Un texto del poeta Gérald Godin sobre la emergencia del novelista quebequense Réjean Ducharme

Un texto del poeta Gérald Godin sobre la emergencia del novelista quebequense Réjean Ducharme
Photo Credit: Radio-Canada

Desaparece Réjean Ducharme, fantasma vivo de la literatura canadiense

Share

Uno de los autores más sorprendentes de la literatura canadiense y quebequense, Réjean Ducharme falleció este pasado lunes en Montreal, a los 76 años, abatido por un cáncer.

Nacido en el pueblito de Saint Félix de Valois, en la provincia francófona de Quebec, en 1941, Ducharme publicó nueve novelas, cinco piezas de teatro, además de adaptaciones y guiones cinematográficos para películas clásicas en el repertorio canadiense, como “Les bons débarras” (1980).

Uno de los rasgos más notables fue que hasta el día de su muerte, el autor Réjean Ducharme se negó a dar entrevistas o aparecer en los medios de comunicación. Su foto más reciente se remonta a 1966

Una lectura de esta posición, que contrasta de manera absoluta con el narcisismo alimentado por las redes sociales que marca los tiempos actuales, es que Ducharme opta por desaparecer para que el lector no tenga más remedio que conocer al autor exclusivamente a través de sus textos.

Otra lectura del rechazo de Ducharme a aparecer en los espacios públicos y mediáticos y su opción por el silencio frente a una sociedad provinciana, se origina en el rechazo editorial a sus textos en Quebec. Al igual que lo ocurrido con el cantante y poeta quebequense, Félix Leclerc, (1914 – 1988) el reconocimiento en su tierra natal ocurre solamente después de que Francia destaca las cualidades literarias de su obra.

Su aparición en el mundo editorial se produce, según el testimonio del ex periodista Henri Poupart, cuando Ducharme, que tiene 24 años, decide enviar uno de sus manuscritos, la novela “L’oceántume”, a un editor en la provincia de Quebec, Pierre Tisseyre, quien en 1949 estableció en Montreal el Prix du Cercle du livre de France, un premio literario con el propósito de descubrir y lanzar a nuevos novelistas de Quebec.

Réjean Ducharme
Réjean Ducharme © Inconnu

Tras una lectura del texto presentado, Tisseyre rechaza publicar el libro de Réjean Ducharme, indicando que hay muchas correcciones que hacer en su manuscrito. En respuesta, el autor se niega a hacer tales correcciones y decide, además, mandar ese texto, junto a otros dos manuscritos, a la editorial francesa Gallimard, en París. En esa momento, Réjean Ducharme trabaja en Montreal como chofer de taxi.

Tras recibir el envío postal , la editorial francesa encuentra que los textos son excelentes, pero decide no imprimir “L’océantume”, prefiriendo publicar en su lugar, en septiembre de 1966, la novela “L’avalée des avales”, traducida como “El valle de los avasallados”. Según Poupart, es en ese momento en que nace el mito Ducharme.

Detalle de la tapa de « L’avalée des avalés » de Réjean Ducharme.
Detalle de la tapa de « L’avalée des avalés » de Réjean Ducharme. © Gallimard

El turno para la aparición de la novela “L’océantume” llegaría en 1968, cuando Gallimard la publica como parte de su colección Blanche.

A estas novelas se añaden paulatinamente otras como “Le Nez qui voque”, (Gallimard, 1967); “La Fille de Christophe Colomb”, (Gallimard, 1969); “L’Hiver de forcé”, (Gallimard, 1973); “Les Enfantômes”, (Gallimard, 1976); “Dévadé”, (Gallimard, 1990); “Va savoir”, (Gallimard, 1994) y “Gros Mots”, (Gallimard, 1999).

La obra de Réjean Ducharme aparece en un momento en que la cultura oficial en Quebec ha sido profundamente cuestionada en una declaración que causó enormes repercusiones, el “Refus Global”, o “Rechazo Global”, un potente manifiesto anti-sistema publicado en 1948.

“L’avalée des avales” se publica en momentos en que el fermento revolucionario encabezado por los movimientos estudiantiles se acerca a su momento de eclosión, en mayo de 1968, marcado por protestas sociales en muchos países.

Una de las raras fotos del autor fallecido Réjean Ducharme.
Una de las raras fotos del autor fallecido Réjean Ducharme. © Inconnu

En sus novelas, Réjean Ducharme opta por inventar nuevas palabras, neologismos, en lugar de contentarse con escribir en “joual”, una forma de expresión popular del francés en Quebec, marcada por la influencia de la lengua inglesa.

Este sociolecto de la clase obrera, sobre todo de Montreal, encontrará su paladín en la pluma del autor y dramaturgo Michel Tremblay, pero Ducharme no será uno de sus practicantes, aunque sí emplea en sus textos expresiones populares del francés hablado en Quebec.

