El campamento en la isla de Saunitalik, cerca de los restos del HMS Erebus.
Photo Credit: (Parques Canadá)

Los inuit, guardianes de la expedición Franklin

El Erebus y su nave gemela, el Terror,  cuyos restos fueron descubiertos el año pasado cerca de la Isla del Rey William – salieron del Reino Unido en 1845 con 129 hombres a bordo para tratar de encontrar el pasaje del Noroeste.

Un mensaje encontrado en 1859 por un buque de investigación reveló que ambos barcos quedaron atrapados en el hielo a finales de 1846 durante un período de unos 18 meses. En abril de 1848, 105 supervivientes decidieron dejar los dos barcos a pie. Ninguno sobrevivió.

Desde entonces, unas treinta expediciones han intentado aclarar el misterio de la expedición de Franklin y han vuelto con algunos artefactos y varias historias de canibalismo debajo de su brazo.

Escuche
Les deux bateaux de l’expédition Franklin
Los dos barcos de la expedición Franklin © Parcs Canada

En 2008, Parques Canadá se unió a la investigación.

“El nivel de conservación es increíble”, dice Charles Dagneau, uno de los arqueólogos. “En general, los barcos se derrumban, se evisceran y se cubren con sedimento. Aquí tenemos una estructura tridimensional que está tan bien conservada que todavía podemos ver muebles que han permanecido en su lugar”.

El timón, las letrinas están en el mismo lugar. La cocina está todavía en su lugar, con un horno. Al igual que el motor de vapor.

El Erebus llevaba una biblioteca de 3.000 libras, equipo para imprimir un periódico y un daguerrotipo, el antepasado de la cámara, que se espera, revele algunas de las fotografías de la expedición.

Los hielos rompieron parte de la cabina de Sir Franklin, pero su contenido podía estar intacto.

“Esperamos encontrar muchas cosas – artefactos personales… pero también registros, documentos que podrían explicar por qué abandonaron las naves y donde las abandonaron”, explica Charles Dagneau.

Los artefactos que serán traídos a la superficie también permitirán aprender más sobre las interacciones que los marinos han tenido con los Inuit. Un número de objetos, encontrados en el mismo lugar, sugieren que cazadores se apoderaron de parte del contenido del Erebus antes de que se hundiera.

La localización del naufragio – mucho más al sur de lo estimado – ha planteado preguntas sobre si el barco fue cambiado de lugar antes de ser abandonado.

Los nombres de los miembros de la tripulación del Erebus son conocidos y las huellas del ADN permiten a veces conectar los objetos encontrados a sus dueños.

El orgullo de los guardianes Inuit

Jimmy Pauloosie Jr. © (Kate Kyle / CBC)

El sitio está siendo monitoreado por una rotación de cuatro custodios inuit. La Real Policía Montada de Canadá (RCMP), la Guardia Costera Canadiense y Transporte Canada también vigilan los lugares, así como la Defensa Nacional a través de satélites.

Jimmy Pauloosie Jr. está acostumbrado a proveer a su familia cazando en la tierra, pero nunca esperaba que se le pagara por guardar un tesoro nacional.

“Me parece impresionante”, dice el joven de 18 años de Gjoa Haven, en Nunavut.

Pauloosie es uno de los 17 guardianes inuit contratados por Parques Canadá para vigilar el sitio histórico donde se encuentran el Erebus y el HMS Terror. El sitio marca los restos de la expedición de mediados del siglo diecinueve dirigida por John Franklin que llevaba el objetivo de encontrar el paso del noroeste.

Asociación histórica

Mark Ullikataq, Brandon Qirqqut, Raymond Niaqunnuaq, Jimmy Pauloosie Jr. © (Kate Kyle/CBC)

Es un arreglo único en este sitio histórico – el primero en Nunavut que es administrado conjuntamente por Parques Canadá  y los Inuit – con grupos que comparten por igual la responsabilidad de cómo el sitio es y será administrado y preservado en los próximos años.

Este agosto, cuatro guardianes inuit establecieron un campamento base en la isla Saunitalik – “lugar de los huesos” en Inuktitut – una isla de arena de cinco kilómetros de largo donde está el Erebus. Un segundo grupo de guardianes está acampado cerca del Terror.

Además de vigilar a los osos polares mientras los arqueólogos están en el trabajo, los guardianes exploran el horizonte por los barcos no autorizados y la tierra por los artefactos. Cualquier actividad percibida llaman por teléfono satelital.

