Las inundaciones se han vuelto más frecuentes en Canadá. THE CANADIAN PRESS/Stephen MacGillivray.

Desastres naturales cuestan más de 430 millones de dólares por año a Canadá

La factura de los costos de las catástrofes naturales en Canadá avecina los 500 millones de dólares, por año,  durante los últimos tres años. Estos datos surgen mientras advierten que el país será uno de los más afectados por los cambios climáticos.

Según estadísticas del Ministerio de Seguridad Pública de Canadá, en el 2016-2017, los gastos en relación con desastres naturales fueron de 485.8 millones de dólares. En 2017-2018, fueron 494.9 millones de dólares y en 2018-2019, la factura bajó un poco a 309.5 millones de dólares. Los gobiernos provinciales tienen un plazo de seis meses para pedir financiamiento por medio del Programa de ayuda en caso de desastres.

En los cinco años previos, el monto anual de descombro y limpieza después de catástrofes naturales era de más o menos 360 millones de dólares de promedio, lo que ya era aproximadamente tres veces más alto que los cinco años anteriores.

Las inundaciones en la primavera y las lluvias tormentosas cuentan por 80% de los fenómenos meteorológicos que fueron  indemnizados por fondos de catástrofes.  El resto, fueron sobre todo incendios forestales  y tan solo una tormenta de hielo.

El Programa de ayuda en caso de desastres asiste a los gobiernos provinciales cuando los gastos en relación con fenómenos mayores como inundaciones o incendios forestales exceden cierto presupuesto, basado en la población de la provincia. Los gobiernos provinciales tienen un plazo de seis meses para pedir financiamiento por medio de este programa.

Desde 1970, se estima que alrededor de 5.4 miles de millones de dólares han sido enviados por el gobierno federal a las provincias por medio del Programa de ayuda en caso de desastres. Casi un cuarto de este monto – 1.3 mil de millones de dólares – fueron enviados solamente en los últimos tres años.

Ciertas solicitudes pueden tomar tan solo unos meses, como los incendios forestales en la provincia de Columbia Británica en el verano del 2017 que recibieron una aprobación para una ayuda financiera de 175 millones de dólares antes del fin de ese mismo año.

El calor intenso podría agravar los incendios forestales en el oeste canadiense. THE CANADIAN PRESS/HO, BC Wildfire Service.

Temperaturas en aumentación

En la última primavera, el ministerio de Medio Ambiente y Cambio Climático de Canadá publicó un reporte en el que advierte que el clima canadiense se está calentando dos veces más rápido que el promedio de la temperatura mundial.

«Un clima más cálido intensificará los fenómenos meteorológicos extremos», dice el reporte. « Temperaturas extremamente calientes serán más frecuentes y más intensas. Esto va aumentar la gravedad de las canículas y contribuir a la aumentación de sequías y de los riesgos de incendios forestales»

El documento también advierte que las lluvias tormentosas más intensas también tendrán por consecuencia el incremento del riesgo de inundaciones en las grandes ciudades.

Incendios e Inundaciones

En diciembre, el grupo de presión política europeo Germanwatch emitió su Índice de riesgo climático, listando a Canadá como el noveno país más afectado por los cambios climáticos en el 2018.  Lo que, según el grupo, quiere decir que los Canadienses deberían ver como una advertencia «que están a riesgo de sea catástrofes frecuentes o raras, pero extraordinarias».

Este índice afirma que en ese año:

  • En el Canadá Atlántico fue el verano más caliente de la historia
  • Fue el tercer verano más caliente en ciertas partes de sur de Ontario y de Quebec, lo que incluye una canícula en la provincia de Quebec que mató a 93 personas.
  • Fue la peor temporada de incendios forestales en Columbia Británica, la que vino después de las inundaciones de primavera en la provincia que desplazó forzadamente a 4.000 personas.

En total, 103 muertes y casi 3 miles de millones de dólares fueron otorgados a los fenómenos meteorológicos extremos en el país en 2018. La Oficina de Aseguradoras de Canadá reportó 1.9 mil millones de dólares de pérdidas aseguradas en relación con las condiciones meteorológicas en 2018.

La factura del gobierno sube aún más si se incluye el financiamiento de la Cruz Roja canadiense para que ayude en casos de emergencia y los gastos de la armada. En 2018, Ottawa le dió a la Cruz Roja 38 millones para que intervinieran en Columbia Británica en la temporada de los incendios, y 2.5 millones para que ayudaran a las víctimas de inundaciones de todo el país en la primavera.

Un incendio forestal arde en un bosque al sur de Fort McMurray, Alta, en la carretera 63, el 7 de mayo de 2016. THE CANADIAN PRESS/Jonathan Hayward

En 2016, 104 millones fueron otorgados a la Cruz Roja después de que el gobierno prometió igualara el monto de las donaciones hechas por los Canadienses para ayudar a las víctimas de los incendios en Fort McMurray, en Alberta.

El ministerio de Defensa Nacional nota en sus documentos financieros que la planificación de la Operación Lentus, que tiene como objetivo de ayudar la comunidades canadienses victimas de desastres naturales, es muy complicada por lo que «es imposible prever futuros desastres naturales o acontecimientos excepcionales

– Con informaciones de CBC News y de la Presse canadienne. 

Categorías: Medioambiente, Sociedad
Etiquetas: , , , ,

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

Por razones que escapan a nuestro control, y por un período de tiempo indefinido, el espacio de comentarios está cerrado. Sin embargo, nuestras redes sociales siguen abiertas a sus contribuciones.