Sayachapis

8 julio 2015
de RCI

La historia cuenta que hubo una vez un indígena de la Primera Nación Tseshaht, en la isla de Vancouver, provincia de Columbia Británica. Se llamaba Tom Sayachapis. Nació entre 1838 a 1843 y murió alrededor de 1922. Su fama se debía a que él era un legendario cazador de ballenas y un hábil trabajador de la madera. Entre 1913 y 1922, él fue también uno de los principales informantes del antropólogo y lingüista Edward Sapir por sus extensas notas, conocidas como los textos Sapir-Thomas Nootka, que presentan una extensa etnografía en la vida cultural y social de los indígenas Nuu Chah Nulth.

Casi un siglo más tarde, Marie-Soleil Foisy, una estudiante del Programa técnico de cine documental del Colegio de formación profesional de Rivière-du-Loup, ubicado al norte de la provincia de Quebec, viajó hasta la Isla de Vancouver, y de allí a una isla aún más pequeña, Indian Island, para filmar la vida de un otro Sayachapis, un indígena del antiguo pueblo clayoquot de la costa del Pacífico canadiense quien, recordando los momentos más difíciles de su vida, cuenta cómo la escritura le permitió crecer y vencer sus terrores interiores.

La Cinemateca de Quebec presentó este documental a principios de agosto como la historia de un hombre, Sayachapis, a quien los internados para niños indígenas, instituciones designadas por el gobierno federal canadiense para borrar la herencia cultural y la lengua de los indígenas canadienses y asimilarlos al mundo “civilizado” y blanco, no lograron destrozar.

Ese sistema de escuelas residencial para indígenas, creado por Ottawa a fines del siglo XIX, duró hasta 1996, año en que cerró sus puertas la última escuela de este tipo, la Gordon Residential School,en la provincia de Saskatchewan.

 

Deje su comentario