La entrada a la Universidad de Calgary
Photo Credit: Todd Korol / Reuters

La controvertida relación de la Universidad de Calgary y la petrolera Enbridge

La permanencia de Joe Arvai en la Universidad de Calgary se terminó bruscamente en julio de 2012 después de que la estrella académica se resistió a dirigir un nuevo centro de investigación de estrecha relación con la mayor compañía de oleoductos de Canadá.

“Tengo la impresión de que Enbridge ve el centro como una maquinaria de relaciones públicas para ellos mismos, mientras que yo lo veo como un centro de investigación académica”.

– Joe Arvai, ex director del Centro para la Sostenibilidad Corporativa Enbridge

Escuche

Pero Arvai no es el único profesor que dejó la universidad preocupado de sus relaciones con la industria del petróleo según una investigación de la red pública CBC/Radio Canadá.

La Universidad de Calgary, en la provincia petrolera canadiense, Alberta, se plegó en algunos casos a las voluntades de la compañía petrolera Enbridge para mantener buenas relaciones con el constructor de oleoductos, sugieren documentos obtenidos CBC/Radio Canadá. .

El 28 de marzo de 2012, la Escuela de Negocios de la universidad inauguró un centro de investigación sobre el desarrollo sostenible, con el nombre de la empresa. A cambio, Enbridge se comprometió a pagarle al centro  2.250.000  de dólares escalonados en 10 años.

Según la universidad, los objetivos del Centro para la Sostenibilidad Corporativa Enbridge fueron «directamente alineados con los esfuerzos de la escuela de comercio Haskayne para convertirse en un centro internacionalmente reconocido de excelencia» por su «integridad académica» y sus «investigaciones imparciales».

Pero los correos electrónicos obtenidos por CBC / Radio-Canadá bajo la Ley de Acceso a la Información sugieren que Enbridge ha intervenido en varios expedientes propios del centro.

Los correos electrónicos testifican que Enbridge quería controlar los nombramientos al Consejo de Administración, así como la contratación de personal y la concesión de premios a los estudiantes.

La compañía quería también beneficiarse de reuniones privilegiadas entre sus ejecutivos, sus clientes y el cuerpo de profesores de la Escuela de comercio.

Solicitudes de Enbridge

Los documentos revelan además que la dirección de la Escuela de Comercio y de la Universidad buscaba dar cabida a algunos de los pedidos del fabricante de oleoductos.

null
Joe Arvai consideraba que su libertad académica peligraba si trabajaba como director del Centro de Enbridge. © (Universidad de Calgary)

El director designado para dirigir el centro de investigación en Calgary, Joe Arvai criticó la voluntad de  Enbridge de establecer una asociación con la Universidad Central de Michigan (CMU) en los Estados Unidos. «Para ser franco, algunas personas verán esto, como una coima pagada a la CMU después del derrame de  Marshall,»  le dijo el 1 de marzo de 2012 a Enbridge.

En 2010, un derrame de petróleo se produjo cerca de Marshall, Michigan. Un oleoducto de Enbridge había cedido, provocando el derrame de cerca de tres millones de litros de petróleo en un río.

«No estoy seguro sobre en qué nos estamos comprometiendo», escribió Joe Arvai al ex decano de la Escuela de Comercio en enero de 2012. «Siento que Enbridge ve el Centro como una empresa de relaciones públicas, mientras que yo lo veo como un centro de investigación «, precisó.

null
Leonard Waverman dejaría la Universidad de Calgary en 2012 para unirse a la Universidad McMaster. ©  (Universidad de McMaster)

El ex decano Leonard Waverman le respondió que no entendía sus preocupaciones y le explicó en 2011 que la «CMU era el precio a pagar en el corto plazo.»

Finalmente Joe Arvai abandonó el centro antes de su lanzamiento. Él no quiso hacer comentarios sobre el caso por razones legales.

Leonard Waverman, convertido en el decano de la Escuela de Comercio de la Universidad de McMaster, en Ontario, también rechazó una solicitud de entrevista de CBC.

El tema es que una institución pública, cuyo trabajo es equilibrar intereses competitivos con alta calidad de la investigación en función del  interés público,  ha fracasado totalmente en lograr eso.  

David Keith, un académico de renombre, que dejó la Universidad de Calgary  por Harvard en 2011, es muy escéptico de la aparente relación de amistad de la universidad con la industria.

null
David Keith, un académico de renombre, dejó la Universidad de Calgary por Harvard en 2011 © CBC

El manejo del centro  Enbridge por la Universidad  de Calgary, dice Keith, ilustra el tipo de decisiones tomadas por la administración que llevó al menos a dos académicos, él incluido, a renunciar de la escuela. Si el decano no era consciente de la conexión de Elizabeth Cannon, presidenta de la universidad, con Enbridge, eso es un potencial conflicto dice Keith.

null
La presidenta de la Universidad de Calgary Elizabeth Cannon © Radio Canadá

«Si Elizabeth Cannon era miembro del consejo de administración  y estaba recibiendo dinero de Enbridge, y al mismo tiempo enviaba un correo electrónico sin dar a conocer claramente su conflicto de interés, eso se presenta mal», dijo Keith en una entrevista con CBC.

