El letrero insta a las personas a practicar el distanciamiento social y mantenerse a 1.5 metros de distancia, en Vondelpark, en el centro de Amsterdam el 21 de marzo (Peter Dejong / The Associated Press)

Llegará una segunda ola de COVID-19: científicos del mundo

«Esencialmente, lo que tenemos ahora son medidas de distanciamiento físico implementadas como uno de los enfoques múltiples para frenar la epidemia canadiense. Ahora, por supuesto, no podemos mantener estas medidas de distanciamiento físico por un período infinito de tiempo. Son difíciles a nivel individual, son difíciles para las comunidades, son difíciles para las empresas, difíciles para los niños».

-Dr. Isaac Bogoch, investigador clínico del Instituto de Investigación del Hospital General de Toronto

El primer brote de coronavirus fue localizado en China a fines de diciembre. Las medidas que tomó ese país asiático, que incluyeron una cuarentena masiva de la provincia de Hubei, una región de 60 millones de personas, tuvieron éxito en la interrupción de la transmisión en el resto del país. Hoy el mundo dejó de mirar a China y observa preocupado la propagación del virus COVID-19 en todos los continentes, salvo en la Antártida, contando por miles los muertos.

Científicos canadienses, ingleses, asiáticos y otros ya están advirtiendo de una segunda ola. Y de cómo hacerle frente.

Una trabajadora en el primer sitio de pruebas COVID-19 de Vancouver para trabajadores de la salud el lunes. (Jonathan Hayward / La prensa canadiense)

Estas advertencias se basan en pruebas de ciencia. Uno de los investigadores, Michael Osterholm, director del Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota dice que el coronavirus “va a seguir ardiendo, sigue presente y se escapará por el resto del mundo».

David Heymann, profesor de epidemiología de enfermedades infecciosas en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres afirma estar inquieto por lo que va a suceder “después de que finalicen las medidas tomadas para combatir el virus».

Científicos de la universidad Harvard también hacen sus análisis futuristas basados en la ciencia. Un equipo de la Harvard T.H. Chan School of Public Health “proyectó que los brotes futuros probablemente regresarán en el invierno. Este hallazgo se basó en factores como la estacionalidad, la duración de la inmunidad y la fuerza de la inmunidad cruzada hacia y desde otros coronavirus humanos”.

Canadá afirma que habrá un segundo brote y que hay que prepararse.

Investigadores de la Universidad de Toronto se encuentran a la vanguardia del manejo de este tipo enfermedad, de su monitoreo y de diferentes predicciones gracias a modelos matemáticos que ayudan a predecir su propagación. 

Isaac Bogoch es un conocido especialista en epidemiología y enfermedades infecciosas que a menudo es invitado a los programas del radiodifusor público CBC donde informa a los canadienses sobre las mejores formas de responder a ese brote.

Los países, incluido Canadá, deben prepararse a una segunda ola del brote de COVID-19 una vez que se alivien las medidas de distanciamiento social dice el Dr. Bogoch.

Bogoch, quien es profesor asociado de medicina en la Facultad de Medicina e investigador clínico en el Instituto de Investigación del Hospital General de Toronto, parte de la Red de Salud de la Universidad (UHN), fue uno de los primeros en predecir que era solo cuestión de tiempo antes de que el nuevo coronavirus hiciera sentir su presencia aquí de una manera mucho más importante.

Hoy, basándose en sus modelos matemáticos, afirma sin ninguna duda que los países, incluido Canadá, deben prepararse una segunda ola del brote de COVID-19 una vez que se alivien las medidas de distanciamiento social. 

“Es por eso que solo deberían levantar esas medidas gradualmente”.

¿Qué es una segunda ola de brote?

Se manifiesta a través de un aumento de infecciones que tiene lugar “después de un período prolongado de tiempo cuando no hay, o muy pocos, nuevos casos de esa enfermedad”, dice el Dr. Isaac Bogoch.

Bogoch destaca las medidas de distanciamiento físico implementadas como uno de los enfoques múltiples para frenar la epidemia canadiense, dice. Pero hay un problema y no es menor.

«No podemos mantener estas medidas de distanciamiento físico por un período infinito de tiempo. Son difíciles a nivel individual, son difíciles para las comunidades, son difíciles para las empresas, difíciles para los niños».

La buena noticia para los países del mundo y para Canadá es poder aprender de la experiencia de aquellos países donde el brote del coronavirus comenzó meses antes.

Es importante en esa etapa analizar las medidas tomadas por las redes de salud en aquellos países para evitar que la carga de casos aumente nuevamente una vez que las personas comienzan a salir de sus hogares y se dedican a su vida corriente, dijo.

Asia ya está empezando su segunda ola

Ya hay lugares en Asia donde el virus empieza a manifestarse nuevamente.  Al igual que Hong Kong, Singapur y Taiwán, Canadá no escapará de ella, cree Bogoch

Cuando comencemos a levantar esas medidas en los próximos meses, ¿vamos a comenzar a ver un repunte del virus? La respuesta es ciertamente sí.

