Un ataúd es cargado por la Policía Montada del Canadá en un avión cerca de Gillam. La RCMP dijo el miércoles que creen haber encontrado los cuerpos de los fugitivos Kam McLeod y Bryer Schmegelsky cerca de la comunidad del norte de Manitoba. (Foto: ©Angela Johnston/CBC)

Jóvenes sospechosos de tres asesinatos fueron encontrados muertos en denso bosque canadiense

Durante 16 días la policía federal canadiense recorrió 11.000 kilómetros cuadrados buscándolos. La autopsia que lo terminará de confirmar está programada para este jueves, pero las autoridades han dado por hecho que los cuerpos encontrados en el norte de la provincia de Manitoba pertenecen a los dos prófugos Kam McLeod y Bryer Schmegelsky, sospechosos de haber cometido tres homicidios en el norte de Columbia Británica.

Los restos de dos hombres fueron encontrados el miércoles alrededor de las 10 a.m., hora local, en una densa zona boscosa, a ocho kilómetros al noreste de donde se encontró un Toyota RAV4 quemado, que la policía cree que los dos fugitivos estaban conduciendo.

«En este momento, creemos que estos son los cuerpos de los dos sospechosos buscados en relación con los homicidios en Colombia Británica»Jane MacLatchy, oficial al mando de la Real Policía Montada de Canadá en Manitoba.

Las autopsias que se realizarán el jueves determinarán, de manera concluyente, las identidades de los cuerpos y las causas de muerte, dijo la RCMP.

Un fotograma tomado de las grabaciones de vigilancia publicadas por la Policía Montada del Canadá (RCMP) muestra a Kam McLeod, a la izquierda, y a Bryer Schmegelsky saliendo de una tienda en Meadow Lake, Sask, el 21 de julio. (Foto: ©RCMP)

Los jóvenes

McLeod, de 19 años, y Schmegelsky, que cumplió 19 años el 5 de agosto, fueron acusados el 24 de julio de asesinato en segundo grado por la muerte del botánico Leonard Dyck. El hombre de 64 años fue encontrado muerto el 19 de julio en un accidente de carretera a unos dos kilómetros de una camioneta quemada, que se cree que fue conducida por McLeod y Schmegelsky, al sur del puente del río Stikine, en la carretera 37 de Columbia Británica.

Los dos chicos, que fueron amigos durante toda la vida, también son sospechosos de matar a tiros a una joven pareja, Lucas Fowler, de 23 años, un australiano, y Chynna Deese, de 24, una estadounidense. Los cuerpos de estos dos viajeros fueron encontrados en Alaska Highway, al sur de Liard Hot Springs, B.C., el 15 de julio.

En el transcurso de 16 días, la Real Policía Montada del Canadá recorrió más de 11.000 kilómetros cuadrados en el norte de Manitoba, una zona de aproximadamente el doble del tamaño de la P.E.I., y registró más de 4.500 horas durante la búsqueda.

(Foto: © THE CANADIAN PRESS/Darryl Dyck)

La persecución

Los oficiales, con la ayuda de los militares, estuvieron investigando el paradero de los dos jóvenes desde el aire, en barco, bajo el agua, a través de húmedos y densos bosques y en medio de densos matorrales, plagados de insectos.

El padre de uno de ellos, Bryer Schmegelsky, siempre creyó que estaban vivos. Pero los lugareños advirtieron que el área remota era traicionera, hogar de osos, e imposible para alguien sin conocimiento local para navegar.

Durante casi dos semanas, la evidencia clave que rastreó a los dos sospechosos hasta el área fue un avistamiento confirmado de la pareja el 22 de julio y los restos quemados de la camioneta SUV Toyota, que fue encontrada el mismo día en Fox Lake Cree Nation, en un callejón sin salida en el norte de Manitoba. Poco después la policía federal canadiense confirmó que el vehículo pertenecía al profesor de botánica, Leonard Dyck.

La Real Policía Montada del Canadá recibió más de 1.000 pistas de civiles. La persecución abarcó cuatro provincias y más de 2.000 kilómetros, y los prófugos eligieron rutas remotas y aisladas para evitar ser detectados.
«Esto es como viajar de Londres a Moscú, para poner las cosas en perspectiva»Kevin Hackett, Comisionado Adjunto de la Policía Montada del Canadá.

Hackett lo llamó una de las investigaciones más impredecibles que ha tenido en los últimos años.

El 31 de julio, después de nueve días sin dejar rastro de los dos hombres, la Policía Montada del Canadá anunció que estaba reduciendo la búsqueda.

Pero como la comisionada MacLatchy señaló el miércoles, nunca dejaron de buscar.

«Sabíamos que sólo necesitábamos encontrar esa pieza de evidencia»

Por todo el norte de Manitoba, la gente suspiró de alivio después de las noticias del descubrimiento de los cuerpos. A lo largo de la persecución, la Policía Montada del Canadá había advertido repetidamente al público que creían que McLeod y Schmegelsky estaban armados y eran peligrosos.

Los residentes habían cerrado las puertas con llave y viajaban en grupos mientras que los hombres eran considerados en libertad.

RCI/The Canadian Press/CBC News
Categorías: Justicia, Sociedad
Etiquetas: , , , ,

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

Por razones que escapan a nuestro control, y por un período de tiempo indefinido, el espacio de comentarios está cerrado. Sin embargo, nuestras redes sociales siguen abiertas a sus contribuciones.