Conexión comunitaria

Gjoa Haven, Nunavut ©  (Kate Kyle/CBC)

Mientras que los Inuit pueden todavía cazar y pescar en el sitio, las personas ajenas necesitan un permiso para visitar o bucear allí. Los miembros de la comunidad ya han reportado llamadas de gente del sur que busca guías para los barcos de Franklin.

Los guardianes Inuit están ahora explorando las islas cerca de los dos naufragios para encontrar los campos de base más adecuados que algún día podrían albergar a los turistas.

El alcalde de Gjoa Haven, Joanni Sallerina, dice que su comunidad está entusiasmada con esa participación.

Joanni Sallerina, alcalde de Gjoa Haven ©  (Kate Kyle/CBC)

Más de la mitad de la comunidad tiene 24 años o menos, según el censo de 2016. Los jóvenes buscan trabajo.

“Es nuestra tierra”, dice Sallerina. “Está ubicada en nuestra zona de caza.” Él explica cómo sus antepasados viajaron a las naves y recuperaron cosas  como una espada de metal que rompieron para utilizar como cuchillos en la nieve.

“Es un verdadero honor ser parte de la historia, y siento que toda la comunidad se siente así”, dice Sallerina. “Están deseando beneficiarse económicamente de los buques de Franklin, a través del turismo”.

Conocimiento Inuit

Louie Kamookak © (Kate Kyle/CBC)

La idea sobre los guardianes vino del Comité consultivo provisional del Franklin, según Louie Kamookak, que es parte del comité. Las organizaciones inuit, las comunidades y los gobiernos de Canadá y Nunavut están todos representados.

Kamookak pasó más de 30 años registrando historias orales de encuentros inuit con los buques y los tripulantes de Franklin – historias que fueron clave para resolver el misterio de casi 170 años – y dice que la asociación es una nueva validación de la experiencia y el conocimiento inuit.

“Una gran cantidad de programas se dirigen desde el sur”, dice Kamookak. “Muchas veces, los Inuit simplemente observan cómo la gente viene y hace sus cosas.

“Creo que esto es una apertura hacia el conocimiento inuit y el conocimiento tradicional, que son tan importantes como alguien con un título”.

En el futuro le gustaría ver a las familias inuit viviendo en el campamento base por períodos más largos cuando haya aguas abiertas.

Parques Canadá llama al proyecto el ” mayor y más importante emprendimiento arqueológico submarino de la historia canadiense”.

Y la idea es que los Inuit estén involucrados en todas las facetas, dice Marc-André Bernier, director de arqueología subacuática.

Marc-André Bernier, Parks Canada © (Kate Kyle/CBC)

“Que los inuit directamente sean parte no sólo de la toma de decisiones sino de la acción”.

Expandir el equipo

Un equipo especializado de arqueología submarina pasó el tiempo este verano sentando las bases para la excavación más profunda de los naufragios en los próximos años.

En 2014, los buzos identificaron una serie de artefactos en HMS Erebus: cañones de bronce, una campana de bronce fundido, e incluso el mango de una espada.

Desde entonces, 64 artefactos han sido recuperados después de más de 250 horas de buceo.

Según Bernier, seis personas de Gjoa Haven se unieron al equipo de arqueología submarina y arqueólogos del gobierno de Nunavut en el hielo cerca del Terror el pasado mes de abril. Ellos usaron un vehículo operado remotamente para capturar video y fotos del exterior de la nave.

Arqueólogos de Parques Canadá buceando alrededor del naufragio del HMS Erebus este verano. © (Parques Canadá)

Parques Canadá dice que el programa de guardianes es sólo el comienzo. Quiere que los Inuit participen en la recuperación y documentación de artefactos de las expediciones perdidas.

Gran parte de ese trabajo ocurrirá en un buque de la Guardia Costera y  una barcaza a partir del próximo verano.

Jimmy Pauloosie quiere compartir la historia de Franklin.

Los turistas a bordo de un crucero visitarán próximamente el sitio histórico nacional.

“Estoy bastante seguro de que todavía estarían buscando los naufragios si no hubieran recibido ayuda de nosotros los Inuit”, dijo.

“Nos gusta que ustedes aprendan lo que hacemos y cómo nos mantenemos vivos”.

Arqueólogo subacuático de Parques Canadá filmando el naufragio de HMS Erebus. © (Parques Canadá)

Después de pasar más de 170 años bajo el hielo, la ciencia y la historia inuit, junto a científicos de Parques Canadá y otros,  están a punto de sacar a la luz los secretos del Erebus y del Terror que tantas historias y leyendas inspiraron en el mundo entero.

