A 100 años de una tragedia que diezmó un pueblo inuit de Canadá

13 octubre 2018
de Leonora Chapman
  • inushuk-635×357

La pandemia de influenza española de 1918-19 mató a entre 20 y 40 millones de personas en todo el mundo, lo que la convierte en uno de los brotes más grandes y destructivos de enfermedades infecciosas registrada en la historia.

Esa gripe apareció por primera vez en Terranova y Labrador en septiembre-octubre de 1918 y mató a más de 600 personas en menos de cinco meses. Los efectos fueron más devastadores en Labrador, donde la enfermedad mató a cerca de un tercio de la población inuit y llevó a la desaparición a algunas comunidades.  Las tasas de mortalidad fueron particularmente altas en las aldeas inuit de Okak y Hebrón.

El Museo y Archivos de las Salas tiene muchas fotografías de los Inuit del Labrador en su colección. (The Rooms)

A pesar de su nombre, la influenza española apareció en Estados Unidos, China y Francia antes de trasladarse a España y al resto del mundo en la primavera de 1918.

Sin embargo, la enfermedad recibió más cobertura de prensa en España que en otros lugares y es en parte por este motivo que se dio a conocer como la gripe española. La naturaleza altamente contagiosa del virus permitió que se propagara rápidamente de un continente a otro mientras cientos de miles de tropas viajaban por todo el mundo durante los últimos meses de la Primera Guerra Mundial.

La pandemia llega a Terranova

La pandemia llegó a Terranova el 30 de septiembre de 1918, cuando un vapor que transportaba a tres tripulantes infectados atracó en el puerto de St. John. Otros tres marineros más infectados llegaron a Burin el 4 de octubre y viajaron en tren a St. John para recibir tratamiento.

Un médico diagnosticó los dos primeros casos locales de influenza en la ciudad al día siguiente y envió a ambas personas a un hospital. En dos semanas, los periódicos informaron que varios cientos de personas se infectaron en St. John.

Enfermeras voluntarias, 1918. Enfermeras voluntarias en el King George V Seamen’s Institute Center en St. John’s durante la pandemia de gripe española. El centro se transformó en un hospital temporal de 32 camas para tratar a las víctimas de la gripe.
Fotografía de J. C. Parsons, de The Newfoundland Quarterly, 1918, vol. 18, No. 4, pág. 21.

Desaparición de un pueblo inuit

Más de 500 inuit, aproximadamente un tercio de la población del grupo indígena en Labrador, murieron después de que los pasajeros infectados con la gripe española llegaron en barco a las comunidades costeras.

Angus Andersen, quien es Inuk, creció en la costa de Labrador escuchando las historias de sus abuelos sobre lo que vieron cuando se contagió la gripe.

Cuando pierdes un tercio de tu población eso es un gran impacto. Perdimos cultura, patrimonio e idioma.

– Angus Andersen

Andersen pinta una imagen vívida del evento apocalíptico en Labrador. Los perros de trineo que se usaban para cazar y viajar fueron abandonados cuando sus dueños murieron. Se volvieron salvajes y peligrosos.

«Cuando escucho las historias de las personas que sobrevivieron, es como una película de terror», dijo Andersen.

«Perros salvajes – perros husky hambrientos – realmente rompían y saltaban por las ventanas de las casas para comerse los cadáveres. Los sobrevivientes tuvieron que cazarlos y matarlos. Mataron a cientos y cientos de perros hambrientos».

Los perros de trineo fueron utilizados por los Inuit del Labrador para viajar y cazar. Muchos perros hambrientos tuvieron que ser asesinados durante la pandemia de gripe española. (The Rooms)

Muchas comunidades inuit, como Hebron y Nutak, perdieron una gran cantidad de residentes, pero ninguna comunidad sufrió un golpe más profundo que Okak.

Se sabe que antes de que llegara la gripe, 263 personas vivían en Okak; después de la pandemia, quedaron menos de 60 personas.

Andersen dice que sus abuelos contaron que enfrentar el problema de todos los cadáveres en Labrador requería de medidas extraordinarias.

«Juntaron todos los cuerpos. Era imposible enterrarlos uno por uno. Mi abuela dijo que cavaron un agujero gigante y para hacerlo tuvieron que encender un gran fuego para descongelar el permafrost. Ellos cavaron un agujero grande y pusieron todos los cuerpos allí y los cubrieron «, dijo.

Okak era el asentamiento inuit más grande en la costa de Labrador y uno de los más prósperos.  Nadie vive en Okak ahora.

Los abuelos de Angus Andersen, que eran inuit, sobrevivieron a la gripe española en Labrador y le contaron lo que habían presenciado. (Mark Quinn / CBC)

Por trágico que sea, Andersen dice que la gripe española de 1918 debe recordarse para subrayar la importancia de la medicina preventiva, como las vacunas.

Andersen afirma que la pandemia ha dejado una profunda cicatriz en la cultura Inuit del Labrador.

«Perdimos mucha historia. Cuando pierdes a un tercio de tu población, eso es un gran impacto. Perdimos cultura, herencia e idioma».

Heritage Terranova/CBC/RCI

Avatar

About

Trabajar como periodista en Radio Canadá Internacional es hacerlo libremente, sin censura. Es ser un nexo útil con todas aquellas personas interesadas en conocer el lugar de Canadá en su mundo. Mis historias, enmarcadas por los valores periodísticos de la radio pública canadiense, dan la palabra a los que contribuyen a que esta sociedad sea mejor, en términos de democracia y cultura. También me importa que los canadienses conozcan las historias diversas de las Américas a través de las voces de nuestros oyentes y usuarios.
Este trabajo hizo que un buen día decidera adoptar a este país que me abrió generosamente sus puertas en 1976, cuando Argentina me las había cerrado.

Deje su comentario