En 2018, la temporada fue mucho más violenta y destructiva que la actual. THE CANADIAN PRESS/Darryl Dyck

Nueva alarma por incendios en Columbia Británica

Escuche

Los incendios forestales vuelven a poner en alerta a poblaciones de Columbia Británica, en la costa oeste canadiense, en momentos en que la agencia federal del medioambiente acaba de lanzar una advertencia por una nueva ola de calor, que afectará a partes de la provincia.

Las autoridades constataron el domingo último la presencia de llamas en el distrito de Okanagan-Similkameen, en una región donde habitan diversas familias integrantes de los pueblos indígenas.

Ante la combustibilidad de la vegetación de la zona y los anuncios de una nueva ola de altas temperaturas, que abarcarán el centro y norte provincial, los responsables advirtieron a los pobladores para que se apresten ante la necesidad de declarar una eventual evacuación.

La extensión de la zona afectada por el fuego no pudo ser calculada con precisión, debido al intenso humo presente en la zona, aunque en una primera evaluación las cuadrillas indicaron que se trataría de un área aproximada de 1,2 kilómetros cuadrados.

Una tenue columna de humo sobre las montañas delata la presencia del fuego. THE CANADIAN PRESS/HO, BC Wildfire Service.

Terreno propicio

Según la agencia canadiense de recursos naturales, el país cuenta con 9 por ciento de los bosques existentes en todo el mundo.

Cada año, el territorio nacional registra más de 7000 incendios forestales que afectan no sólo a la vegetación, sino que destruyen cultivos y dañan viviendas e instalaciones comerciales.

Aunque en los últimos años han tenido gran repercusión siniestros como el que asoló a Fort McMurray, en la provincia de Alberta, en 2016, la agencia indica que sólo el 3 por ciento supera las 200 hectáreas de extensión.

De todos modos, esos fuegos constituyen el 97 por ciento de la superficie total quemada en todo Canadá, lo cual da una magnitud de la importancia que adquieren tales siniestros.

Fort McMurray, en Alberta, escenario de uno de los peores incendios forestales en Canadá. THE CANADIAN PRESS/Jonathan Hayward

El combate contra esos incendios se traduce en un costo que varía entre 500 millones y 1000 millones de dólares por año, dependiendo de la gravedad del fenómeno, además del valor de las pérdidas materiales y económicas.

Si bien la extensión actual de la zona afectada por el fuego podría llevar a pensar que no se está ante una situación que implique una emergencia, los expertos llamaron a permanecer alertas, y harán un seguimiento de la situación, para disponer un desplazamiento forzoso de los pobladores si el fuego se expande.

Los temores se basan no sólo en las previsiones de altas temperaturas para las próximas horas, sino también en la sequedad que presentan los pastizales y el conjunto de la vegetación, debido a la escasez de lluvias en las últimas semanas.

Calor recurrente

La agencia Environment Canada (Medioambiente Canadá) difundió un alerta de calor para las costas del centro y norte de Columbia Británica, así como para la región de Cañón Fraser, ubicado en el centro sur del territorio provincial.

Los especialistas prevén temperaturas de hasta 35 grados Celsius, que podrían complicar los esfuerzos para evitar que los fuegos se expandan.

No obstante, en lo que va del año los incendios se ha producido en menor cantidad y también han tenido menos poder destructivo, en comparación con la temporada precedente.

En 2019, hasta el momento, 144 kilómetros cuadrados ardieron como resultado de los siniestros, cuando el área afectada era de 970 kilómetros cuadrados en los primeros 7 meses de 2018.

Bomberos extranjeros ayudaron a combatir más de 100 fuegos en 2018. Raymundo Rosales vino desde México. THE CANADIAN PRESS/Darryl Dyck

Mejor prevenir

Lejos de confiarse en la menor agresividad que presenta la actual “temporada de incendios”, las autoridades decidieron desplazar a la zona afectada suficiente cantidad de recursos, para poder hacer frente a un eventual agravamiento de la situación.

Seis helicópteros apuntalan el trabajo de las cuadrillas contra incendios. Del mismo modo, a los 22 bomberos presentes el día lunes se agregarán otros 80 en las próximas horas, provenientes de diversas partes de la provincia.

Otro incendio, en este caso al sudoeste de la localidad de Oliver, es combatido por una dotación de 30 efectivos y la participación de un helicóptero.

Todo bajo control…, por el momento

La llamada temporada de incendios, que comenzó este año el 1 de abril, registró hasta el momento 596 fuegos, de los que actualmente sólo 29 siguen activos. El total del año se eleva a 1.468 siniestros en toda la provincia.

El factor humano se encuentra en el origen del 57 por ciento de los casos. El 43 por ciento restante fue provocado por la naturaleza, como los rayos que caen a la superficie durante una tormenta.

Los expertos alertan sobre el peligro de fuegos en varias partes del país En rojo, el riesgo más alto. Imagen: Recursos Naturales Canadá.

Categorías: Medioambiente
Etiquetas: , , , , ,

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

Por razones que escapan a nuestro control, y por un período de tiempo indefinido, el espacio de comentarios está cerrado. Sin embargo, nuestras redes sociales siguen abiertas a sus contribuciones.