iStock

Los paraísos fiscales y la perversidad de las multinacionales

El poder de las multinacionales y sus paraísos fiscales son el agujero en nuestro fondo común. Ellos explican que estemos crónicamente en situación de falta de fondos en todas las áreas de la vida pública.

– Alain Deneault, filósofo

El filósofo y ensayista Alain Deneault reflexiona desde hace años sobre el poder de las multinacionales y los problemas de los paraísos fiscales en el mundo. Afirma  que las grandes corporaciones que usan paraísos fiscales son responsables no solo de los presupuestos de austeridad, sino también de la reducción de los servicios públicos y del marco en el que las poblaciones deliberan sobre sus políticas públicas. En su reciente libro El totalitarismo perverso, el filósofo cuestiona el poder de las multinacionales, que a menudo supera al de los estados. También afirma que la magnitud de este imperio económico escapa a cualquier forma de control.

Escuche

Alain Deneault Foto : Radio-Canada / Christian Côté

Las multinacionales  existen en varios estados simultáneamente de manera que desarrollan a través de ellos una especie de poder transversal que les permite hacer que los estados se enfrenten entre ellos y de reinar sobre ellos desarrollando una relación particular con la ley,  las finanzas,  los desafíos sociales”.

«Las multinacionales ya no son compañías, se han convertido en poderes», dice Alain Deneault. «Nos enfrentamos a multinacionales que dicen ser capaces de financiar universidades, financiar programas sociales, presionar, negociar acuerdos sobre el clima”.

Va aún más lejos al decir que estas multinacionales tienen una especie de «poder sociológico sobre el comportamiento de los pueblos», que influyen en nuestra forma de vida.

Para el filósofo, la fuente de este poder incomparable radica en la naturaleza misma de estas compañías que no tienen fronteras: «Un estado tiene prerrogativa solo en su territorio. Una multinacional existe en varios estados simultáneamente, de modo que desarrolla a través de estos estados una especie de poder transversal que le permite enfrentarse a los estados y gobernarlos. »

¿Cómo pueden poderes en sectores tan críticos como el agronegocio, los productos farmacéuticos, la energía, el transporte, la minería, actuar sin contrapoder, sin control público, sin control cívico?

-Alain Deneault, filósofo y ensayista

El origen de las multinacionales

El filósofo dice que fue en el sector energético donde aparecieron las primeras multinacionales en el momento de las dos guerras mundiales.

“Durante la primera guerra mundial los estados europeos han entendido que para ganar una guerra, tenían que abastecerse. Lo que hicieron entre las dos guerras las potencias europeas fue que se garantizaron el acceso al petróleo, en gran cantidad, creando su sociedad en un cartel en Medio Oriente, en un país que crearon, en el fondo para satisfacer un pequeño grupo de sociedades petroleras, llamado Irak”.

A inicios del siglo 20, muchos políticos, periodistas, intelectuales, ciudadanos,  sentían que existía el riesgo de crear entidades que tuvieran ese poder a escala global sin ser encuadradas. Y hoy, el problema de relaciones de fuerzas desiguales, entre el Estado y las multinacionales, se ha agudizado dice el filósofo.

La Agencia de Ingresos de Canadá dijo recientemente que no dudará en investigar nuevas pruebas de evasión de impuestos en alta mar a raíz de una segunda fuga masiva de registros financieros de paraíso fiscal. © (Sean Kilpatrick / Prensa Canadiense)

El papel de los paraísos fiscales

Según Alain Deneault, los paraísos fiscales facilitan enormemente el juego de las multinacionales.

Se interesó en el tema porque representan un problema fundamental tan serio que nos obligan a redefinir una serie de conceptos que nos permiten pensar la política: la soberanía, el derecho, la frontera, la ley, el crimen. “El verdadero significado de estas palabras se ve alterado por el impacto de los paraísos fiscales en nuestras vidas. Nuestra soberanía política ya no es la misma, ya que los paraísos fiscales permiten a las multinacionales ser soberanas a su vez”.

Para el filósofo francés, los paraísos fiscales no son solo Estados en oposición  a los Estados tradicionales, y tampoco son pequeños estados deshonestos lejanos que se aprovechan de las lagunas en el sistema geopolítico global. “Quería resaltar el hecho de que existe una red de países cuya existencia supone la complicidad de los Estados tradicionales, mucho más que su pasividad”.

Canadá  no escapa al problema

“Muchos paraísos fiscales como tal han sido obra de canadienses”, dice Alain Deneault . En los años 60 y 70, los canadienses los crearon, por ejemplo, en las Bahamas, las Islas Caimán, las Islas Turcas y Caicos, Trinidad y Tobago, Jamaica y, hasta cierto punto, en Barbados. “Seamos honestos”, dijo, “cuando invertimos dinero en Barbados, no es para invertir en la infraestructura de Bridgetown. ”

Para Deneault, Canadá sigue siendo un paraíso regulatorio en el derecho minero.  Hoy, tres cuartas partes de las compañías mineras son canadienses. “Ellas se benefician de un marco legislativo que les permite actuar sin trabas legales, beneficiándose de varias ventajas financieras y regulatorias”.

«Usted y yo no podemos pedirle a nuestro empleador que deposite nuestro cheque de sueldo en Belice, pero las compañías pueden invitar a sus clientes a pagar cuentas en Barbados», dice.

La realidad es que los millonarios y las empresas canadienses multiplican su riqueza y sus ganancias en el extranjero para reducir su carga tributaria. Pero, ¿cuánto dinero le escapa cada año a Canadá debido a los paraísos fiscales? 

