Los menores están menos preparados para hacer frente al cambio climático. Foto: iStock.

Los riesgos del cambio climático para la salud infantil

Escuche

Los niños son vulnerables a los efectos del cambio climático sobre la salud, según sostiene un documento científico que acaba de ser difundido por la Sociedad Canadiense de Pediatría.

En tal sentido, los autores del texto, que se propone como un papel de orientación, promueven que los responsables y los especialistas de los servicios médicos adapten sus procedimientos y conocimientos, para llevar a cabo una detección temprana de los posibles trastornos que el cambio climático provoque en los menores de edad.

La calidad del aire se degrada y también la salud. Foto: istock.

Efectos negativos

El escrito llama la atención sobre los efectos nocivos que el calentamiento global genera sobre la salud de todos los humanos, pero resalta las particularidades que esos trastornos pueden presentar en el caso de los más pequeños.

Las tasas de morbidez y de mortalidad son más elevadas en el caso de los lactantes y los niños de corta edad expuestos al frío o calor extremos, debido a que el cuerpo de los mismos aún no alcanzó el grado de desarrollo en que tiene la capacidad de regular adecuadamente su temperatura.

La contaminación del agua es otra de las amenazas. Foto: iStock.

La doctora Irene Buka, autora principal del documento, remarcó que los cambios climáticos son “la amenaza más grave del siglo para la salud y los niños”.

La especialista entiende que los pequeños son más vulnerables debido a que su organismo está aún en desarrollo y crecimiento, sometido a mutaciones propias del proceso de maduración.

Salud mental amenazada

El trabajo sugiere que los pediatras y otros especialistas sanitarios deben prevenir la posibilidad de infecciones, trastornos de salud provocados por el agravamiento de la polución atmosférica e, incluso, los problemas de salud mental.

En relación a este último punto, en un artículo previo hicimos referencia a un trabajo científico referido a los riesgos mentales que implican los desastres naturales, cada vez más frecuentes en distintos puntos de Canadá.

Fenómenos como las inundaciones pueden afectar nuestra mente. AP Photo/Rafiq Maqboo.

Las inundaciones y los incendios trastornan la vida de las personas, en muchos casos obligándolas a desplazarse, abandonando su hogar y su entorno social. Tal situación genera un cuadro de angustia y desequilibrio emocional que en el caso de los menores podría tener consecuencias más profundas.

Al respecto, el estudio destaca que las consecuencias de las catástrofes naturales sobre la salud se expresan tanto a nivel individual como en el conjunto de la población.

Los riesgos que el cambio climático tiene para la salud de los niños incluyen, además del calor que ya citamos, la disminución de la calidad del aire por efecto de la polución, los incendios forestales y el polen, las fuentes de agua cada vez más contaminadas y las infecciones provocadas por insectos y los roedores.

Los médicos deben estar alerta

Debido a que el cambio climático es un proceso en marcha, y por lo tanto sus alcances y consecuencias pueden modificarse, la autora del estudio llama a los profesionales de la salud a asumir un rol activo, para prepararse ante los nuevos desafíos sanitarios.

Entre las recomendaciones figuran:

Informarse sobre los cambios climáticos y sus efectos sobre la salud y las enfermedades asociadas al fenómeno;

Ampliar el diagnóstico de síntomas habituales, para tomar en cuenta los cambios en el perfil de infecciones en Canadá;

Modificar los consejos preventivos relacionados con la cuestión climática (preservación de alimentos, hábitos de vestimenta, por ejemplo);

Concientizar sobre la necesidad de cuidarse de los cambios en la calidad del aire;

Reiterar la necesidad de no exponerse a los rayos ultravioletas mediante la aplicación de protector solar en todo el cuerpo.

La doctora Irena Buka es una experta en pediatría, interesada en la relación entre menores de edad y salud ambiental, que se desempeña como directora de la Clínica de Salud Ambiental para Niños de la Universidad de Alberta.

Los menores han sabido reclamar por el medioambiente. Foto: iStock.

Ella sostiene que el cambio climático constituye en la actualidad la amenaza más grave para la salud, especialmente la de los niños.

Al respecto, se pronuncia partidaria de ejercer presión sobre todos los niveles de gobierno, para que las autoridades tomen medidas que ayuden a atenuar la evolución de los cambios climáticos y adaptarse a los efectos ya perceptibles.

Categorías: Medioambiente, Salud
Etiquetas: , , , ,

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

Por razones que escapan a nuestro control, y por un período de tiempo indefinido, el espacio de comentarios está cerrado. Sin embargo, nuestras redes sociales siguen abiertas a sus contribuciones.