CBC/La Prese canadienne/Parque Canadá

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Canadá, Ciencia, Historia, Reportaje

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

@*@ Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Aclaración: al enviarnos su comentario, usted reconoce que Radio Canadá Internacional tiene derecho a reproducir y a difundir el mismo, total o parcialmente, de la forma que fuere. Cabe destacar que Radio Canadá Internacional no endosa las opiniones vertidas por los internautas. Sus comentarios serán leídos y publicados si respetan las condiciones de nuestro sitio internet, aquí denominadas “Netiquette”.

Reglas de utilización »

Al verter sus opiniones en un foro público, debe ser igual de cortés que si estuviera frente a un interlocutor. No se tolerarán ataques ni insultos personales. Una cosa es no estar de acuerdo con una opinión, una idea o un hecho, y otra es faltar el respeto al prójimo. Las personas elocuentes no siempre están de acuerdo, y justamente ahí reside el interés de los foros.

La "netiquette" es el conjunto de reglas de conducta que rigen el comportamiento de los internautas. Antes de intervenir en una tribuna, es importante conocer estas reglas. Caso contrario, usted corre el riesgo de ser expulsado.

  1. Los foros de RCInet.ca no son anónimos. Al inscribirse, los usuarios deben ingresar su nombre, apellido y lugar de residencia. Estos datos aparecerán junto al comentario. RCInet.ca se reserva el derecho de no publicar un comentario si duda de la identidad de su autor.
  2. La usurpación de identidad con la intención de inducir a error o de perjudicar a un tercero es una infracción grave plausible de expulsión.
  3. Los foros de RCInet.ca están abiertos a todos, sin distinción de edad, origen étnico, religión, género ni orientación sexual.
  4. Las declaraciones difamatorias, agresivas, racistas, xenófobas, homofóbicas, sexistas o prejuiciosas hacia algún origen étnico, religión o franja etaria no serán publicadas.
  5. En Internet, las mayúsculas equivalen a gritos y pueden ser interpretadas como un signo de agresividad, lo cual resulta desagradable para los demás. Todo mensaje que contenga una o varias palabras en mayúscula (con excepción de las siglas y los acrónimos) será rechazado. Igual suerte correrán los mensajes que contengan una o varias palabras en letra negrita, itálica o subrayada.
  6. El lenguaje vulgar, obsceno o malintencionado está prohibido. Los foros son lugares públicos y sus declaraciones podrían herir la sensibilidad de otros internautas. Las personas que utilicen un lenguaje grosero serán expulsadas.
  7. El respeto mutuo es una condición de base. Por eso mismo está prohibido injuriar, amenazar o acosar a otro usuario. Usted puede expresar su desacuerdo sin atacar al prójimo.
  8. El intercambio de opiniones y puntos de vista discordantes es un elemento clave en todo debate sano, pero no debe transformarse en un diálogo ni en una discusión privada entre dos participantes que se interpelan sin importarles lo que piensen los demás. Los mensajes de esta naturaleza no serán publicados.
  9. Radio Canadá Internacional emite en cinco lenguas. Los debates en los foros deben realizarse en la misma lengua que el contenido al que hacen referencia. El uso de otras lenguas, con excepción de unas pocas palabras, está prohibido.
  10. Los mensajes que no tengan relación con el tema comentado no serán publicados.
  11. El envío reiterado de un mismo mensaje perjudica el intercambio de opiniones y por ende no será tolerado.
  12. La inserción de imágenes o de cualquier otro tipo de archivo en un comentario está prohibida. La inclusión de hipervínculos hacia otros sitios está permitida, a condición de que se respete la “netiquette”. Sin embargo, Radio Canadá Internacional no es responsable del contenido de estos sitios externos.
  13. La copia de texto de un tercero, aun cuando se incluya la referencia al autor, es inaceptable si la citación constituye la mayor parte del comentario.
  14. La publicidad y la convocación a movilizaciones, de cualquier forma que fuere, está prohibida en los foros de Radio Canadá Internacional.
  15. Todos los comentarios y contenidos son evaluados antes de su publicación. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de no publicar los mensajes de los internautas.
  16. En todo momento y sin preaviso, Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de cerrar un foro.
  17. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de modificar este conjunto de reglas de conducta (netiquette) en cualquier momento y sin preaviso.
  18. Al participar en un foro, usted autoriza a Radio Canadá Internacional a publicar sus comentarios en Internet por un periodo de tiempo indeterminado. Esto significa asimismo que los mensajes serán indexados por los motores de búsqueda de Internet.
  19. Radio Canadá Internacional no está obligada, bajo ningún punto de vista, a retirar sus comentarios de Internet, aunque usted así lo requiriere. Por este motivo, le rogamos que reflexione detenidamente sobre el contenido y las posibles consecuencias de los mensajes que nos envía.

*