El origen de la dislexia estaría en los ojos y podría curarse

La causa de la dislexia se hallaría en una pequeña zona de la retina, según los expertos. Getty Images

El origen de la dislexia estaría en los ojos y podría curarse

Share

Lo que le sucede a los ojos es crucial para el cerebro. Hay un cerebro, pero dos ojos. Y los dos ojos transportan más o menos la misma información, pero no completamente la misma. Entonces, el cerebro único, que se encuentra detrás, debe seleccionar lo que viene de un ojo o del otro. Y surge la pregunta de la rivalidad entre los dos ojos, de lo que se llama dominancia ocular. Tratamos de encontrar un método  que permita de manera segura y sin ninguna duda, distinguir, cuál de los ojos, el derecho o izquierdo es el dominante ocular.  Y creamos un método de determinación que llamamos la dominancia afterimage.

-Albert Le Floch

Escuche

Guy Ropars y Albert Le Floch, científicos de la Universidad de Rennes, creen haber descubierto la causa de la dislexia, la dificultad para leer que se da en individuos que, en principio, no presentan ninguna condición física ni mental que pueda explicar este problema. Foto Pier Gagné

La dislexia, un trastorno de aprendizaje de la lectura considerado común, afecta a unas 700 millones de personas en el mundo según la OMS, es decir, a una de cada diez. Investigadores franceses creen haber hallado una causa anatómica y al parecer tratable de la dislexia, que estaría localizada en unas minúsculas células receptoras de luz en los ojos.

Y aunque muchos científicos argumentan que la dislexia es de origen neurológico, los dos físicos especializados en óptica, Albert Le Floch y  Guy Ropars abrieron nuevas vías explicativas.

La parte del ojo que permite al cerebro seleccionar un ojo dominante sería idéntica en ambos ojos en los disléxicos. El descubrimiento es prometedor para el tratamiento de este trastorno de la lectura, según Albert Le Floch, quien junto a Guy Ropars, han desarrollado el método afterimage (de la imagen subsiguiente) que puede detectar el dominio ocular. Durante un experimento en varios grupos de estudiantes, descubrieron que los sujetos disléxicos carecían de un ojo dominante como ocurre en una persona normal.

La investigación

Los científicos de la Universidad de Rennes, estudiaron los ojos de un grupo de 30 personas disléxicas y de otras 30 que no lo eran.

Su observación se concentró sobre todo en la fóvea, una pequeña fosa que se encuentra en la retina. La fóvea enfoca los rayos luminosos y, por ende, constituye el punto de máxima agudeza visual. Cuando uno se concentra en observar una cosa específica, está utilizando su fóvea.

Los ojos cuentan con dos tipos de células fotorreceptoras, es decir, que procesan la luz: los conos y los bastones. Gracias a los bastones podemos ver en un cuarto poco iluminado. Pero son los conos los que nos permiten distinguir los colores.

La mayor parte de los conos se encuentran en la fóvea y son de tres clases: los sensibles a la luz roja, a la verde y a la azul. Le Floch y Ropars descubrieron que las fóveas de ambos grupos de personas estudiadas diferían.

La diferencia del ojo dominante

La fóvea tiene un pequeño agujero de entre 0,1 y 0,15 milímetros de diámetro donde no hay conos azules.

La mayoría de personas tienen un ojo dominante al que el cerebro hace más caso que al otro a la hora de procesar las imágenes que le llegan.

En los no disléxicos, el hueco de la fóvea del ojo dominante es redondo mientras que el del otro ojo tiene una forma irregular.

En los disléxicos, en cambio, los agujeros de ambos ojos son redondos. Esto significa que carecen de un ojo dominante, según los investigadores.

Floch y Ropars afirman que no encontraron ningún ejemplo que contradiga lo encontrado entre los 30 estudiantes disléxicos que participaron en el experimento. getty images/istockphoto / tony4urban

Anatomía del ojo disléxico

Para entender esta anomalía, buscaron en la parte inferior de la retina, específicamente en la fóvea. La mitad de las fibras que van al cerebro provienen de esta área del ojo, que mide un milímetro cuadrado. Los optometristas la conocen bien; es particularmente útil para medir la calidad de la vista.

