One.Amazon.com

Amazon imagina un mundo en el que pagas con tu mano. ¿Seguridad comprometida?

El concepto está al límite con la ciencia ficción. Imagine el lector, un mundo donde se necesita sólo pasar la palma de la mano en un terminal especialmente concebido para esta tarea  para entrar a eventos o pagar en los comercios. Sin reloj inteligente, sin teléfono, sin billetera o cartera. Este es el nuevo sistema de reconocimiento de la palma de la mano que anunció la tienda en línea más grande y exitosa de la historia. Amazon hizo esta presentación la semana pasada, explicando que el sistema inicialmente en dos de sus tiendas Amazon Go donde se escaneará la palma de la mano en la entrada y de esta manera, la tienda hará un rastreo automático de los productos a recoger y los carga directamente en la tarjeta de crédito que haya sido asociada previamente a dicho cliente. El nuevo sistema, llamado Amazon One, es parte de una gran campaña de la empresa de Jeff Bezos para acelerar los viajes de compras.

Normalmente, en estos negocios, que a decir verdad no son numerosos, el comprador podía entrar utilizando un código en su teléfono inteligente para abrir puertas electrónicas en el interior de las tiendas, y para realizar los pagos. Este nuevo y revolucionario sistema estará disponible en dos tiendas de Amazon Go de Seattle, aunque el plan es extender el servicio a los almacenes repartidos en San Francisco, Nueva York y Chicago, y si funciona como previsto, extender el alcance a oficinas y estadios en un futuro no muy lejano. 

One.Amazon.com

El nuevo sistema funciona gracias a algoritmos y hardware que crean una firma única de la palma de la mano de cada usuario. Dilip Kumar, vicepresidente de ventas físicas de Amazon expresó que el plan es que este sistema pretende ser parte de un punto de entrada existente para hacer el acceso mucho más fluido y fácil a diversos establecimientos. 

El proceso de inscripción, para aquellos que tengan una tienda Amazon Go a disposición, es relativamente sencillo; deberá introducirse un número de tarjeta de crédito para asociar a la huella de la palma de la mano (o de las dos) en un dispositivo particular y seguir las indicaciones para vincular esos datos a un sistema biométrico. Los usuarios inscriptos y con un sello biométrico deberán simplemente mantener su mano durante un segundo sobre el lector de Amazon One sin apretar ni tocar el dispositivo para poder acceder al sistema. Los usuarios registrados en Amazon One podrán borrar sus datos biométricos, si así lo quisieran, desde el portal en línea de la empresa. 

El proyecto en realidad no es nuevo. Amazon ha estado trabajando para implementar este servicio desde hace años. A fines del año 2019, la empresa había solicitado oficialmente la patente de dicha tecnología para comenzar a desarrollar el hardware.

One.Amazon.com

Y como siempre, cuando de almacenamiento de datos en la nube se refiere, los expertos en privacidad temen que esta nueva tecnología no sea del todo segura, teniendo en cuenta que las imágenes de la palma de la mano de los usuarios deberán ser alojadas en el ciberespacio, para el correcto funcionamiento del sistema.  Según el diario “The Washington Post”, que dicho sea de paso, es propiedad de Jeff Bezos, el dueño de Amazon, otras compañías tecnológicas (entre ellas Apple) decidieron que este tipo de tecnología relacionada con la biometría era demasiado arriesgada. Los más escépticos aseguran que si bien ya existen huellas dactilares y detección de rostros de manera estándar para desbloquear teléfonos inteligentes, desde ningún punto de vista es lo mismo que dejar que una tienda escanee una parte de tu cuerpo.

En el mismo artículo de “The Washington Post”, Bryant Walker Smith, profesor asociado y especializado en derecho y tecnología de la Universidad de Carolina del Sur, asegura que “siempre hay algo en lo físico que nos llama la atención”. Para Smith, “la sola idea de un escaneo de ojo o de la palma de la mano se siente mucho más tangible que el hecho que las compañías tecnológicas tengan ya numerosos datos nuestros a partir de teléfonos inteligentes y que puedan rastrearnos por nuestro comportamiento.” La gran diferencia entre la biometría en los teléfonos inteligentes y este nuevo hardware es que todos los datos asociados al ingreso al dispositivo, es decir, lectura de la huella dactilar o del rostro de la persona, quedan almacenados en el teléfono y no en la nube. 

Evan Greer,  subdirector de Fight For the Future, un grupo de derechos digitales sin fines de lucro, advirtió en el sitio ParlayMe, que participar en programas como Amazon One, dejando una imagen biométrica de la mano en la nube, abre posibles violaciones de la privacidad en el futuro. Green explica que el hecho de entregar información biométrica sensible a una corporación como Amazon es una idea terrible, porque hasta el momento no hay leyes que empujen a estas corporaciones responsables por mantener ese tipo de información de manera segura. 

En definitiva, un avance tecnológico que promete mucho para simplificar la vida, aunque abre un nuevo dilema en cuanto a la privacidad y la seguridad de la información. 

Fuentes: One.Amazon.com, The Washington Post, parlayme.com, The Verge, PCMag, CNN 

Categorías: Internet, ciencias y tecnologías, Sociedad
Etiquetas: , , ,

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

Por razones que escapan a nuestro control, y por un período de tiempo indefinido, el espacio de comentarios está cerrado. Sin embargo, nuestras redes sociales siguen abiertas a sus contribuciones.