Ducharme presenta en sus novelas personajes que se encuentran habitados por una constante insatisfacción y rechazo del mundo: personajes niños que ven en el adulto la resignación y la muerte de la condición humana, y sobre todo, la concepción de que el lenguaje y la literatura son el último refugio, o la tabla de salvación, tanto para el autor como para sus lectores.

Escuche

Share
Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Artes y espectáculos

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

@*@ Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Aclaración: al enviarnos su comentario, usted reconoce que Radio Canadá Internacional tiene derecho a reproducir y a difundir el mismo, total o parcialmente, de la forma que fuere. Cabe destacar que Radio Canadá Internacional no endosa las opiniones vertidas por los internautas. Sus comentarios serán leídos y publicados si respetan las condiciones de nuestro sitio internet, aquí denominadas “Netiquette”.

Reglas de utilización »

Al verter sus opiniones en un foro público, debe ser igual de cortés que si estuviera frente a un interlocutor. No se tolerarán ataques ni insultos personales. Una cosa es no estar de acuerdo con una opinión, una idea o un hecho, y otra es faltar el respeto al prójimo. Las personas elocuentes no siempre están de acuerdo, y justamente ahí reside el interés de los foros.

La "netiquette" es el conjunto de reglas de conducta que rigen el comportamiento de los internautas. Antes de intervenir en una tribuna, es importante conocer estas reglas. Caso contrario, usted corre el riesgo de ser expulsado.

  1. Los foros de RCInet.ca no son anónimos. Al inscribirse, los usuarios deben ingresar su nombre, apellido y lugar de residencia. Estos datos aparecerán junto al comentario. RCInet.ca se reserva el derecho de no publicar un comentario si duda de la identidad de su autor.
  2. La usurpación de identidad con la intención de inducir a error o de perjudicar a un tercero es una infracción grave plausible de expulsión.
  3. Los foros de RCInet.ca están abiertos a todos, sin distinción de edad, origen étnico, religión, género ni orientación sexual.
  4. Las declaraciones difamatorias, agresivas, racistas, xenófobas, homofóbicas, sexistas o prejuiciosas hacia algún origen étnico, religión o franja etaria no serán publicadas.
  5. En Internet, las mayúsculas equivalen a gritos y pueden ser interpretadas como un signo de agresividad, lo cual resulta desagradable para los demás. Todo mensaje que contenga una o varias palabras en mayúscula (con excepción de las siglas y los acrónimos) será rechazado. Igual suerte correrán los mensajes que contengan una o varias palabras en letra negrita, itálica o subrayada.
  6. El lenguaje vulgar, obsceno o malintencionado está prohibido. Los foros son lugares públicos y sus declaraciones podrían herir la sensibilidad de otros internautas. Las personas que utilicen un lenguaje grosero serán expulsadas.
  7. El respeto mutuo es una condición de base. Por eso mismo está prohibido injuriar, amenazar o acosar a otro usuario. Usted puede expresar su desacuerdo sin atacar al prójimo.
  8. El intercambio de opiniones y puntos de vista discordantes es un elemento clave en todo debate sano, pero no debe transformarse en un diálogo ni en una discusión privada entre dos participantes que se interpelan sin importarles lo que piensen los demás. Los mensajes de esta naturaleza no serán publicados.
  9. Radio Canadá Internacional emite en cinco lenguas. Los debates en los foros deben realizarse en la misma lengua que el contenido al que hacen referencia. El uso de otras lenguas, con excepción de unas pocas palabras, está prohibido.
  10. Los mensajes que no tengan relación con el tema comentado no serán publicados.
  11. El envío reiterado de un mismo mensaje perjudica el intercambio de opiniones y por ende no será tolerado.
  12. La inserción de imágenes o de cualquier otro tipo de archivo en un comentario está prohibida. La inclusión de hipervínculos hacia otros sitios está permitida, a condición de que se respete la “netiquette”. Sin embargo, Radio Canadá Internacional no es responsable del contenido de estos sitios externos.
  13. La copia de texto de un tercero, aun cuando se incluya la referencia al autor, es inaceptable si la citación constituye la mayor parte del comentario.
  14. La publicidad y la convocación a movilizaciones, de cualquier forma que fuere, está prohibida en los foros de Radio Canadá Internacional.
  15. Todos los comentarios y contenidos son evaluados antes de su publicación. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de no publicar los mensajes de los internautas.
  16. En todo momento y sin preaviso, Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de cerrar un foro.
  17. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de modificar este conjunto de reglas de conducta (netiquette) en cualquier momento y sin preaviso.
  18. Al participar en un foro, usted autoriza a Radio Canadá Internacional a publicar sus comentarios en Internet por un periodo de tiempo indeterminado. Esto significa asimismo que los mensajes serán indexados por los motores de búsqueda de Internet.
  19. Radio Canadá Internacional no está obligada, bajo ningún punto de vista, a retirar sus comentarios de Internet, aunque usted así lo requiriere. Por este motivo, le rogamos que reflexione detenidamente sobre el contenido y las posibles consecuencias de los mensajes que nos envía.

*