En la fóvea, los conos azules, rojos y verdes permiten distinguir los colores. Sin embargo, en los humanos, los conos azules son más numerosos que los rojos. Para remediar este problema analizaron una pequeña zona llamada centroide del punto de Maxwell que no contiene ningún cono azul. Para Albert Le Floch y Guy Ropars, el contorno de ese punto es muy importante. En el ojo dominante, el contorno es redondo, mientras que en el otro ojo, su contorno es impreciso, como un globo deformado. Sin embargo, en los disléxicos, los dos centroides son redondos: el cerebro recibe dos imágenes dominantes.

Si tienes dos ojos que producen dos imágenes  con el mismo valor en términos de imagen, el cerebro se molesta: porque recibe dos imágenes que tienen la misma calidad. Entonces pasa su tiempo saltando de una imagen a otra.

-Albert Le Floch

En esta prueba, la lámpara derecha es normal y la izquierda es estroboscópica. La luz estroboscópica se usa para apagar la luz por una fracción de segundo, lo que atenuaría la imagen del espejo en el participante disléxico. Foto: Pier Gagné

Efecto especular: ¿”b” o “d”?

En el corazón de esta confusión, el cerebro de los disléxicos tiene un gran problema. Él ve tanto la imagen especular, su reflejo, lo que podría explicar por qué confunde letras como la “b” y “d”.

Albert Le Floch explica que cuando se forma una “b” en un hemisferio del cerebro, su imagen también se envía al hemisferio opuesto. Durante el pasaje, la imagen se invierte. Luego se envía al cerebro central, pero con un retraso de diez milisegundos en la imagen principal.

Normalmente, el cerebro rechaza la imagen reflejada, que es de menor calidad. Sin embargo, el disléxico ve ambas imágenes porque tiene dos ojos dominantes.

“La imagen especular, que la persona normal es capaz de eliminar porque es de menor calidad, en el disléxico, cuando se le muestra una b él ve al mismo tiempo una b y la imagen espejo, es decir una d”.

Ambos científicos creen que se puede desarrollar una cura.

Albert Le Floch y Guy Ropars han desarrollado una técnica para contrarrestar este efecto espejo problemático. Como la imagen especular demora 10 milisegundos más que la imagen principal para llegar al cerebro central, descubrieron que una iluminación tipo estroboscópica podría ofrecer una solución.

Su equipo utilizó una lámpara que emitía luces LED a tanta velocidad que las mismas se hacían invisibles a simple vista, pero conseguían anular una de las imágenes en el cerebro de los disléxicos cuando leían.

Si modulamos la lámpara y usamos estos milisegundos para atenuar la fuerza de la imagen especular, el cerebro puede eliminarla. La lectura se vuelve normal.

-Albert Le Floch, físico

Floch y Ropars siguen siendo cautelosos sobre los efectos beneficiosos de su descubrimiento en la vida diaria de los disléxicos. Aunque afirman que no encontraron ningún contraejemplo entre los 30 estudiantes disléxicos que participaron en el experimento.

Hipótesis impugnada por científico canadiense y otros

Sin embargo, los especialistas en trastornos del aprendizaje no están convencidos por las conclusiones de estos investigadores. Dave Ellemberg, un neuropsicólogo que estudia el desarrollo de las funciones visuales en la Universidad de Montreal, señala que es demasiado pronto para sacar conclusiones y que el estudio no menciona específicamente cómo el nivel de lectura de las personas disléxicas se mejora con la luz estroboscópica.

¿Leer es más fluido, más preciso? ¿Es más rápido? ¿La lectura pasa de 120 palabras por minuto a 400 palabras por minuto cuando hacen una lectura silenciosa? Estas son todas cosas para validar.

-Dave Ellemberg, neuropsicólogo

El neuropsicólogo Dave Ellemberg Foto: Radio-Canadá

Esta investigación fue criticada inmediatamente también por especialistas en trastornos del aprendizaje. La Federación Francesa de Dislexia es muy cautelosa. Establece que los métodos utilizados por los investigadores son poco convencionales y que es difícil apreciar su valor total.

Los resultados del estudio acaban de publicarse en la revista británica Proceedings of the Royal Society.

Albert Le Floch fue entrevistado por Sophie-Andrée Blondin

Share
Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Salud

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

@*@ Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Aclaración: al enviarnos su comentario, usted reconoce que Radio Canadá Internacional tiene derecho a reproducir y a difundir el mismo, total o parcialmente, de la forma que fuere. Cabe destacar que Radio Canadá Internacional no endosa las opiniones vertidas por los internautas. Sus comentarios serán leídos y publicados si respetan las condiciones de nuestro sitio internet, aquí denominadas “Netiquette”.

Reglas de utilización »

Al verter sus opiniones en un foro público, debe ser igual de cortés que si estuviera frente a un interlocutor. No se tolerarán ataques ni insultos personales. Una cosa es no estar de acuerdo con una opinión, una idea o un hecho, y otra es faltar el respeto al prójimo. Las personas elocuentes no siempre están de acuerdo, y justamente ahí reside el interés de los foros.

La "netiquette" es el conjunto de reglas de conducta que rigen el comportamiento de los internautas. Antes de intervenir en una tribuna, es importante conocer estas reglas. Caso contrario, usted corre el riesgo de ser expulsado.

  1. Los foros de RCInet.ca no son anónimos. Al inscribirse, los usuarios deben ingresar su nombre, apellido y lugar de residencia. Estos datos aparecerán junto al comentario. RCInet.ca se reserva el derecho de no publicar un comentario si duda de la identidad de su autor.
  2. La usurpación de identidad con la intención de inducir a error o de perjudicar a un tercero es una infracción grave plausible de expulsión.
  3. Los foros de RCInet.ca están abiertos a todos, sin distinción de edad, origen étnico, religión, género ni orientación sexual.
  4. Las declaraciones difamatorias, agresivas, racistas, xenófobas, homofóbicas, sexistas o prejuiciosas hacia algún origen étnico, religión o franja etaria no serán publicadas.
  5. En Internet, las mayúsculas equivalen a gritos y pueden ser interpretadas como un signo de agresividad, lo cual resulta desagradable para los demás. Todo mensaje que contenga una o varias palabras en mayúscula (con excepción de las siglas y los acrónimos) será rechazado. Igual suerte correrán los mensajes que contengan una o varias palabras en letra negrita, itálica o subrayada.
  6. El lenguaje vulgar, obsceno o malintencionado está prohibido. Los foros son lugares públicos y sus declaraciones podrían herir la sensibilidad de otros internautas. Las personas que utilicen un lenguaje grosero serán expulsadas.
  7. El respeto mutuo es una condición de base. Por eso mismo está prohibido injuriar, amenazar o acosar a otro usuario. Usted puede expresar su desacuerdo sin atacar al prójimo.
  8. El intercambio de opiniones y puntos de vista discordantes es un elemento clave en todo debate sano, pero no debe transformarse en un diálogo ni en una discusión privada entre dos participantes que se interpelan sin importarles lo que piensen los demás. Los mensajes de esta naturaleza no serán publicados.
  9. Radio Canadá Internacional emite en cinco lenguas. Los debates en los foros deben realizarse en la misma lengua que el contenido al que hacen referencia. El uso de otras lenguas, con excepción de unas pocas palabras, está prohibido.
  10. Los mensajes que no tengan relación con el tema comentado no serán publicados.
  11. El envío reiterado de un mismo mensaje perjudica el intercambio de opiniones y por ende no será tolerado.
  12. La inserción de imágenes o de cualquier otro tipo de archivo en un comentario está prohibida. La inclusión de hipervínculos hacia otros sitios está permitida, a condición de que se respete la “netiquette”. Sin embargo, Radio Canadá Internacional no es responsable del contenido de estos sitios externos.
  13. La copia de texto de un tercero, aun cuando se incluya la referencia al autor, es inaceptable si la citación constituye la mayor parte del comentario.
  14. La publicidad y la convocación a movilizaciones, de cualquier forma que fuere, está prohibida en los foros de Radio Canadá Internacional.
  15. Todos los comentarios y contenidos son evaluados antes de su publicación. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de no publicar los mensajes de los internautas.
  16. En todo momento y sin preaviso, Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de cerrar un foro.
  17. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de modificar este conjunto de reglas de conducta (netiquette) en cualquier momento y sin preaviso.
  18. Al participar en un foro, usted autoriza a Radio Canadá Internacional a publicar sus comentarios en Internet por un periodo de tiempo indeterminado. Esto significa asimismo que los mensajes serán indexados por los motores de búsqueda de Internet.
  19. Radio Canadá Internacional no está obligada, bajo ningún punto de vista, a retirar sus comentarios de Internet, aunque usted así lo requiriere. Por este motivo, le rogamos que reflexione detenidamente sobre el contenido y las posibles consecuencias de los mensajes que nos envía.

*