La llegada de estudiantes extranjeros que vienen a las escuelas de idiomas de Canadá para aprender lenguas son vitales para la supervivencia de esta industria. (REUTERS/ Fahad Shadeed)

Escuelas de idiomas quieren atraer a 40.000 estudiantes extranjeros a Canadá

La pandemia ha alterado radicalmente el funcionamiento de las instituciones educativas en Canadá, donde son varias las universidades que han anunciado que buena parte de sus cursos serán impartidos a distancia.

En el caso de las escuelas de lenguas, por lo general entidades comerciales con fines de lucro, estas dependen del número de personas inscritas y sentadas en una clase. Si los estudiantes extranjeros no vienen a estudiar a sus aulas en las distintas ciudades canadienses, esto puede poner en riesgo su existencia.

En la ciudad de Vancouver, ubicada en la provincia de Columbia Británica, las restricciones de viajes internacionales debido a Covid-19 ya han forzado el cierre de la escuela lenguas, Inlingua. Esta entidad tenía normalmente unos 200 estudiantes extranjeros. El último día de clases fue el 29 de mayo.

«Es desgarrador», dijo el director de estudios Lester Bergquist, quien trabajó en esa escuela durante 10 años.

Grupo de estudiantes de idiomas en la escuela InLingua de Vancouver, que se vio obligada a cerrar sus puertas. (Foto: InLingua / Instagram)

Ante una posible ruina financiera como resultado de la pandemia del Covid-19, las escuelas de idiomas en Canadá han propuesto un ambicioso plan para atraer al país a unos 40.000 estudiantes extranjeros en los próximos meses para que aprendan el inglés y el francés.

La iniciativa Study Safe Corridor, o Corredor seguro para los estudios, que busca la aprobación del gobierno federal canadiense, prevé que la línea aérea Air Canada ofrezca vuelos chárter para traer al país a estudiantes que hayan pasado el test de infección del Covid-19, provenientes de países como Turquía, Japón, Corea del Sur y Brasil.

Varios hoteles canadienses se han sumado a la iniciativa, acordando ofrecer a los estudiantes «paquetes de cuarentena con servicio completo» durante su período de aislamiento de 14 días. También participa en el plan como socio una compañía de seguro médico.

Un grupo de graduados de la Academia de Lenguas Mentora en Toronto. Las escuelas de idiomas están luchando por sobrevivir durante la pandemia COVID-19. (Foto: Academia de Lenguas Mentora)

Los estudiantes de idiomas que vengan a Canadá deberán firmar contratos para garantizar que cumplirán las normas sanitarias, las que incluyen sanciones financieras en caso de no acatar las normas.

«Necesitábamos proponer algo que cambie la situación», dijo Gonzalo Peralta, director ejecutivo de Languages Canada, una asociación que representa a unas 200 escuelas de idiomas en todo el país.


«Creemos que si se permite que los equipos deportivos funcionen de esta manera, entonces se debe permitir que la educación internacional lo haga del mismo modo».

Gonzalo Peralta, director ejecutivo de Languages Canada.


El gobierno federal dio permiso a la Liga Nacional de Hockey para reanudar su temporada deportiva y celebrar las eliminatorias de la Copa Stanley en Canadá, permitiendo el ingreso al país de jugadores de 18 equipos de EE. UU. Los equipos se han comprometido a respetar los estrictos protocolos de seguridad mientras juegan sus partidos en Toronto y Edmonton.

El organismo Languages Canada y sus miembros han pedido al Departamento de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía la misma consideración.

Toronto es la ciudad más grande de Canadá. Los estudiantes internacionales valoran su diversidad y la seguridad en la metrópolis. (Foto: Rufo Valencia/ RCI)

Peralta dijo que, en el caso de estas escuelas de idiomas, no se trata de jugadores profesionales a los que se les paga millones, sino de personas que están construyendo sus vidas y mirando hacia el futuro.


«Sabemos que las fronteras simplemente no pueden reabrirse; eso es impensable en este momento. Pero sabemos que la vida tiene que continuar».

Gonzalo Peralta, director ejecutivo de Languages Canada.


Esta organización sostiene que el Corredor seguro para los estudios inyectaría unos 533 millones de dólares en la economía canadiense para marzo de 2021, beneficiando no sólo a las escuelas, sino también a los sectores de las aerolíneas y los hoteles, a los programas de alojamiento en casas de familia y a la industria del turismo y la hotelería. Además, están en juego 9.000 puestos de trabajo en este sector de la educación.

Los estudiantes internacionales estudian inglés en la Academia de Idiomas Mentora en Toronto. La enseñanza en el aula se ha suspendido durante la pandemia. (Foto: Academia de Lenguas Mentora)

Una encuesta realizada entre los miembros de la organización Languages Canada mostró que hasta el 75 por ciento de estas escuelas podrían cerrar sus puertas a finales de año si no se les permite reabrir. Algunas ya han cerrado permanentemente.

Emrah Oyman, directora ejecutiva de operaciones de la Academia de Lenguaje Mentora de Toronto, dijo que las clases en línea no son un reemplazo adecuado.


«El mayor elemento de venta es el componente cultural. Si le quitas el contacto cara a cara, entonces mejor te quedas viendo YouTube».

Emrah Oyman, directora de operaciones de la Academia de Lenguas Mentora en Toronto.


Oyman y sus colegas confían en que las medidas de seguridad del Corredor seguro para los estudios minimizarán los riesgos para la salud. «Este plan es a prueba de balas», dijo. «Es muy robusto».

Sin embargo, hay personas preocupadas por los riesgos de salud de traer tantos extranjeros a Canadá.

La doctora Anna Banerji, especialista en enfermedades infecciosas y tropicales que enseña en la Universidad de Toronto y trabaja a tiempo parcial en un centro de evaluación de Covid-19, dijo que se opone a la iniciativa.

La doctora Anna Banerji se opone a la idea de traer estudiantes internacionales a Canadá durante la pandemia de COVID-19. (Foto: Anna Banerji)


«El virus está avanzando en todo el mundo. La gente se está muriendo a causa de esto. Mucha gente ha sacrificado mucho para mantenernos a salvo. ¿Por qué correr el riesgo de que vengan personas de todo el mundo a Canadá?»

Anna Banerji, especialista en enfermedades infecciosas y tropicales en la Universidad de Toronto.


Parte del trabajo de Banerji durante la pandemia ha sido hablar con personas que han dado negativo en los exámenes de detección del virus pero que todavía muestran síntomas. Ella dijo que no le da seguridad el que los estudiantes se sometan a exámenes de detección antes de entrar al avión rumbo a Canadá. «Tenemos un alto grado de falsos negativos», dijo.

En su opinión, el estudio de los idiomas no es una actividad esencial durante una pandemia mundial. «Estos estudiantes tienen el resto de sus vidas para aprender un idioma. Simplemente no tiene sentido para mí».

En cuanto a la situación de las escuelas, Banerji dijo que tal vez puedan reabrir el año que viene ya que este no es el momento de hacerlo.

Fuewntes: CBC / D. Bruckner / Canadian Press / RCI

Categorías: Inmigración y Refugiados, Salud, Sociedad
Etiquetas: , ,

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

Por razones que escapan a nuestro control, y por un período de tiempo indefinido, el espacio de comentarios está cerrado. Sin embargo, nuestras redes sociales siguen abiertas a sus contribuciones.