– Dr. Isaac Bogoch, Instituto de Investigación del Hospital General de Toronto.

Levantar lentamente las medidas de distanciamiento social

Qué tan efectivo es el distanciamiento social para reducir la propagación de la enfermedad? “Los estudios muestran que cuando las riendas se aflojen, los casos volverán”.

Pero dijo que hay pasos que podemos tomar para minimizar el alcance de una segunda ola. La clave será cambiar las políticas de distanciamiento social «muy lentamente y con cuidado», dijo.

«La esperanza es que podamos levantar lentamente estas medidas, en lugar hacerlo por completo, y podamos controlar el rebote del virus de manera que no cause una situación en la que desbordemos nuestro sistema de atención médica y anulemos todo lo que nosotros hemos hecho en los últimos meses «.

La Dra. Theresa Tam, directora de salud pública de Canadá, durante una conferencia de prensa en Parliament Hill en Ottawa, el 19 de marzo. (Blair Gable / Reuters)

La Dra. Tam advirtió también que Canadá debe estar preparado para otra ola del brote. Dijo la semana pasada que «este virus estará con nosotros por algún tiempo. No será erradicado del mundo en meses. Tendremos que estar preparados para otra ola, potencialmente».

Ya hubo antes segundas olas de virus

Jason Kindrachuk, director de la Cátedra de Investigación en patogénesis molecular de virus emergentes y reemergentes de la Universidad d Manitoba, es también profesor de microbiología médica.

Conoce muy bien el tema de los virus y por eso afirma que en el mundo ya hubo antecedentes de brotes como el que se está avecinando.

Ocurrió durante la pandemia de gripe española de 1918, donde se manifestó una gran segunda ola y una pequeña tercera.

Enfermeras atienden a las víctimas de una epidemia de gripe española durante una cura de aire fresco al aire libre en Lawrence, Massachusetts, en 1918. (Archivo Hulton / Getty Images)

Tiene una vasta experiencia internacional en países en desarrollo. En colaboración con científicos de la Universidad de Saskatchewan, Kindrachuk desarrolló una combinación única de software y herramientas de base de datos para analizar cómo las células se señalan entre sí, así como dentro de sí mismas, a medida que responden a virus letales. Un dato que le tiene preocupado es que algunos hombres que se recuperan del ébola continúan portando el virus vivo en su semen. «Pueden transmitirlo sexualmente», dice Kindrachuk. “¿Por qué vemos persistencia en los testículos, pero no en otros tejidos?”

El nativo de la provincia de Saskatchewan dice respecto a la COVID-19  que Canadá puede prepararse a partir de ahora para una segunda ola de varias maneras.

“Canadá puede mejorar el suministro de equipos de protección personal para los trabajadores de atención médica de primera línea, así como los materiales necesarios para las pruebas, los cuales ya han sido un desafío en la primera fase de la epidemia”.

Y aunque todavía se sabe poco sobre la estacionalidad del virus y cuánta inmunidad tendrán las personas después de recuperarse de la enfermedad, Kindrachuk concuerda con Bogoch en que Canadá cuenta con la ventaja de poder analizar lo que hicieron aquellos países afectados tempranamente por el coronavirus.

Jason Kindrachuk realiza investigaciones científicas básicas sobre enfermedades infecciosas como la gripe, el zika, el ébola y ahora el coronavirus, observando cómo un virus salta de animales a humanos y también tratamientos / vacunas. Es presidente de investigación de Canadá en enfermedades infecciosas en la Universidad de Manitoba y también trabaja en el Laboratorio Nacional de Microbiología en Winnipeg. (Jaison Empson / CBC)

“Podemos aprender de lo que hacen esos países en términos de cuándo comienzan a reducir los requisitos de distanciamiento social para ayudar a guiar nuestros propios procedimientos y plazos para hacerlo, de modo que no veamos picos en el aumento de la transmisión”.

– Jason Kindrachuk, departamento de microbiología médica de la Universidad de Manitoba.

Bogoch fue el primer autor de un estudio en el Journal of Travel Medicine que predijo la probable propagación de la enfermedad en función del análisis de los vuelos que se originaban en Wuhan, China, y que luego surgiría como el epicentro del brote. En ese tiempo solo tenía unos pocos casos confirmados. El documento predijo correctamente que la enfermedad pronto se extendería a Bangkok, Hong Kong, Tokio y Taipei.

En lo que coinciden los científicos es que el problema se solucionará a largo plazo …cuando se descubra la vacuna. Y para eso falta.

Con información de CBC-Universidad de Toronto- Universidad de Manitoba-Japan Times

Categorías: Salud
Etiquetas: ,

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

Por razones que escapan a nuestro control, y por un período de tiempo indefinido, el espacio de comentarios está cerrado. Sin embargo, nuestras redes sociales siguen abiertas a sus contribuciones.