En su opinión, «ese es el tipo de cosas que en una cultura de gestión eficaz, el consejo de administración pediría rendición de cuentas.»

En una entrevista con la CBC, Elizabeth Cannon dice que no sabe si el decano sabía de su papel con Enbridge. De todos modos, indica, «cada vez que hablo, lo hago como  presidente del centro y presidente de la Universidad de Calgary.

Tales lazos estrechos entre una universidad y una empresa no son necesariamente un problema, siempre y cuando ellos están manejados correctamente.

En opinión de Keith, la universidad y sólo ella tiene la culpa de perder a alguien como Arvai quien renunció como jefe del centro de Enbridge antes de su lanzamiento, aunque se mantuvo en el consejo.

«De mis conversaciones con muchas personas que participaron, entre ellos Arvai, y varios otros, y no sólo las conversaciones, sino también notas detalladas y correos electrónicos, mi comprensión es que Joe Arvai fue destituido como director del centro antes de su formación a petición expresa de Enbridge «, dijo Keith.

La historia del Centro para la Sostenibilidad Corporativa Enbridge cubre unos cortos y problemáticos dos años y medio que terminó en el otoño de 2014.

Reacción de la compañía Enbridge

Enbridge por su parte, reiteró su compromiso con la independencia académica. La compañía ha indicado que no se había tratado de influir en el funcionamiento del centro o en la contratación del personal.

Nada se esperaba a cambio de su financiación según el constructor de oleoductos.

Enbridge negó también las acusaciones de que la asociación con el Michigan era una de relaciones públicas. Según D’Arcy Levesque, uno de sus vicepresidentes, esta fue una oportunidad de aprendizaje común vis-à-vis el derrame de petróleo en Estados Unidos.

null
D’Arcy Levesque, uno de los vicepresidentes de Enbridge © Radio Canadá

«No voy a pedir disculpas por el hecho de que el decano de la Universidad de Calgary y el Decano de la Universidad Central de Michigan pensaron que era una buena idea», argumentó durante  una entrevista. «El hecho de que el Sr. Arvai pueda no haber apoyado el proyecto está, con toda honestidad, fuera del tema», argumentó.

El acuerdo preveía que la Universidad de Calgary ofrezca  1,500 dólares por año a la CMU por una serie de seminarios y 2,500 al año para una beca estudiantil. A cambio, la CMU se había comprometido a difundir algunos de sus seminarios en Calgary a través de Internet.

Los correos electrónicos también sugieren que la presidenta de la Universidad de Calgary se inclinó a favor de Enbridge.

«Había caos y eso no agrada a nuestros donantes», escribió Elizabeth Cannon al  exdecano en agosto de 2012. «No es bueno para usted o para la universidad», continuó «Quiero tener buenas relaciones con Enbridge dado que Al Mónaco es su PDG y uno de nuestros antiguos alumnos.»

En una entrevista, la presidente de la Universidad, dijo que la compañía no estaba bajo ningún tratamiento especial. «Si alguien propone invertir, sin importar si se trata de una beca o de un centro de investigación, si no hacemos lo que se espera de nosotros, sí, voy a estar frustrada «, dijo.

Elizabeth Cannon hizo hincapié también en que ningún universitario  ha presentado una queja formal sobre su libertad académica. También insistió  en que la Universidad decide cómo el centro opera en el campus.

Al Monaco ocupa asientos en dos consejos de la Universidad. Elizabeth Cannon de su lado participa en el consejo de administración de una sucursal financiera de Enbridge desde 2010.

El año pasado, recibió 130,500 dólares en compensación por su cargo en el seno del  Enbridge Income Fund Holdings.Lal Presidenta recordó que su papel en la empresa es conocido públicamente.

Desde entonces, el nombre de Enbridge ha sido retirado del centro. Bajo un nuevo acuerdo, la compañía ha reducido su financiación para la escuela de negocios de un millón de dólares.

Enbridge sigue patrocinando seminarios del centro y trabaja con otros departamentos de la Universidad de Calgary.

Categorías: Economía, Política
Etiquetas: ,

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

Editar
Por razones que escapan a nuestro control, y por un período de tiempo indefinido, el espacio de comentarios está cerrado. Sin embargo, nuestras redes sociales siguen abiertas a sus contribuciones.

Ir a la barra de herramientas Salir