Los glaciares en la isla Ellesmere de Canadá se ven durante un vuelo de inspección de la Operación IceBridge de la NASA el 1 de abril de 2014. (Michael Studinger / NASA / Handout / Reuters)

Aguas de los glaciares consumen dióxido de carbono de la atmósfera

Un nuevo estudio realizado por la Universidad de Alberta descubrió que la fusión de los glaciares en el norte de Canadá permitiría a los ríos consumir una cantidad significativa de dióxido de carbono liberado a la atmósfera.

El equipo de científicos estudió los ríos glaciares, junto con los grandes lagos en los que se alimentan.

Esta investigación tiene una importancia central dado que hay 200,000 glaciares en la Tierra, 17,000 de ellos en la provincia de Columbia Británica. Otros 800 están en la de Alberta.

Este glaciar único de la isla Ellesmere fue descubierto por Steve Grasby y Benoit Beauchamp hace unos 30 años. Ambos fueron impactados por su color amarillo inusual, causado por un resorte de azufre, mientras volaban por encima. (Stephen Grasby / Recursos naturales de Canadá)

La investigación llevada a cabo por científicos canadienses se realizó en el Parque Nacional Quttinirpaaq en la isla Ellesmere en Nunavut.

“Lo que descubrimos fue que los ríos mismos eran, y de manera importante, sumideros de dióxido de carbono. Entonces consumían dióxido de carbono de la atmósfera en función de algunas propiedades muy especiales de estos ríos”.

– Kyra Saint-Pierre, una de los autores del estudio con la Universida de Alberta e investigadora postdoctoral en la Universidad de Columbia Británica.

Una de esas propiedades especiales, explica St. Pierre, quien realizó el estudio bajo la supervisión del profesor Vincent St. Louis, es que los ríos glaciales, a diferencia de los ríos templados, casi no contienen vida. Si bien hay algunas comunidades microbianas y bacterias en el río, la falta de biología significa que hay muy poca producción de dióxido de carbono dentro del agua.

La ausencia de vida en estos cuerpos de agua, junto con una alta prevalencia de sedimentos, conduce a un proceso llamado meteorización química, que consume dióxido de carbono de la atmósfera. El resultado del proceso es significativo y de gran alcance, dice St. Pierre.

Hicimos cálculos  y los comparamos con los bosques del Amazonas.  Encontramos que en un período de mucho derretimiento de hielo esos ríos pueden contener 40 veces más de carbono por metro cuadrado que el Amazonas.

Se trata de una cantidad de carbono muy importante dice la científica.

El glaciar Castle Creek en Columbia Británica. El calentamiento de las temperaturas ha causado que este y la mayoría de los otros glaciares se derritan rápidamente. (Cortesía de la Universidad del Norte de Columbia Británica)

La investigación

«El hallazgo también se nivela con la cantidad de agua de deshielo que hay», dijo St. Pierre. “Cuanto más agua de deshielo hay, más dióxido de carbono se consume. Y esto se extiende por todo el camino, unos 42 kilómetros, hasta los lagos río abajo, lo cual es bastante frío”.

Los investigadores han observado que la interacción entre el polvo de roca glacial y el agua que se derrite elimina el carbono del agua. Esto tiene el efecto de crear una reacción en cadena donde el carbono de la atmósfera es absorbido por el agua del río.

“En el medio ambiente, siempre buscamos un equilibrio. Cuando la concentración de dióxido de carbono es mayor en un compartimento del ecosistema, uno busca crear un equilibrio entre los compartimentos. Entonces vemos un movimiento de moléculas entre la atmósfera y el agua, porque la concentración de dióxido de carbono en el agua es extremadamente baja”.

-Kyra Saint-Pierre

Desarrollar tecnologías para la captura de Co2

Aunque es difícil decir qué sucede con el carbono una vez que se absorbe, esta es la primera vez que se identifica el potencial de absorción de carbono del agua helada, lo que permite esperar esperanza que este proceso natural pueda inspirar la creación de tecnologías que favorezcan la captura de CO2, dice la investigadora.

Ahora bien,  tener grandes sumideros de carbono que reducen la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera puede parecer algo bueno desde la perspectiva del cambio climático. Pero St. Pierre advierte sobre las consecuencias del derretimiento de los glaciares y la impermanencia de los cuerpos de agua glaciares, especialmente en tasa actual de calentamiento mundial.

«Una consideración importante es que los glaciares son un tipo de recurso finito», dijo. «Mientras se derriten ahora, un glaciar no va a estar para siempre si el clima sigue calentándose como está. Es algo que se hunde rápidamente».

La Universidad de Alberta continúa trabajando para descubrir qué tan extendido está este fenómeno, incluso con investigaciones en los parques nacionales de Jasper y Banff.

St.Pierre está convencida que esto ocurre también con los glaciares de todo el mundo.

«Tenemos al menos alguna evidencia de que esto no se da en un solo lugar», dijo St. Pierre. «Puede que no sea cierto en todas partes, pero estamos tratando de descubrir qué características del entorno hacen que sea un proceso dominante».

El costo del derretimiento de los glaciares

Los paisajes glaciares son especiales porque tienen enormes extensiones de sedimentos finamente molidos creados por los propios glaciares a medida que avanzan y retroceden.

Un glaciar en el bosque nacional de Tongass, Alaska. (iStock)

«A medida que estos sedimentos se mezclan con las aguas fundidas, que a su vez se mezclan con la atmósfera, pueden sufrir una serie de posibles reacciones químicas a la intemperie, algunas de las cuales consumen dióxido de carbono».

Pero si bien la reducción de los niveles de dióxido de carbono atmosférico puede parecer una buena noticia, llega a un alto y aún desconocido costo del derretimiento de los glaciares.

«El derretimiento de los glaciares en las montañas y las regiones polares es una de las consecuencias más llamativas del calentamiento climático, pero no siempre está claro lo que esto significa», dijo St Pierre. «Muchos de los ríos del mundo, incluidos los ríos Athabasca y Fraser en el oeste de Canadá, se originan en los glaciares y, sin embargo, a pesar de su importancia en nuestra vida cotidiana, en realidad sabemos muy poco acerca de cómo funcionan las aguas dulces alimentadas por glaciares».

Los glaciares de Columbia Británica, en el oeste de Canadá, están perdiendo 22 mil millones de metros cúbicos de agua cada año. Eso es equivalente a llenar con agua y vaciar un gran estadio deportivo importante unas 8.300 veces.

La Evaluación Nacional del Clima de Estados Unidos en 2014 ha señalado el el deshielo de los glaciares en en Canadá y Alaska como un problema importante del cambio climático.

El informe señala que el derretimiento de los glaciares se convertirá en uno de los mayores contribuyentes al aumento del nivel del mar durante este siglo y agregó que los glaciares que se derriten también afectan las corrientes oceánicas, la pesca, la producción de energía hidroeléctrica, Y corroborado por la científica canadiense, los glaciares del Norte están experimentando una de las disminuciones más rápidas en la tierra.

Con información de la Universidad de Alberta- Radio Canadá, CBC-Eye on the Artic.

Más información:

Residuos radiactivos en glaciares canadienses y del mundo podrían liberarse por derretimiento de los hielos

Glaciares canadienses en peligro de extinción

La entrevista con Kyra Saint-Pierre es de François Joly

Categorías: Medioambiente
Etiquetas: , , , ,

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

Por razones que escapan a nuestro control, y por un período de tiempo indefinido, el espacio de comentarios está cerrado. Sin embargo, nuestras redes sociales siguen abiertas a sus contribuciones.