Una vida en suspenso que pende de un hilo

0 / 1024

 

Julio Cesar Victoria es un abogado mexicano que llegó, hace 6 años, a Canadá solicitando ser aceptado como refugiado.

 

Hoy, sus sueños esperan -en una gaveta de su alma- las últimas decisiones que le permitirán quedarse o lo enviarán directo a un país en el que, según él, lo mínimo que le espera es la cárcel.

 

A pesar de haber presentado documentos que –según él y su abogado- prueban suficientemente los riesgos que corre al regresar a México, las decisiones administrativas y judiciales que han tomado las autoridades canadienses le han sido adversas.

 

Su caso, según él, está relacionado con una investigación académica en la que habría demostrado que algunas autoridades del Estado de Puebla habrían cometido irregularidades para señalar como culpables a personas inocentes.

 

Hoy, Julio Cesar Victoria trabaja en lo que puede para sobrevivir. Atrás quedaron los años de profesional y ahora su lucha es para que no lo regresen a su país.

 

Una vida en suspenso que no le permite programar nada, soñar con nada ni vivir tranquilo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *