«Refugiados ¿porqué? ¿y cómo?

0 / 3417

Canadá ha recibido más de un millón de refugiados durante las últimas 6 décadas. En 2011, el país fue el segundo principal receptor de refugiados del programa de reinstalación del Alto Comisionado de la ONU para los refugiados. El problema es que –ahora- Canadá cambió sus leyes y recibe menos solicitudes de asilo.

 

ef-refugies-ES-1-1

 

Para el gobierno canadiense, las nuevas normas eran necesarias para impedir que algunas personas se aprovecharan de la generosidad y de las fallas del sistema de inmigración del país para pedir asilo utilizando falsos pretextos.

 

“Desde hace muchísimo tiempo, perdemos tiempo precioso y dinero de los contribuyentes por personas que no necesitan nuestra protección y eso a expensas de los legítimos solicitantes de asilo que no pueden hacer más que esperar su turno en una larga fila de espera” Jason Kenny, en 2012, al defender los cambios en las leyes sobre migración y refugio, cuando era ministro de Inmigración de Canadá».

 

Una larga tradición de apertura hacia los refugiados

 

Loly Rico lleva décadas trabajando por y para los refugiados. Actualmente es la presidenta del Consejo Canadiense para los Refugiados.

Loly Rico lleva décadas trabajando por y para los refugiados. Actualmente es la presidenta del Consejo Canadiense para los Refugiados.

 

La decisión canadiense de acoger personas en calidad de refugiados se remonta a épocas en las que, incluso, no existía la Convención sobre ese tipo de personas.

 

Loly Rico, la presidenta del  Consejo Canadiense para los Refugiados, habla de las primeras naciones –que acogieron a los europeos que llegaron a las tierras norteamericanas- y de los refugiados provenientes de Estados Unidos.

 

 

Llegan los años 1800 y Canadá se dota de una primera ley sobre migraciones. Aunque no se contempló a los refugiados como tal, esa ley y la mentalidad de acogida de los canadienses abrió la puerta a varios momentos de recibimiento de refugiados procedentes de diversas partes.

 

 

Sin embargo, pronto comienzan a suceder cosas que no eran del agrado muchos. El caso de los trabajadores chinos que llegaron a construir la vía férrea es un buen ejemplo de eso. Hace poco tiempo el gobierno se disculpó por la forma discriminatoria en que fueron tratados los chinos. Loly Rico dice que era un contrasentido: un país abierto para unos y cerrado para otros.

 

 

La tradición de refugio continuó con los procedentes de unas naciones pero no fue lo mismo cuando se trató de los judíos -antes de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, un canadiense fue uno de los que participó en la promoción de la idea de crear la Convención sobre los Refugiados.

 

 

Dos pesos dos medidas, dicen en francés, para decir que se tomaban decisiones que beneficiaban a ciertos grupos.

 

 

Luego llega la Convención. Loly Rico del Consejo Canadiense para los Refugiados insiste en que una cosa son los canadienses que tienen una gran tradición de ayudar a quienes piden refugio y otra los gobiernos, en diferentes épocas.

 

 

Canadá tomó su tiempo para firmar la Convención y para adecuar su normatividad interna al concepto de ayudar a los perseguidos.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *