Ir y volver del trabajo puede ser una tarea lenta y agotadora. Foto: iStock.

Canadá: la odisea de viajar hacia el trabajo

Share

Numerosos canadienses destinan una parte importante de sus días a viajar entre sus hogares y el lugar de trabajo, tal como muestra un análisis hecho por la agencia canadiense de estadísticas.

En otras ocasiones nos hemos referido a los inconvenientes que representan los movimientos poblacionales en los grandes centros urbanos, no sólo en Canadá, sino en el resto de América del Norte y otras partes del globo.

Aquí, como en otros sitios, el alto costo de vida, principalmente en lo que se refiere al dinero necesario para poder alquilar o comprar un vivienda en el centro de las ciudades, ha hecho que mucha gente opte por establecer sus moradas en los suburbios.

El transporte público suele ser complicado en las horas de punta. Foto: iStock.

El estudio dado a conocer por el organismo muestra que, con el paso de los años y a pesar de los esfuerzos llevados a cabo al intentar mejorar el sistema de transporte, cada vez más gente necesita un tiempo mayor para cubrir el trayecto que media entre su vivienda y el lugar de su actividad laboral.

Algunas de esas personas invierten varias horas cada día para asegurar esos desplazamientos.

Las consecuencias son evidentes no sólo en el deterioro de la calidad de vida de los implicados, sino en el medioambiente y en el mantenimiento de la infraestructura.

Datos relevantes

Según el material difundido por la entidad, en tres de las mayores ciudades canadienses las personas deben invertir cada vez más tiempo para ir al trabajo y volver a su casa. Nos referimos a Toronto, Montreal y Vancouver.

La variable utilizada para la medición es el porcentaje de todos los viajeros que deben usar más de una hora por día para cubrir esos desplazamientos.

El servicio de autobús en las grandes ciudades suele ser señalado como ineficiente. Foto: iStock.

En tal sentido, Toronto, la ciudad más grande y más poblada de todo el país, presenta el mayor número de personas, 17 por ciento, que se ven obligadas a invertir más de 60 minutos en sus desplazamientos desde su vivienda al trabajo, y sin contar el tiempo que necesitan para regresar al hogar.

En segundo lugar se encuentra Montreal, la mayor urbe de habla francesa del país, en la que el 12 por ciento de sus habitantes pasa más de una hora a bordo de un rodado para viajar a su empleo.

Por su parte, la “apacible” Vancouver, en la costa oeste canadiense, se ubica en el tercer escalón, con 11 por ciento de las personas viéndose obligadas a usar más de una hora de su tiempo para llegar a sus obligaciones.

¿Concentrar o descongestionar?

A comienzos de los años 2000, numerosas ciudades canadienses llevaron a cabo un proceso de fusión, con el propósito declarado de simplificar estructuras administrativas, que en algunos casos aparecían superpuestas, generando una multiplicación de gastos que no tenía su contrapartida en una prestación eficiente de los servicios a la población.

Si bien la medida puede haber estado justificada en algunos o muchos de esos casos, una de las consecuencias es que se conformaron nuevas urbes con una extensión territorial que reunían sitios ubicados a decenas de kilómetros uno del otro.

Decenas de kilómetros para unir un extremo y otro de la ciudad. Imagen: GoogleMaps.

Es el caso de la ciudad de Gatineau, por citar sólo un ejemplo, que en su nueva jurisdicción incluyó entre otras a las ex municipalidades de Aylmer y Masson-Angers, ubicadas a 45 kilómetros una de otra.

Pero más allá de esa cuestión administrativa, el costo de vida, el hacinamiento y la calidad ambiental han obligado a muchos a establecer su morada fuera del centro de la ciudad.

El caso de Montreal es demostrativo, donde los altos precios de la vivienda han llevado a muchos a fijar su domicilio en las riberas norte y sur, extendiendo cada vez más las aglomeraciones urbanas.

Cada mañana, y puedo dar fe de eso por vivir en la ribera sur, poco después de las 5.30 de la mañana de cada día laborable una “marea” de autos se dirige hacia los puentes que conectan con la ciudad, generando congestionamientos cada vez mayores.

La vuelta a casa no suele ser menos complicada. Foto: iStock.

Según Estadísticas Canadá, el 47 por ciento de las personas que se trasladan en vehículo para ir a trabajar lo hace entre un suburbio y otro del Gran Montreal, 23 por ciento se desplaza dentro de un mismo suburbio, 20 por ciento lo hace desde la periferia hacia el centro, 6 por ciento no necesita salir del centro e incluso el 4 por ciento hace el recorrido inverso a la mayoría, es decir, viaja desde el centro de la ciudad hacia su trabajo ubicado en las afueras.

En el caso de Toronto, según el mismo organismo, 1 de cada 4 personas tiene su lugar de trabajo ubicado a no menos de 25 kilómetros del centro de la ciudad.

El Gran Toronto presenta, por su lado, el mayor número de personas que se desplazan entre un suburbio y otro, 55 por ciento, es decir más de la mitad de la población activa.

Por el contrario, Vancouver ostenta la proporción más grande de personas que viven y trabajan en el centro de la ciudad, con el 13 por ciento.

Los datos utilizados por Estadísticas Canadá fueron recabados por el propio organismo durante 2016.

Fuente: Estadísticas Canadá

Share
Categorías: Política, Sociedad
Etiquetas: , , , , , , ,

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

@*@ Comments

Deja un comentario

Aclaración: al enviarnos su comentario, usted reconoce que Radio Canadá Internacional tiene derecho a reproducir y a difundir el mismo, total o parcialmente, de la forma que fuere. Cabe destacar que Radio Canadá Internacional no endosa las opiniones vertidas por los internautas. Sus comentarios serán leídos y publicados si respetan las condiciones de nuestro sitio internet, aquí denominadas “Netiqueta”.

Netiqueta
Al verter sus opiniones en un foro público, debe ser igual de cortés que si estuviera frente a un interlocutor. No se tolerarán ataques ni insultos personales. Una cosa es no estar de acuerdo con una opinión, una idea o un hecho, y otra es faltar el respeto al prójimo. Las personas elocuentes no siempre están de acuerdo, y justamente ahí reside el interés de los foros.

La «netiqueta» es el conjunto de reglas de conducta que rigen el comportamiento de los internautas. Antes de intervenir en una tribuna, es importante conocer estas reglas. Caso contrario, usted corre el riesgo de ser expulsado.

  1. Los foros de RCInet.ca no son anónimos. Al inscribirse, los usuarios deben ingresar su nombre, apellido y lugar de residencia. Estos datos aparecerán junto al comentario. RCInet.ca se reserva el derecho de no publicar un comentario si duda de la identidad de su autor.
  2. La usurpación de identidad con la intención de inducir a error o de perjudicar a un tercero es una infracción grave plausible de expulsión.
  3. Los foros de RCInet.ca están abiertos a todos, sin distinción de edad, origen étnico, religión, género ni orientación sexual.
  4. Las declaraciones difamatorias, agresivas, racistas, xenófobas, homofóbicas, sexistas o prejuiciosas hacia algún origen étnico, religión o franja etaria no serán publicadas.
  5. En Internet, las mayúsculas equivalen a gritos y pueden ser interpretadas como un signo de agresividad, lo cual resulta desagradable para los demás. Todo mensaje que contenga una o varias palabras en mayúscula (con excepción de las siglas y los acrónimos) será rechazado. Igual suerte correrán los mensajes que contengan una o varias palabras en letra negrita, itálica o subrayada.
  6. El lenguaje vulgar, obsceno o malintencionado está prohibido. Los foros son lugares públicos y sus declaraciones podrían herir la sensibilidad de otros internautas. Las personas que utilicen un lenguaje grosero serán expulsadas.
  7. El respeto mutuo es una condición de base. Por eso mismo está prohibido injuriar, amenazar o acosar a otro usuario. Usted puede expresar su desacuerdo sin atacar al prójimo.
  8. El intercambio de opiniones y puntos de vista discordantes es un elemento clave en todo debate sano, pero no debe transformarse en un diálogo ni en una discusión privada entre dos participantes que se interpelan sin importarles lo que piensen los demás. Los mensajes de esta naturaleza no serán publicados.
  9. Radio Canadá Internacional emite en cinco lenguas. Los debates en los foros deben realizarse en la misma lengua que el contenido al que hacen referencia o en uno de los dos idiomas oficiales, inglés o francés. El uso de otras lenguas, con excepción de unas pocas palabras, está prohibido.
  10. Los mensajes que no tengan relación con el tema comentado no serán publicados.
  11. El envío reiterado de un mismo mensaje perjudica el intercambio de opiniones y por ende no será tolerado.
  12. La inserción de imágenes o de cualquier otro tipo de archivo en un comentario está prohibida. La inclusión de hipervínculos hacia otros sitios está permitida, a condición de que se respete la “netiqueta”. Sin embargo, Radio Canadá Internacional no es responsable del contenido de estos sitios externos.
  13. La copia de texto de un tercero, aun cuando se incluya la referencia al autor, es inaceptable si la citación constituye la mayor parte del comentario.
  14. La publicidad y la convocación a movilizaciones, de cualquier forma que fuere, está prohibida en los foros de Radio Canadá Internacional.
  15. Todos los comentarios y contenidos son evaluados antes de su publicación. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de no publicar los mensajes de los internautas.
  16. En todo momento y sin preaviso, Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de cerrar un foro.
  17. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de modificar este conjunto de reglas de conducta (netiqueta) en cualquier momento y sin preaviso.
  18. Al participar en un foro, usted autoriza a Radio Canadá Internacional a publicar sus comentarios en Internet por un periodo de tiempo indeterminado. Esto significa asimismo que los mensajes serán indexados por los motores de búsqueda de Internet.
  19. Radio Canadá Internacional no está obligada, bajo ningún punto de vista, a retirar sus comentarios de Internet, aunque usted así lo requiriere. Por este motivo, le rogamos que reflexione detenidamente sobre el contenido y las posibles consecuencias de los mensajes que nos envía.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*