Bashir Makhtal el día que regresó a Canadá. Él quiere que el gobierno aprenda de su terrible experiencia. (Cortesía de Amnistía Internacional)

Una saga de 11 años de grave injusticia de un canadiense encarcelado en Etiopía

Bashir Makhtal nació en Etiopía y se convirtió en ciudadano canadiense en 1994. Trabajaba en Somalia en diciembre de 2006 cuando tropas etíopes invadieron el país. Mientras trataba de cruzar a Kenia para encontrar a su esposa, fue detenido y trasladado a Nairobi, donde se contactó con la Embajada de Canadá. El personal fue a verlo -sus oficinas estaban a una cuadra de donde estaba detenido- y le dijeron que habían planteado el problema y que estaban esperando una respuesta.

Dos semanas más tarde, las autoridades de Kenia le dijeron a Makhtal que estaba siendo deportado a Etiopía.

Bashir Makhtal, en esta foto familiar sin fecha, fue declarado culpable de cargos relacionados con el terrorismo en 2009. Amnistía Internacional describió los cargos en su contra como «flagrantemente injustos». (Toronto Star / Canadian Press)

Un ciudadano canadiense que pasó 11 años en una prisión de Etiopía pide al gobierno que escuche las fallas en su caso, y se asegure de que nunca vuelva a suceder.

«Esperaba morir ahí», dijo Bashir Makhtal, quien fue condenado por cargos relacionados con terrorismo en 2009 y sentenciado a cadena perpetua. Amnistía Internacional ha descrito los cargos en su contra como «flagrantemente injustos» y calificó su calvario como «una saga de 11 años de grave injusticia».

Makhtal fue mantenido en confinamiento solitario, sin acceso al mundo exterior, durante dos años completos. Él describió las condiciones como muy duras, con temperaturas a menudo bajo cero, y no suficiente comida, luz o ventilación. Durante 24 horas al día, dijo, podía escuchar a otros prisioneros siendo interrogados.

Pide al gobierno canadiense que aprenda de los errores cometidos cuando trató de ayudarlo y del sufrimiento adicional que causó. Instará al gobierno a llevar a cabo una revisión independiente de esos esfuerzos.

«Alguien tiene que asumir la responsabilidad de lo que me sucedió», le dijo a Anna Maria Tremonti el martes en el programa de CBC The Current en su primera entrevista desde que fue liberado repentinamente en abril y regresó a Toronto.

Amnistía Internacional acoge con satisfacción el regreso a Canadá el 21 de abril del ciudadano canadiense Bashir Makhtal tras su liberación de prisión en Etiopía el 18 de abril, donde había sido injustamente encarcelado durante más de 11 años. Foto: AI

Preguntas sin respuesta

«Hay muchas preguntas sobre por qué el caso no fue tomado más en serio de lo que era en ese momento».

-Alex Neve, secretario general de Amnistía Internacional Canadá.

Makhtal había sido interrogado por funcionarios de seguridad etíopes mientras se encontraba en Nairobi, dijo Neve, y había señalado esto a funcionarios canadienses.

«Eso no es habitual», le dijo Neve a Tremonti, «que los oficiales de seguridad etíopes aparecieran repentinamente en una celda de la cárcel de Kenia para hablar con un detenido canadiense.

«Pero no parece que eso haya cambiado el caso. No pareció elevarlo a niveles superiores de embajadores y ministros que comenzaran a considerarlo muy seriamente».

Una vez que estuvo en Etiopía, «literalmente desapareció durante esos primeros dos años», dijo Neve.

«Nadie tenía acceso a él, incluido el gobierno canadiense».

«Ciertamente tenemos entendido que el gobierno canadiense presionó y preguntó a los etíopes», dijo Neve, «pero no obtuvieron muchas respuestas y no tenían acceso».

The Current se puso en contacto con la Oficina del Primer Ministro, pero no recibió una respuesta hasta ahora.

Varios funcionarios canadienses se han interesado en el caso a lo largo de los años, incluido el ex ministro de Transporte John Baird, que visitó Makhtal en prisión en 2010, y el secretario parlamentario Omar Alghabra, que trabajó en el caso en los últimos años.

La familia de Makhtal y sus amigos lo recibieron a su regreso a Toronto en abril. (Cortesía de Amnistía Internacional)

Liberación repentina

El 18 de abril, un comandante en la prisión de Etiopía se inclinó hacia Makhtal y le susurró al oído: «Te liberaron».

«No lo creí», le dijo Makhtal a Tremonti. Comencé a hacerle preguntas al comandante, pero «simplemente me felicitó».

«Estaba emocionado y conmocionado».

Neve dijo que no podemos saber con certeza por qué Makhtal ha sido liberado ahora, pero los disturbios en Etiopía pueden haber sido un factor. El gobierno ha estado liberando «números significativos» de presos políticos este año, dijo, pero el nombre de Makhtal nunca estuvo en la lista.

«El gobierno canadiense estaba recibiendo información de que Etiopía no tenía intención de ponerlo en ninguna de esas listas», dijo, «porque en su opinión no era un prisionero político, sino un prisionero de seguridad».

The Current contactó a la embajada de Etiopía en Ottawa, que respondió, en un comunicado, que «quisieran subrayar que el Sr. Bashir Makhtal fue arrestado por cargos de terrorismo y declarado culpable por el Tribunal Superior Federal de la República Democrática Federal de Etiopía por su injustificado participación en la organización de actividades terroristas dentro de Etiopía».

Makhtal niega haber participado alguna vez en actividades terroristas, y dijo que el caso en su contra fue fabricado.

Un abuelo revolucionario

El abuelo de Makhtal fue uno de los fundadores del Frente de Liberación Nacional de Ogaden (OLNF), un grupo de somalíes que viven en Etiopía, pero que quieren la independencia.

Él cree que el vínculo familiar es la razón por la cual estuvo en prisión por tanto tiempo, y posiblemente por la que fue detenido en primer lugar.

Makhtal agradece a los funcionarios canadienses, a los defensores de los derechos humanos y a los periodistas que lucharon por su libertad. Pero él quiere que el gobierno canadiense «recuerde lo sucedido y sus deficiencias”.

«De alguna manera, el gobierno tiene que aprender esa lección», dijo. «Esto no debería volver a suceder».

Categorías: Internacional, Justicia, Política
Etiquetas: , ,

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

Por razones que escapan a nuestro control, y por un período de tiempo indefinido, el espacio de comentarios está cerrado. Sin embargo, nuestras redes sociales siguen abiertas a sus contribuciones.