¿Hay algo que se pueda hacer frente a las multinacionales y sus paraísos fiscales?

Alain Deneault dice que hay que votar inteligentemente. Hay que movilizarse,  incluir el tema de los paraísos fiscales en todas las plataformas de defensa asociadas con los servicios públicos. Porque todos aquellos que se sienten conectados con su comunidad tienen razones para preocuparse por los paraísos fiscales.

También recuerda que el consumo, el hecho de comprar sus productos y sus servicios o no, es la única forma de control que la población puede tener sobre estas multinacionales.

Director de Programa en el Colegio Internacional de Filosofía en París, Alain Deneault fue entrevistado por Annie Desrochers Radio Canadá.

Categorías: Economía
Etiquetas: , ,

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

@*@ Comments

Deja un comentario

Aclaración: al enviarnos su comentario, usted reconoce que Radio Canadá Internacional tiene derecho a reproducir y a difundir el mismo, total o parcialmente, de la forma que fuere. Cabe destacar que Radio Canadá Internacional no endosa las opiniones vertidas por los internautas. Sus comentarios serán leídos y publicados si respetan las condiciones de nuestro sitio internet, aquí denominadas “Netiqueta”.

Netiqueta
Al verter sus opiniones en un foro público, debe ser igual de cortés que si estuviera frente a un interlocutor. No se tolerarán ataques ni insultos personales. Una cosa es no estar de acuerdo con una opinión, una idea o un hecho, y otra es faltar el respeto al prójimo. Las personas elocuentes no siempre están de acuerdo, y justamente ahí reside el interés de los foros.

La «netiqueta» es el conjunto de reglas de conducta que rigen el comportamiento de los internautas. Antes de intervenir en una tribuna, es importante conocer estas reglas. Caso contrario, usted corre el riesgo de ser expulsado.

  1. Los foros de RCInet.ca no son anónimos. Al inscribirse, los usuarios deben ingresar su nombre, apellido y lugar de residencia. Estos datos aparecerán junto al comentario. RCInet.ca se reserva el derecho de no publicar un comentario si duda de la identidad de su autor.
  2. La usurpación de identidad con la intención de inducir a error o de perjudicar a un tercero es una infracción grave plausible de expulsión.
  3. Los foros de RCInet.ca están abiertos a todos, sin distinción de edad, origen étnico, religión, género ni orientación sexual.
  4. Las declaraciones difamatorias, agresivas, racistas, xenófobas, homofóbicas, sexistas o prejuiciosas hacia algún origen étnico, religión o franja etaria no serán publicadas.
  5. En Internet, las mayúsculas equivalen a gritos y pueden ser interpretadas como un signo de agresividad, lo cual resulta desagradable para los demás. Todo mensaje que contenga una o varias palabras en mayúscula (con excepción de las siglas y los acrónimos) será rechazado. Igual suerte correrán los mensajes que contengan una o varias palabras en letra negrita, itálica o subrayada.
  6. El lenguaje vulgar, obsceno o malintencionado está prohibido. Los foros son lugares públicos y sus declaraciones podrían herir la sensibilidad de otros internautas. Las personas que utilicen un lenguaje grosero serán expulsadas.
  7. El respeto mutuo es una condición de base. Por eso mismo está prohibido injuriar, amenazar o acosar a otro usuario. Usted puede expresar su desacuerdo sin atacar al prójimo.
  8. El intercambio de opiniones y puntos de vista discordantes es un elemento clave en todo debate sano, pero no debe transformarse en un diálogo ni en una discusión privada entre dos participantes que se interpelan sin importarles lo que piensen los demás. Los mensajes de esta naturaleza no serán publicados.
  9. Radio Canadá Internacional emite en cinco lenguas. Los debates en los foros deben realizarse en la misma lengua que el contenido al que hacen referencia o en uno de los dos idiomas oficiales, inglés o francés. El uso de otras lenguas, con excepción de unas pocas palabras, está prohibido.
  10. Los mensajes que no tengan relación con el tema comentado no serán publicados.
  11. El envío reiterado de un mismo mensaje perjudica el intercambio de opiniones y por ende no será tolerado.
  12. La inserción de imágenes o de cualquier otro tipo de archivo en un comentario está prohibida. La inclusión de hipervínculos hacia otros sitios está permitida, a condición de que se respete la “netiqueta”. Sin embargo, Radio Canadá Internacional no es responsable del contenido de estos sitios externos.
  13. La copia de texto de un tercero, aun cuando se incluya la referencia al autor, es inaceptable si la citación constituye la mayor parte del comentario.
  14. La publicidad y la convocación a movilizaciones, de cualquier forma que fuere, está prohibida en los foros de Radio Canadá Internacional.
  15. Todos los comentarios y contenidos son evaluados antes de su publicación. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de no publicar los mensajes de los internautas.
  16. En todo momento y sin preaviso, Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de cerrar un foro.
  17. Radio Canadá Internacional se reserva el derecho de modificar este conjunto de reglas de conducta (netiqueta) en cualquier momento y sin preaviso.
  18. Al participar en un foro, usted autoriza a Radio Canadá Internacional a publicar sus comentarios en Internet por un periodo de tiempo indeterminado. Esto significa asimismo que los mensajes serán indexados por los motores de búsqueda de Internet.
  19. Radio Canadá Internacional no está obligada, bajo ningún punto de vista, a retirar sus comentarios de Internet, aunque usted así lo requiriere. Por este motivo, le rogamos que reflexione detenidamente sobre el contenido y las posibles consecuencias de los mensajes que nos envía.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*