad de Montreal, adujo que un Estado que es “verdaderamente neutro no debe inmiscuirse” en cuestiones de religión. Según el portavoz, al prohibir que funcionarios públicos luzcan signos religiosos durante el cumplimiento de sus funciones implica una toma de posición por parte del Estado, al expresar un juicio en relación con esos símbolos.

Seymour fue una de las personas que brindó testimonio ante la comisión parlamentaria contra el proyecto de “Carta sobre los Valores de Laicidad y Neutralidad Religiosa del Estado”, presentado en 2014 por la administración de entonces, y sostuvo que la actual iniciativa reproduce la misma discriminación.

El experto en filosofía alegó que elaborar un proyecto de ley que tenga como blanco principal a los empleados estatales que expresan sus convicciones religiosas implica un acto de “discriminación” contra un subgrupo y que dicha situación va en contra del rol del Estado, que debe ser garante del principio de igualdad entre todos los habitantes.

Simon Jolin-Barrette, ministro de Inmigración e Inclusión. THE CANADIAN PRESS/Jacques Boissinot

El gobierno de la provincia de Quebec, ejercido por la Coalition Avenir Quebec, presentó recientemente un proyecto de ley que busca que empleados estatales no puedan portar símbolos religiosos mientras ejercen sus tareas oficiales.

La iniciativa, dada a conocer en marzo último por el ministro provincial de la Diversidad y la Inclusión, Simon Jolin-Barrette, prohíbe a varias categorías de empleados estatales en posición de autoridad portar todo signo religioso durante el desempeño de sus funciones.

El proyecto se aplica también a los docentes y directivos de escuelas.

Por otra parte, según el texto, toda persona que desee recibir un servicio por parte de la administración estatal deberá presentarse con el rostro descubierto.

Otro de los puntos de fricción generados por la norma propuesta es el hecho de que el ministro Barrette sostuvo que, de ser aprobada, la ley será aplicada integralmente y de manera independiente de las disposiciones incluidas en la constitución canadiense.

Share
Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Política, Religión

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

@*@ Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Aclaración: al enviarnos su comentario, usted reconoce que Radio Canadá Internacional tiene derecho a reproducir y a difundir el mismo, total o parcialmente, de la forma que fuere. Cabe destacar que Radio Canadá Internacional no endosa las opiniones vertidas por los internautas. Sus comentarios serán leídos y publicados si respetan las condiciones de nuestro sitio internet, aquí denominadas “Netiquette”.

Reglas de utilización »

Al verter sus opiniones en un foro público, debe ser igual de cortés que si estuviera frente a un interlocutor. No se tolerarán ataques ni insultos personales. Una cosa es no estar de acuerdo con una opinión, una idea o un hecho, y otra es faltar el respeto al prójimo. Las personas elocuentes no siempre están de acuerdo, y justamente ahí reside el interés de los foros.

La "netiquette" es el conjunto de reglas de conducta que rigen el comportamiento de los internautas. Antes de intervenir en una tribuna, es importante conocer estas reglas. Caso contrario, usted corre el riesgo de ser expulsado.

  1. Los foros de RCInet.ca no son anónimos. Al inscribirse, los usuarios deben ingresar su nombre, apellido y lugar de residencia. Estos datos aparecerán junto al comentario. RCInet.ca se reserva el derecho de no publicar un comentario si duda de la identidad de su autor.
  2. La usurpación de identidad con la intención de inducir a error o de perjudicar a un tercero es una infracción grave plausible de expulsión.
  3. Los foros de RCInet.ca están abiertos a todos, sin distinción de edad, origen étnico, religión, género ni orientación sexual.
  4. Las declaraciones difamatorias, agresivas, racistas, xenófobas, homofóbicas, sexistas o prejuiciosas hacia algún origen étnico, religión o franja etaria no serán publicadas.
  5. En Internet, las mayúsculas equivalen a gritos y pueden ser interpretadas como un signo de agresividad, lo cual resulta desagradable para los demás. Todo mensaje que contenga una o varias palabras en mayúscula (con excepción de las siglas y los acrónimos) será rechazado. Igual suerte correrán los mensajes que contengan una o varias palabras en letra negrita, itálica o subrayada.
  6. El lenguaje vulgar, obsceno o malintencionado está prohibido. Los foros son lugares públicos y sus declaraciones podrían herir la sensibilidad de otros internautas. Las personas que utilicen un lenguaje grosero serán expulsadas.
  7. El respeto mutuo es una condición de base. Por eso mismo está prohibido injuriar, amenazar o acosar a otro usuario. Usted puede expresar su desacuerdo sin atacar al prójimo.
  8. El intercambio de opiniones y puntos de vista discordantes es un elemento clave en todo debate sano, pero no debe transformarse en un diálogo ni en una discusión privada entre dos participantes que se interpelan sin importarles lo que piensen los demás. Los mensajes de esta naturaleza no serán publicados.
  9. Radio Canadá Internacional emite en cinco lenguas. Los debates en los foros deben realizarse en la misma lengua que el contenido al que hacen referencia. El uso de otras lenguas, con excepción de unas pocas palabras, está prohibido.
  10. Los mensajes que no tengan relación con el tema comentado no serán publicados.
  11. El envío reiterado de un mismo mensaje perjudica el intercambio de opiniones y por ende no será tolerado.
  12. La inserción de imágenes o de cualquier otro tipo de archivo en un comentario está prohibida. La inclusión de hipervínculos hacia otros sitios está permitida, a condición de que se respete la “netiquette”. Sin embargo, Radio Canadá Internacional no es responsable del contenido de estos sitios externos.
  13. La copia de texto de un tercero, aun cuando se incluya la referencia al autor, es inaceptable si la citación constituye la mayor parte del comentario.
  14. La publicidad y la convocación a movilizaciones, de cualquier forma que fuere, está prohibida en los foros de Radio Canadá Internacional.
  15. Todos los comentarios y contenidos son evaluados antes de su publicación. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de no publicar los mensajes de los internautas.
  16. En todo momento y sin preaviso, Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de cerrar un foro.
  17. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de modificar este conjunto de reglas de conducta (netiquette) en cualquier momento y sin preaviso.
  18. Al participar en un foro, usted autoriza a Radio Canadá Internacional a publicar sus comentarios en Internet por un periodo de tiempo indeterminado. Esto significa asimismo que los mensajes serán indexados por los motores de búsqueda de Internet.
  19. Radio Canadá Internacional no está obligada, bajo ningún punto de vista, a retirar sus comentarios de Internet, aunque usted así lo requiriere. Por este motivo, le rogamos que reflexione detenidamente sobre el contenido y las posibles consecuencias de los mensajes que nos envía.

*