Mateo Pablo: pintando una nueva vida

0 / 2389

 

La historia de Mateo Pablo no es simple: sobrevivió a una masacre pero tuvo que enterrar en a sus seres queridos. Tampoco es fácil refugiarse lejos de casa y pasar una parte de su vida buscando justicia y denunciando a los opresores.

 

Mateo Pablo uno de los sobrevivientes de la masacre de Petanac, en Guatemala.

 

Sobre Mateo se hizo una película y se han escrito decenas de artículos periodísticos. Su valor para denunciar y su compromiso en la reconstrucción de su comunidad han sido piezas fundamentales para superar los desafíos de la vida, el dolor y los recuerdos amargos del día en que los suyos murieron y él tuvo que desterrarse de los territorios ancestrales de su pueblo.

 

Después de vivir en campos de refugiados guatemaltecos en México, Mateo Pablo viaja a Canadá donde comenzaría una nueva etapa como refugiado y dedicaría sus esfuerzos a la integración y a trabajar por los que todavía quedaban vivos en su pueblo.

 

Mateo es también pintor y cada día reconstruye, pincelazo a pincelazo, una vida que le fue truncada pero que no ha dejado de latir en las entrañas de la tierra de un pueblo ancestral que no desfallece jamás.

 

petanac

La comunidad guatemalteca de Petanac se reconstruye poco a poco. A pesar de las heridas y la desolación dejadas por la dictadura, los habitantes del pueblo siguen luchando para salir adelante. (Foto: Cortesía Mateo Pablo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *