A 200 años de la muerte del líder indígena Tecumseh

8 julio 2015
de RCI

El 5 de octubre de 1813, en lo que hoy es la provincia canadiense de Ontario, moría el líder indígena Tecumseh, a los 45 años.

Murió en batalla, defendiendo sus tierras, traicionado por los británicos.

Esa muerte es tema de un comentario publicado en la prensa canadiense y escrito por el ex primer ministro canadiense Paul Martin.

En un artículo publicado en el periódico de circulación nacional The Globe and Mail, bajo el título  ¿Quién será el próximo Tecumseh?, Paul Martin escribe que “esta semana, la conciencia colectiva de los canadienses renueva su interés en Tecumseh, un hombre reconocido como un gran guerrero shawnee, que más que guerrero,  era en realidad un estadista y constructor de una nación que estaba adelantado a su época.

Como nunca antes, él unificó diversas tribus y alineó estratégicamente a su nación del lado de los británicos contra los estadounidenses.

Aspiraba a la soberanía de los pueblos indígenas y se oponía intensamente a los tratados, ya que predecía que esos documentos  causarían la ruina de su nación.

Según Paul Martin, este 200 aniversario de la muerte de Tecumseh proporciona una oportunidad a los canadienses para reflexionar sobre la necesidad de aprender de la historia para comprender la dinámica política de los indígenas canadienses de hoy.

La traición británica de Tecumseh en la Guerra de 1812, que causó su muerte, fue una de las primeras de una larga serie de traiciones, cada una agravando más la desconfianza y la animosidad entre los pueblos indígenas y el gobierno canadiense, una situación que seguimos viendo hoy .

Tecumseh, el estadista y  gran constructor de la nación llegó en un momento en que los pueblos indígenas se encontraban al borde de su aniquilación a manos de los estadounidenses.

Fue por su pueblo que Tecumseh dio su vida. Desde su muerte, los pueblos originarios han sido sistemáticamente divididos, oprimidos y asimilados.

En este aniversario de la muerte de Tecumseh. Dice Paul Martin en las páginas del periódico The Globe and Mail, me uno a muchos canadienses para preguntar: ¿Qué se debe hacer para unificar a las comunidades indígenas en la causa común de preservar su cultura, promover sus derechos y, finalmente, lograr la igualdad?, ¿Quién será el próximo Tecumseh?

Este aniversario nos recuerda que tenemos que encontrar la manera de empoderar a los jóvenes indígenas para que sean líderes en sus comunidades.

Esta generación no puede ser olvidada como lo fue Tecumseh.

En este espíritu, dice el ex primer ministro canadiense Paul Martin, que la Iniciativa para la Educación Indígena Martin se asoció con el organismo Free the Children para desarrollar la campaña We Stand Together, o Campaña Unidos de Frente.

Empezando con la sensibilización, la campaña genera el diálogo entre estudiantes para compartir con su familia y sus amigos sobre la historia, la cultura y las tradiciones de los pueblos indígenas de Canadá.

Más de 400 escuelas de todo Canadá participaron en esta campaña el año pasado, garantizando que las historias de nuestras historias indígenas, como la de Tecumseh, aparezcan de manera más prominente en nuestros libros de historia.

La promoción de la alfabetización ayuda a acelerar las mejoras en las escuelas administradas por las bandas. Estas capacidades críticas ayudan a armar a nuestros futuros Tecumsehs con la confianza suficiente en sus habilidades académicas.

La próxima generación de Tecumsehs no será toda de líderes políticos. Algunos elegirán los negocios.

La economía indígena es uno de los mercados de mayor crecimiento en Canadá y toca todos los sectores de la industria, desde la extracción de recursos naturales a los bienes y servicios.

Desde una perspectiva de desarrollo de la economía de mercado, Paul Martin añade que “el Programa de empresariado juvenil indígena enseña a los futuros Tecumsehs sobre los negocios y el espíritu empresarial a través de la experiencia directa y oportunidades de mentorado.

Con el ojo puesto en la explotación de los recursos naturales en territorios de las Primeras Naciones, Paul Martin escribe que “el clima económico actual reclama mayores oportunidades para asociarse con las comunidades indígenas y las empresas para garantizar el acceso a los recursos naturales. Pero esto sólo se puede lograr mediante el apoyo al recurso más valiosos de nuestro país: nuestra juventud.”

 

Deje su comentario