Los fuegos avanzan fuera de control en la selva. REUTERS/Ueslei Marcelino.

Alarma por avance de incendios forestales en la Amazonia

El incremento dramático del número de incendios forestales en la selva tropical de la Amazonía parece confirmar los temores de diversas entidades ambientalistas en Brasil y en el extranjero.

Numerosas organizaciones vienen denunciando, desde hace tiempo, que las políticas del presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro son un riesgo para la preservación del medioambiente en esa región del planeta.

Investigadores y ambientalistas sostienen que los incendios de gran magnitud, que devoran una parte de la selva en la Amazonía, pueden ser intensificados por la sequía que aqueja a la región, pero que la causa principal de los mismos es la deforestación a gran escala que se lleva a cabo allí.

Una densa cortina de humo llegó incluso a la costa este del país. REUTERS/Ueslei Marcelino.

Los responsables del monitoreo de la situación informaron de un incremento sustancial de los incendios forestales en los últimos días.

El Instituto de Investigaciones Espaciales, que ya había producido un informe hablando de los riesgos de la tala indiscriminada de árboles en la zona, sostiene que el país enfrenta un número récord de fuegos en lo que va del año, con un total de 74.155 focos, lo que representa un incremento del 84 por ciento respecto a la temporada anterior.

Bolsonaro, que desde que asumió el Ejecutivo en enero último se manifestó partidario de abrir la selva a la actividad comercial y la explotación de recursos naturales, sostuvo que el gran número de siniestros es responsabilidad de las organizaciones no gubernamentales, sin dar argumentos ni evidencias que sostengan tal afirmación.

Los estados de Brasil que están siendo más afectados por las llamas son Mato Grosso, Para y Amazonas, con cerca del 42 por ciento de los siniestros.

Los fuegos pueden ser difíciles de controlar en esta época del año, cuando esa porción del país más grande de América Latina se encuentra en temporada seca, y las precipitaciones se reducen drásticamente.

El gobierno de Bolsonaro se involucró en un enfrentamiento verbal con Alemania y Noruega, en las últimas semanas, debido a que esos dos países decidieron suspender la ayuda financiera, que entregaban regularmente para iniciativas ambientales en Brasil.

Bolsonaro no asume ninguna responsabilidad por el siniestro. REUTERS/Adriano Machado.

La decisión del mandatario brasileño de abrir la Amazonia a la explotación forestal y la actividad minera fue criticada por los gobiernos de sendas naciones europeas, que en varias ocasiones pidieron a Bolsonaro que revea su postura.

En el centro de la disputa se sitúa además la situación de numerosas poblaciones indígenas, que habitan en la selva y han sido el blanco de agresiones por parte de las empresas que buscan hacer negocios con la madera y los minerales que contiene la región.

Uno de los enfrentamientos entre los nativos y los comerciantes terminó con la muerte por apuñalamiento de un líder indígena.

La intensidad de las llamas produjo esta semana una enorme ola de humo que llegó incluso hasta la ciudad de San Pablo, en el este del país, haciendo que la jornada del lunes se oscureciera en plena tarde.

Categorías: Internacional, Medioambiente
Etiquetas: , , , , ,

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

Por razones que escapan a nuestro control, y por un período de tiempo indefinido, el espacio de comentarios está cerrado. Sin embargo, nuestras redes sociales siguen abiertas a sus contribuciones.